El ABC de Fermín Mármol García – Abogado, Profesor Universitario, Expero en Criminología

Desde las cárceles se planifican la mayoría de los delitos. Los penales deben ser manejados por gobernadores e inclusive alcaldes de acuerdo al artículo 272 de la Constitución. El 92% de los victimarios son menores de 25 años de edad, señala el especialista y profesor universitario.

Manuel Felipe Sierra

 

“La privatización y la descentralización serían medidas convenientes”

La crisis planteada en las últimas semanas en las cárceles Rodeo I y Rodeo II es sintomático de la dramática situación que se vive en el país.
Se trata de un problema crónico agravado por causas sociales y en este caso por la manifiesta negligencia del Estado. Fermín Mármol García es abogado, criminalista, profesor universitario y desde muy joven compenetrado con el tema. Hijo de Fermín Mármol León, uno de los más eminentes venezolanos especializados en criminología, en él cabría aquello de: “De tal palo tal astilla”. Mármol García ofrece para los lectores del ABC de la Semana sus reflexiones sobre el fenómeno de la delincuencia y el drama carcelario.

La situación planteada en Rodeo I y Rodeo II revela el agravamiento de la situación ya crónica del sistema penitenciario. ¿Por qué ahora ha cobrado tal notoriedad y desatado graves implicaciones en el país y en el exterior?

Pienso que habernos enterado que el domingo 12 de junio más de 20 venezolanos privados de la libertad perdieron su vida por impactos producidos por armas de fuego en una cárcel, alarmó a la población. Yo creo que teníamos buen rato que no se veía una mortandad que involucrara a más de dos docenas de venezolanos entre fallecidos y heridos, y ello definitivamente trajo como consecuencia que el gobierno estudiara en su Sala Situacional que hacer, porque había la amenaza del grupo que controlaba el Rodeo II de continuar con esta política de exterminio para controlar el penal y al gobierno no le quedó otro remedio que aceptar la verdad. Las cárceles venezolanas están en manos de los detenidos, de los “Pran”, de los jefes de bandas y de los denominados “Caciques” como los llaman los colombianos y la política no era otra que desarmar a la población reclusa y ello tiene un costo elevado porque es un personal atrincherado, son venezolanos que están al margen de la ley y que han estado acostumbrado a hacer de las cárceles su entorno y su realidad.

Esto demuestra que desde las cárceles se dirigen las grandes bandas delictivas que operan en las calles.

Si, hay pruebas sobradas que los secuestros a través de triangulación de llamadas telefónicas; hemos podido determinar que desde las cárceles venezolanas se planifican secuestros, sobre ello no hay la menor duda. También desde las cárceles se hacen llamadas telefónicas a través de la extorsión para que los ciudadanos salgan a depositar en cuentas abiertas con usurpación de identidad sobre la base de una amenaza de muerte, como que también se planifican acciones del sicariato. Hemos propuesto hasta la saciedad que se coloquen los sistemas “hammer”, los sistemas bloqueadores de llamadas telefónicas en los 34 centros penitenciarios para enfrentar el delito, para evitar que el recluso realice actos de secuestro, de extorsión y de sicariato. Estos sistemas “hammer” se pueden colocar en cada prisión y evitar que los delincuentes utilicen el instrumento del teléfono móvil para sus fechorías.

En los años 90 se derrumbó el famoso “Retén de Catia” que era el símbolo de la violencia carcelaria. ¿Por qué ha sido tan ineficiente la política del gobierno frente a una situación que ya se conocía y que se sabe que la tendencia es a que la violencia se incremente cada día más?

Comparto ese criterio. El “Retén de Catia” fue un símbolo, se hizo inclusive un libro, una película y su demolición se debió a un acto simbólico, evidentemente. Pero ahora las prioridades de la revolución bolivariana han sido diversas; el primer año fue la necesidad de ir a un proceso constituyente, a un proceso del nacimiento de una nueva constitución. Después fue la necesidad de exportar esa revolución, después de unas alianzas estratégicas universales alrededor de la energía, etc., en fin  el gobierno venezolano ha tenido sus prioridades y esas prioridades no fueron ni los presos ni los ciudadanos a los fines de evitar que  sean victimas del delito. La seguridad pública en Venezuela no ha sido una prioridad, como Colombia donde la seguridad pública fue la bandera del presidente Uribe durante dos periodos. Ha sido también la bandera de los presidentes brasileros, pero en Venezuela el tema de la seguridad parece que es un tema de derecha, de la represión que no diera votos y hasta un tema desagradable, mientras que otros pensamos que es totalmente a la inversa. Si no se atienden las políticas de la seguridad la ciudadanía no se va a sentir segura.

 

 

“ESTAMOS PERDIENDO LA JUVENTUD”

 

En el incremento de la violencia influye que buena parte de la violencia colombiana se ha trasladado a Venezuela facilitada por el discurso presidencial y lo que explica que el país se haya convertido en un eslabón de narcotráfico.

