La política del cáncer

La lucha contra el cáncer es global pero sus resultados varían en cada país. La complejidad de la enfermedad demanda experticia científica, enormes recursos, organización y un gran desarrollo tecnológico. En  este desafío el aporte de los países socialistas ha sido insignificante

 

 Orlando Ochoa Terán
o.ochoa@att.net

 En 1971 el presidente Nixon formalizó la “guerra contra el cáncer”. El plan era erradicarlo en 10 años. Los resultados no fueron alentadores. Hay más americanos que mueren de cáncer anualmente que los fallecidos cada año de la Segunda Guerra Mundial. Siete años más tarde de esta “declaración de guerra”, el especialista, Samuel Epstein, publicó un estudio, The Polítics of Cancer, en el cual acusaba al Instituto Nacional del Cáncer de EE UU de una irresponsable indiferencia en la prevención de la enfermedad y de sostener una “incestuosa” relación con la industria farmacéutica, beneficiaria de los medicamentos destinados al tratamiento del cáncer.

El cáncer es la segunda causa de muerte en EE UU después de las enfermedades del corazón pese a que es el país que más invierte en la lucha contra este flagelo. De acuerdo al Instituto Nacional de Salud de EE UU, hasta 2010 se habían invertido  $263.800 millones en la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer. Esta masiva inversión de recursos ha hecho de esta nación la más avanzada en la lucha contra el cáncer.

La organización CanTreat sostiene que un cáncer de mama en EE UU tiene 84% de sobrevivencia en 5 años, en Gambia, África, es del 12%. La tasa de cura de un niño en un país industrializado es de 75%, mientras que en un país de bajos ingresos es de 15%.

Según un reporte de The Lancet Oncology, EE UU tiene la más alta tasa de sobrevivencia en cáncer prostático y de mamas, Japón en cáncer colon-rectal en hombres y Francia en mujeres. Argelia tiene la más baja tasa de sobrevivencia en todos los tipos de cáncer.

¿Socialista o capitalista?

Categorizar la calidad de los centros hospitalarios del mundo no es fácil. Sin embargo, Cybermetric Lab, un brazo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el más importante instituto de investigaciones de  España, basado en una emergente disciplina llamada Cybermetric, que usa métodos cuantitativos (bibliométricos, cibermétricos y cienciométricos), ha diseñado y aplicado indicadores para esta evaluación.

En el rango de los primeros 50 hospitales del mundo, analizados por Cybermetric Lab, 32 están en EE UU. De los 10 primeros en el mundo, 8 están en EE UU y 2 en Taiwan. En el rango de los primeros 50 del mundo sólo figura uno por América Latina, el INCA, Instituto Nacional de Cáncer de Brasil, que ocupa el primer puesto en América Latina y el puesto 31 en el “ranking mundial”. El Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo, el cual se consideró para el tratamiento del presidente Chávez, figura en el puesto 386 del “ranking mundial” pero en el 10 de América Latina.

Los mejores hospitales de la región están dominados por los hospitales de Brasil, seguido por Argentina, Méjico y Chile. El Hospital Vladimir Lenin de Cuba está de 25 en el “ranking” de América Latina y en la posición 1.145 del “ranking” mundial. El Centro de Restauración Neurológica (CIREN) de Cuba está de 28 en el “ranking” de América Latina y de 1.235 en el mundial. Venezuela está ausente en la lista de los primeros 2.000 hospitales del mundo.

El Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York figura en el 1er puesto en el “ranking mundial” de hospitales. El University of Miami Hospital & Clinic, figura en el puesto 17 del mismo rango mundial.

En la especialidad de cáncer, según U.S. News & World Report, resalta en primer lugar The University of Texas MD Anderson Cancer Center, creado por la legislatura del Estado de Texas en 1941 con un personal 17.000 trabajadores, enfermeras e investigadores. Sólo en 2010 el Anderson atendió a 105.000 pacientes, de estos 32.000 fueron nuevos pacientes. El Memorial Sloan-Kettering  de Nueva York, está de segundo.

El aporte a las ciencias de la salud en los países socialistas ha sido insignificante. Si los laureados con los premios Nobel en Medicina es un buen indicador, en 100 años de premiación sólo hubo 2 recipientes Rusos en medicina antes de la era socialista (1904 y 1908).  De la ex Europa Oriental comunista sólo ha habido 2 de Polonia y uno de Ucrania. Ninguno en China. En los primeros 50 de la lista de Cybermetric Lab, no figura país socialista alguno o con antecedentes históricos socialistas.

En la distribución por países de los primeros 500 hospitales, EE UU es el 1ro con 220; siguen Taiwan con 35, Alemania con 27 y Japón con 17. 1 en Hong Kong. Ningún hospital ruso figura en el “ranking” de los primeros 500 del mundo.

 

 

Artículos relacionados

Top