Bicentenario y petróleo

Víctor Salmerón


VÍCTOR SALMERÓN
vsalmeron@eluniversal.com

@vsalmerón

El surgimiento del petróleo marca un antes y un después en los 200 años en que Venezuela ha existido como República. El primer siglo de la etapa que comienza en 1811 transcurre en profunda penuria en medio de los altibajos de una arcaica producción agropecuaria.

En 1920 cuando el oro negro salta a la superficie el ingreso de los venezolanos es 30% menos que el de las principales economías latinoamericanas, 75 de cada 100 venezolanos son analfabetos y la esperanza de vida no supera 34 años.

La renta petrolera inicia un ciclo de expansión y permite un vertiginoso proceso de urbanización, modernización, avances en educación, salud y prosperidad.

Una visión macro nos dice que entre 1928 y 1978, de acuerdo con las series estadísticas reconstruidas para el período, la inflación promedio sólo alcanzó 2,26% al año; la economía creció a un ritmo anual de 5,9%; el tipo de cambio que en 1928 se ubicaba en 5,21 bolívares por dólar era de 4,30 en 1978.

Pero progresivamente la renta petrolera comienza a perder capacidad para sostener la economía y toca techo en 1981, iniciándose una etapa de crisis caracterizada por bajo crecimiento, alta inflación, devaluación y aumento de la pobreza.

Se pone de manifiesto que una vez agotada la etapa de expansión acelerada que produce la renta petrolera en una sociedad atrasada el impulso comienza a perder fuerza y surgen trabas como la sobrevaluación de la moneda y los males que genera el manejo desacertado de las finanzas públicas.

En los últimos treinta años el país ha sido incapaz de producir los cambios que necesita el modelo económico para regresar a un ciclo de prosperidad sostenida y las cifras oficiales desnudan que tras doce años en el poder la gestión de Hugo Chávez, se ha fortalecido el rentismo en decadencia.

¿Puede tener éxito el regreso deliberado a un modelo rentista que ya colapsó?

 

Versión editada.

 

 
Victor SalmerónVictor Salmerón
Top