Canchas techadas sin atletas

Luis Hernández Estrella

¡DESDE  LAS  CANCHAS   ¡

Luis Hernández Estrella
Luisherestrella@gmail.com


¿En  cuál  gaveta   reposarán  los  programas en  que  uno  u  otro   ente  gubernamental  expone  públicamente  de  que  la  masividad  deportiva  será  el  norte  en  la  atención  a  la  juventud  ? Da  pena  ajena  la  cantidad  de  canchas  que  se  encuentran  abandonadas  por  falta  de  programas  de  inserción  de  alumnos  y jóvenes,  en  cualquiera de  las  disciplinas  deportivas  más  populares.

Esta  situación  se    repite  hasta  la  saciedad  cuando    no  se  replantea  con  la  importancia  que  el   caso  amerita,  sobre  todo  cuanto    sucede en    referencia  a  la  inexistencia  de  programas  de  entrenamiento  físico,  de  iniciación  deportiva,  de  perfeccionamiento  de  destrezas  deportivas. Todo  esto  coadyuva al incremento  de  la  juventud  desincorporada  del  sistema  deportivo  nacional. Pero  lo  negativo  y  contraproducente   tiene  razón  de  ser  y  allí  se  introducen   los  ratos  de  ocio  que  hacen  mella no  sólo  en  quienes  conviven  en  el sedentarismo, sino  que  se  cultivan  otros  valores  negativos  de  influencia  alcohólica  que  se  vuelven  sistemáticos.

El  joven  de  hoy  debe  cultivar  el  papel  protagónico para  que  mañana  tenga  las  respuestas  acorde  con  el  tiempo  que  está  viviendo. Encauzar  a  la  juventud  por  el  sendero  de  construir  su  físico  es el  deber  ser  de  un  programa  juvenil,  porque  el  futuro  mostrará  un  cuerpo  juvenil  enfermo  por  la  falta  de  programas   de  actividad  física   o  por  omisión  de  la  persona.  Algo  se  debe  hacer  más  allá  de  un  simple  plan  vacacional  que no   tiene  los  elementos  básicos  de competencia deportiva  ni  los  de  evaluación  física,  sino  elementos  de  un  compartir  que  sólo  sirve  de  entretenimiento. El  propósito  de  estas  líneas  es  el  de  fortalecer  hábitos  que  induzcan  al  cuido  de  la  salud, a  tener  el  mayor  tiempo  posible  ocupado,  a  incrementar el  valor  del  deporte, a  desarrollar  nivel  de  competitividad,  y   el  de  formar  valores  que  despierten  a  sus  hijos    la  sana  participación  de  medios  por  los  cuales  se  alcance  potencial  el  vigor  juvenil.

Ha  venido  creciendo  el  débito  de  atención  a  la  juventud,  y  esto  es  algo  serio y   falta  de  responsabilidad  de  quienes  tienen  en  sus  manos  el  cargo  para  innovar  estrategias  que  permitan  ayudar  a  no  continuar  con  ese  desaliento  improductivo  y  pernicioso. Hace  días,  en  reunión  de  coordinadores  de  deporte  de  diversos   colegios,  planteábamos  el  problema  y  salió   a  relucir el número de 10.400 alumnos  entre  los  planteles  asistentes  y  todos  acordamos  que  no  había  más  allá  de  un  20  por  ciento  de  alumnos  incorporados  a  las  actividades  deportivas  de  cada  plantel.

Saque  Ud.  la  conclusión  y  allí  se  hace  la  pregunta   ¿   qué  actividad  realizan  esos  alumnos  que  no  están  sumados  a  ningún  deporte  en  horas  de  la  tarde ? Insistimos,  algo  habrá  que  hacer  para  que  no  continúe  esta  dispersión  de   jóvenes  disgregados  de  la  actividad  deportiva.

 
Top