Totalmente cierto. La delincuencia organizada y la trasnacional del delito se mudan para países con debilidad en sus instituciones. No hay la menor duda de que Venezuela tiene debilidad institucional en comparación con Colombia, por lo tanto las FARC, el ELN y los paramilitares se van a sentir más tranquilos en territorio venezolano que en Colombia. Tenemos pruebas de que varios venezolanos han sido secuestrados y no por disidentes guerrilleros ni por paramilitares, si no por guerrilleros activos y tenemos pruebas fehacientes de que ello ha ocurrido en Venezuela. Tenemos el caso de  dos banqueros secuestrados, uno en el año 2007 y el otro en el año 2009 y pruebas fehacientes de que en ellos intervino las FARC en territorio venezolano. Tenemos el informe de la ONU del año 2010 en el mes de mayo dado a conocer en Viena y donde Venezuela sale como el principal país de donde emigró por vía marítima el 52% de la cocaína que se dirigió hacia Europa y África. Eso es grave, es muy grave que Venezuela sea el principal país exportador de cocaína. El tránsito de la droga en un país demuestra que hay mucha corrupción y lo podemos concatenar con otro dato: “Transparencia Internacional” nos coloca lamentablemente entre los 15 países más corruptos de del planeta. La droga corrompe, el secuestro corrompe, el terrorismo corrompe y todo esto porque hay mucho dinero de por medio, hay sicariato, hay secuestros, hay extorsiones. La fotografía de Venezuela es muy mala en materia delictiva porque el 92% de los victimarios son menores a 25 años de edad, es decir,  estamos perdiendo la juventud en una cultura de antivalores.

 

Hay dos factores que contribuyen al tema de la delincuencia: la debilidad de los cuerpos policiales y la crisis de la administración de justicia, que explican además el hacinamiento en las cárceles.

“Venezuela tiene debilidad institucional.”

Para que un país tenga orden y disciplina en sus políticas públicas y para que no sea catalogado como Francisco Miranda dijo una vez de Venezuela, un país de “Bochinche, bochinche, bochinche…”, el sistema de administración de justicia tiene que ser independiente y con una capacidad ejecutiva muy seria y muy fuerte. En Venezuela nuestro poder judicial es la cenicienta de los poderes públicos y no es independiente. Ahí están las declaraciones de la magistrada Blanca Rosa Mármol de León, quien tiene más de 35 años de servicio en el sistema judicial e indica que ve con dificultad la posibilidad de reunir hoy día a 12 jueces independientes. Eso es grave, que una magistrada pueda dar ese diagnóstico, pero vamos a unirlo al diagnóstico también  de un gran profesor, Alberto Arteaga Sánchez, él garantiza que no ha existido en la historia venezolana una etapa como esta donde la justicia sea tan débil e injusta. Esas palabras de la magistrada y de Sánchez no han producido ningún efecto ni en la fiscalía, ni en la defensoría, ni en el TSJ y ello demuestra que en Venezuela hay una doble moral. Estoy convencido de que si queremos un nuevo país con los mejores hombres, los mejores equipos, ellos deben acceder a la administración de justicia.

EL CICPC NO CUENTA CON TECNOLOGÌA ADECUADA”

Què pasará con la presencia de la GN en los penales y cuál es la situación del CICPC que nace de la PTJ, una policía que en su momento fue símbolo de eficiencia y con reconocimiento nacional e internacional.

El CICPC es una institución que nació con la democracia, es la policía científica de Venezuela pero en los actuales momentos tiene problemas en el ámbito personal y tecnológico. Voy a citar pequeños ejemplos: el cuerpo sólo cuenta con 4.200 funcionarios para combatir el delito en el área de pesquisa, ciencia, forense y criminalística, cuando deberían de ser cuando menos 25.000.  Número dos; el CICPC no cuenta con tecnología, el sistema de huellas dactilares digitalizadas no funciona, el sistema de digitalización los componentes de balísticas que se toman día a día tampoco existe y el sistema de información policial es saboteado por otras instituciones del poder público. En fin, desde el punto de vista tecnológico y humano, el CICPC no puede dar respuesta al delito en auge que hay en Venezuela.

¿Y la situación del Ministerio Público?

El Ministerio Público tiene 700 fiscales a lo largo y ancho del país cuando deberían ser 2.000 según la población que tiene Venezuela y según el incremento delictivo. Es decir, que las instituciones públicas se quedaron con un esquema de la década de los 90 desde el punto de vista humano y del perfil de cargo. Llegó la hora entonces de reestructurar esas instituciones, de hacer atractiva la carrera del policía. Yo siempre me sentí orgulloso de ser hijo de Fermín Mármol León, un policía de investigación criminal, un detective, un sabueso, pero hoy día ser policía es peyorativo, hay que reivindicar la carrera de policía, hay que darle un perfil distinto para que a universitarios les sea atractiva esa carrera. Ya es hora de que no sólo los bachilleres sean reclutados para las filas de la investigación criminal.

