LA INFLACION SE ACELERA *

Alexander Guerrero E.

 

“la inflación como impuesto… emerge cuando el Banco Central abandona las reglas de ‘protección’ del dinero que emite, para acomodarse a la … voracidad fiscal”

 

Alexander Guerrero E.

 

La aceleración de la inflación en mayo a 2,5%, nos anuncia un promedio alrededor de 30% para 12 meses y nos recuerda la reciente promesa del Ministro del Dinero, el presidente del BCV que la inflación llegaría a un digito a final de año. Leíamos con sorpresa esa nota, porque no podíamos entender como en medio de un ambiente inflacionario creado por el propio BCV para satisfacer la voracidad fiscal del gobierno, podía acotar algo solo por salir del paso. EL BCV ha utilizado la trastienda y la caja de trucos monetarios y financieros para darle al fisco dinero inflacionario, es decir, para endurecer “inercial y estructuralmente” la inflación de manera de garantizarle liquidez para sus compras.

Por todo ello, las expectativas de la gente que la inflación no desacelere sino que por el contrario se acelere, estarían cumpliéndose en virtud del comportamiento de los precios en los últimos meses. La inflación da claras señales de endurecimiento, y ello no debe sorprender a nadie, los gobiernos son los beneficiarios directos de la inflación. Esta proviene de los enormes desequilibrios fiscales producidos porque el gobierno gasta más de lo que requiere, y el endeudamiento masivo como el que utiliza el actual gobierno para expandir su gasto, lleva al BCV a monetizar porciones importantes del déficit fiscal, contrayendo simultáneamente la actividad económica privada, particularmente más perverso, en función de la agenda de destrucción del sector privado que el gobierno actual lleva a cabo. Sus efectos, veámoslo en esta simple definición universal de inflación: un proceso de depreciación del dinero que se expresa en pérdida del poder adquisitivo del ingreso; es decir, un indicador de empobrecimiento, particularmente cuando sus valores superan el ritmo de actividad económica.

 

El déficit crece sin rubor

 

La economía que aún muestra signos de estancamiento, pese al incremento de las importaciones -valores- en el 1er. trimestre, y una inflación que supera varias veces el crecimiento económico, trae en sus entrañas mayor empobrecimiento, porque son los ingresos más bajos los que sufren el impacto de los precios, sin que ellos puedan compensarlos, no hay manera que los asalariados transfieran el impacto del impuesto inflacionario, aparte de sentir el deterioro en su calidad de vida. Y como, el impuesto inflacionario se paga en los precios, la regresividad en el impacto de la inflación la registran con mayor fuerza esos sectores.

 

A la inflación de los últimos meses se le incorpora de manera “orgánica” el fenómeno de la escasez, el cual es una distorsión producida por razones políticas, por controles y mecanismos de represión sobre el aparato productivo privado, entre ellas las expropiaciones y la precariedad de la propiedad como ocurre ya con los dueños de viviendas cuyos precios los envilecieron las leyes del sector.

 

Nuestra definición arriba de la inflación como impuesto, es comprensible sin dificultades que ella se genera como parte de un fenómeno monetario y político, que emerge cuando la institución monetaria, el Banco Central abandona las reglas de “protección” del dinero que emite, para acomodarse a la demanda del fisco, del gobierno, por dinero inflacionario cuando este está dominado por una voracidad fiscal…

 

En los meses que vienen, la inflación mantendrá una fuerte presión, no es difícil observar esas expectativas; la inflación contabiliza una curiosa relación en el tiempo, en los últimos 60 meses el promedio alcanza un 3,2% mensual, una persistencia colosal que el gobierno denomina inercia estructural, pero en realidad el estudio de la inflación revela que ella evoluciona en el tiempo en función de los problemas fiscales; las devaluaciones son apenas los disparadores. Veamos solo un detalle, de los fundamentos de la inflación en estos tiempos de revolución, el de la presión fiscal que se va en endeudamiento porque el gobierno no dispone de los fondos para financiar el déficit cada de un Estado-gobierno que crece sin rubor.

 

Ahora reforzará esos caminos del endeudamiento público; el gobierno pese a los altos precios del petróleo, muestra serios problemas fiscales, según se deduce del anuncio del presidente de solicitarle a la AN 10.000 millones de dólares por más deuda para atender los financiamientos de su Misión Vivienda y todo indica que el BCV terminará monetizando esa deuda.

 

Economist, PhD. (London University)

www.alexanderguerrero.com

@AlexGuerreroE

 

 


* Título original: La inflación: El impuesto preferido por el gobierno se acelera

 
Top