SIN TENER PA’ ‘ONDE COGER

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

 

En el país de los ciegos

A decir verdad, las primarias cada día se parecen más al dólar. No me tomen a mal. Ni  Uds. los gringos ni los de la MUD que son los más susceptibles, aunque en el fondo estén de acuerdo conmigo. Yo sé bien que la confianza en el dólar se está cayendo y que también se está cayendo la posibilidad de que las primarias sirvan para resolver la crisis política venezolana. Pero también es cierto que no hay pa’ ‘onde cogé, como dicen los campesinos de mi comarca. ¿Me entienden? Bueno, por si acaso, me voy a explicar mejor.

El mundo está atrapado con el dólar. Es lo que me dice mi telescopio mental. Los chinos pueden chillar: “glingos del diablo, aplendan a alopalse hasta donde les llega la cobija”, pero tienen que defender al dólar porque toditas sus reservas están metidas allí.  Yo lo veía venir, mi querida manada y no me equivoqué. Bajaron los bonos gringos de TRIPLE A a DOBLE A, y los chinos los siguen viendo Grandes Ligas.

Lo mismo ocurre con las primarias. Muchos piensan que no se debe escoger al candidato sin saber cuando menos si las elecciones se van a realizar. Yo pienso igual. Pero tienen que morir callados, yo no, por supuesto. Mueren callados por el que dirán. Porque los que más gritan (que son esos a quienes más le tiemblan las extremidades), piensan que sin primarias no hay unidad. Algo, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, que es un absurdo, porque una primaria es un método y la unidad es un propósito. Pero como están cegados por el miedo, piensan que primarias es unidad y UNIDAD, mi querida manada, unidad para lo que sea, menos para el matrimonio, claro, es algo demasiado sagrado.

Pero aquí las similitudes terminan. Veamos. Los chinos, con su industria de la construcción enfriándose, y la inflación convertida en una amenaza, ¿cómo van a perjudicar al país que consume la mayor parte de sus exportaciones? Eso sólo se le ocurre a Águila Uno. A los chinos ni de vaina, perdonen pajaritas. Además, ¿para donde van a llevar su dinero los chinos si el dólar sigue siendo la moneda más fuerte y la economía gringa la más poderosa? Aunque esté choreto, el dólar sigue siendo Rey.

Los admirantes

Lo de las primarias es distinto. El CNE no ha fijado fecha.  Y si Águila Uno no puede ser candidato, cuidado si no estalla un niple y las suspenden hasta nuevo aviso. Siendo así, la MUD, como el chinito, tendría que decirle al CNE “Dímelo tu plimelo”.   Sobre todo si saben que el CNE no hará nada hasta que sepan si Águila Uno está en condiciones para enfrentar las exigencias de una campaña, si es que se logra recuperar. Si realizan sus primarias sin conocer la fecha de las elecciones, cuidado si termina el candidato, y con el candidato el país, como pajarito en grama, es decir, sin sabe pa’ ‘onde cogé.

Pero ¿cómo convencer a los de la MUD para que no se cometan disparates? ¿Como lograr que no se dejen llevar por las presiones de los que van a la guerra pensando que están jugando metras?¿Cómo hago para hacerles ver que cuando se tiene un solo cartucho, el cartucho no se puede malgastar?

Entiéndanme bien, mi querida manada, no es que el Ave Ledo no lo sepa. No es que no entienda los inmensos riesgos que está corriendo. De hecho, cuando proyecto mi mente hacia él por la madrugada, veo que le está costando mucho más conciliar el sueño. Él sabe que está como los chinos. Sabe que está atrapado, y que no tiene pa’ ‘onde cogé. Aunque, a decir verdad, no es exactamente así. Ya lo verán

Hamlet, Hamlet…

Entre tanto, Águila Uno se marcha para un segundo ciclo de quimioterapia, y comenzará de nuevo su to be or not to be. ¿Salvo mi vida o salvo el poder? ¿Salvo el poder o salvo mi vida? Y el Cóndor diciéndole, tienes que salvar los dos… pero ahora sí que se le va a caer el pelo. Lo de aquí fue una inteligente payasada, porque si inteligencia le falta, sagacidad le sobra. Águila Uno se quitó el pelo para que cuando regrese, al verlo calvo y demacrado, no vayan a decir: Pobrecito “se jodió”, perdonen pajaritas pero eso es lo que ya andan diciendo los campesinos de por aquí, que ya no van a ver casitas porque el hombre “se jodió”.

Ese riesgo, el riesgo de que en verdad lo vean así y piensen que se malogró, Águila Uno no lo puede correr. No lo puede permitir porque se repetiría otra vez otra vuelta lo de aquella madrugada cuando tuvo que aparecerse para abortar un jujú, y el Algo Mando militar, ¿dije Algo? Perdonen, mis generales, perdonen mis admirantes. A veces se me salen cosas sin querer. Lo que ocurre es que con mis cinco soles, ganados todos con valor y al frente de mis obligaciones… y llevando tanto sol a veces sin querer confundo Algo con Alto, y Almirantes con Admirantes. Y créame, lo hago sin deseos de ofender, que es lo peor. Total, para no perder el hilo. Águila Uno no quiere que se repita la historia y tener que volver de madrugada, ya sin fuerzas, y gritarle a  los cadetes ¡aggggga…chense! , fingiendo que está bien, cuando  está muy mal, y todo para impedir que refloten las tentaciones,  tentaciones que él muy bien sabe que las hay a montón.

El nido de alacranes

De manera que Águila Uno regresa a su calvario, a aguantar callado, a echar otra lloradita, a lo mejor más larga y más desconsolada que la que le confió al pajarraco convincente. Yo lo vi por mi pequeño televisor blanco y negro, mis pajaritas consentidas, y la verdad es que lo vi bien hinchado.

Águila Uno, no pienses que no tengo compasión. No es así. Yo comprendo y me tortura en cuerpo ajeno el drama que atraviesas. Es muy duro pensar que ya no podrás llegar a 2021 y que a lo mejor, porque los números se invierten, ni siquiera llegas al 2012. O al 2013 y no al 2031, como dijiste en estos días para darte ánimo a ti mismo como te recomendó el doctor.

Lo que ocurre, Águila Uno, es que también debo pensar en tu país, en ese país que también es el mío. Que es el mío, aunque mi pata sea de palo y no pueda mirar sino con mi pensamiento, y eso gracias a los poderes especiales mi fabricante me colocó.  Y cuando pienso en Venezuela, Águila Uno, si yo pudiera llorar, lloraría amargamente, al verla atrapada entre guerrilleros y capos que, al igual que los cubanos, no tienen ninguna intención de marcharse o de aflojar el coroto, estés tú o no lo estés. ¿Comprendes mi drama, Águila Uno? ¿Lo comprendes? ¿Que después de todo lo que hizo Bolívar y por tu culpa, los alacranes nos han vuelto a pisar?

Total que las primarias están como el dólar, cada día sirven pa’ menos…. pero a decir verdad, el Ave Ledo no está como los chinos, atrapado sin salida, porque si se lo permiten los exaltados, y pide un taima para las primarias y le mete a la paciencia, él si tiene pa’ ‘onde cogé… No así Venezuela, en su nido de alacranes o tú, Águila Uno, con ese cangrejo en las entrañas, qué triste….. Así te cambies de colores y tu Hojilla se disfrace de ovejita, no tienes pa’ onde cogé.

 
EspantapájarosNo photo
Top