¿Y la situación de la Guardia Nacional?

Sobre la Guardia Nacional, la ley que dio nacimiento a la Policía Nacional Bolivariana en el año 2008, establece que la GN entregará los servicios de custodia en los centros penitenciarios y será la nueva policía la que tendrá esa custodia por ser una policía de corte civil para poder custodiar a civiles. Por esta razón la PNB en su proyecto tiene la formación de hombres y mujeres para el servicio penitenciario, y debe ser así, porque una cosa es ser formado como policía y otra cosa es ser formado como custodio. Lamentablemente, tenemos que esperar muchos años para que la Policía Nacional Bolivariana sustituya a la Guardia Nacional en los 34 centros penitenciarios del país.

Con frecuencia sostienes que la situación de la delincuencia se torna más dramática, ¿Por què?

 

Lamentablemente Venezuela al cierre del año 2010 ocupa la segunda casilla de los países con más homicidios en el continente americano; igualmente en el cierre de ese año ocupa la novena casilla de los países con más secuestros per cápita del planeta. Según “Transparencia Internacional” estamos entre los 15 países más corruptos del globo terráqueo y con un 92% de impunidad, es decir, de cada 100 delitos que se cometen 92 quedan sin castigo, y la impunidad produce imitación. Venezuela aparece en el informe de la ONU como un país donde emigró el 52% de cargamentos de cocaína hacia Europa y África. Cuando vemos esta fotografía de Venezuela, es una fotografía dantesca. ¿Què pasó en estos 12 años? ¿Acaso este gobierno no ofreció un cambio de la lucha contra la corrupción, contra el delito y una Venezuela mejor? Como abogado, como criminalista y como profesor universitario, que en materia de políticas públicas de seguridad este gobierno está aplazado.

Según algunas cifras oficiales ha disminuido el secuestro.

Lamentablemente en materia de secuestros y sobre todo en “secuestros express”, o como dice el legislador el “secuestro breve”, el venezolano y extranjero que vive en el país no denuncia el delito por lo que allí pulula la “cifra negra”. El secuestro express ha aumentado. Antes hablábamos de hurtos de carros ahora todos tenemos cerca a alguien que han secuestrado de manera breve, y sin embargo hay que reconocer que en materia de secuestro prolongado los éxitos del CICPC han sido notables.

El último gran éxito fue el desmantelamiento el año pasado de la banda “Los Invisibles”. En el secuestro prolongado hay oportunidad de que el CICPC pueda trabajar de manera tecnológica, pero la capacidad para trabajar en secuestros express no la tienen. La invitación es para que se aplique el esquema GAULA, el esquema colombiano, donde la policía trabaja las 24 horas con un fiscal de guardia, un fiscal que permanece allí con tecnología de punta. Debemos combatir el delito de secuestro que es el de mayor crecimiento, en estos doce años ha crecido 470%; con tecnología de punta es la única manera de darle golpe certero a este delito.

En Colombia y en Brasil que son nuestras referencias en esta materia se ha avanzado con la privatización y la descentralización de los penales.

La única manera de que tengamos un sistema penitenciario más decente y más humano es tomando las siguientes medidas: primero cumplamos con el mandato de la Constitución en su artículo 272 según el cual  las cárceles tienen que estar descentralizadas, las 34 cárceles tienen que ser manejadas por gobernadores e inclusive alcaldes porque así lo establece el texto constitucional. Es más fácil que un ministro desde Caracas se equivoque manejando 34 cárceles que cada gobernador con su propia cárcel. Número dos, hay que construir más cárceles, la única manera de bajar el hacinamiento que esta en 300% es con dos políticas, una dándole proceso judicial efectivo y rápido a los venezolanos para que reciban su sentencia a tiempo, y número dos construyendo mas cárceles y eso los colombianos lo aprendieron, los colombianos tienen 7 años invirtiendo mucho dinero en el sistema penitenciario y llevándolo a un nivel local y eso ha sido correcto. Ya los “pranes” de Colombia no existen y nosotros una década después es cuando estamos comprendiendo la necesidad de estas políticas.

 

Un Comentario;

  1. GEORGE said:

    Fermín Mármol García – Abogado, Profesor Universitario, “Expero en Criminología”
    Este señor esta bien equivocado! En 1998, no habia secuestro en Caracas. Solo ocurria en la frontera con Colombia, cometido por guerrilleros Colombianos. Si habia un solo secuestro anual en Caracas era mucho.
    en Caracas 1 secuestro diario son 365 anual, crecio 36500%. es un error hablar de 470%.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top