Los delfines de la guerra

  • EEUU entrena a delfines y leones marinos para detectar minas acuáticas
  • Han sido utilizados para tareas militares desde la guerra de Vietnam
  • Existe un programa de adiestramiento de delfines para defensa desde 1963

Rui Ferreira | Miami

Para la Marina de Estados Unidos, en tiempos de terrorismo y amenazas, todos los recursos de defensa son pocos. Por ello hay que recurrir, literalmente, al instinto animal.

Es el caso de los delfines y los leones marinos, que están siendo usados para proteger bases de submarinos, misiones de rescate, localización de minas submarinas, recuperación de objetos hundidos y captura de hombres rana “enemigos”.

Hace tiempo que ya no es un secreto para nadie que el Gobierno de Estados Unidos tiene un programa de adiestramiento de delfines para tareas de defensa desde 1963. De hecho, la última vez que estuvieron en un teatro de operaciones fue en la etapa inicial de la guerra de Irak, cuando protegieron a los portaviones y buques de guerra en el Golfo Pérsico, dijeron oficiales de la Marina recientemente.

“Sus capacidades de acción son mucho más altas incluso que las del propio hombre”, dijo al diario ‘The Daily’ el portavoz del Centro de Sistemas de Guerra Espacial y Naval, Ed Budzyna. El Centro se encuentra en la base naval de San Diego, en California, y es el centro de entrenamiento de unos 100 delfines y leones marinos.

Según el rotativo, la Marina estadounidense ha desplegado varios leones marinos en bases navales de los estados de Georgia y Washington, especializados en capturar hombres rana.

Los leones marinos están entrenados para patrullar la zona de la base y detectar posibles infiltraciones. “Ellos son muy efectivos en impedir las infiltraciones”, agregó el portavoz.

Entre otras razones, porque para el ojo humano es difícil detectar a hombres rana en los puertos y bahías, donde las aguas son oscuras y profundas. Principalmente de noche, la hora estratégica de las infiltraciones. Tanto para los delfines como para los leones marinos es, literalmente, un paseo por el mar, ya que no sólo están entrenados para detectarlos bajo el agua, también para “apresarlos”.

Según la Marina, cuando los animales detectan un hombre rana o un submarino “enemigo”, marcan el lugar con una boya flotante y se apartan de la zona. Los leones marinos a veces pueden incluso ir más lejos y “capturar” al hombre rana “enemigo”, ya que están entrenados para nadar con un sistema de esposas especiales en la boca.

Esas esposas están conectadas a un cable de acero. De modo que, cuando el león marino detecta al “enemigo”, lo apresa por una pierna y el personal de seguridad puede sacar al individuo del agua, explicó Budzyna.

Los leones marinos son particularmente diestros en recuperar explosivos hundidos en el mar, incluso bombas nucleares. Tienen una capacidad única de detectar las señales acústicas que emiten los localizadores colocados dentro de las cajas de los explosivos. Una vez encontrados, se sumergen en las profundidades con un plato magnético, que pegan a la parte metálica de los explosivos, lo cual sirve para rescatarlos hacia la superficie.

Además, los delfines y leones marinos están también entrenados para detectar minas acuáticas, tanto en las costas como en las rutas de desembarco.

Estos animales marinos han sido utilizados para tareas militares desde la guerra de Vietnam. Según el portavoz del Centro Naval y Espacial de San Diego, hasta ahora ninguno ha muerto “en combate”.

“Estos animales valen millones de dólares”, comentó el biólogo marino, Terrie Williams, que trabajó en el programa de entrenamiento de la Marina hasta 1994.

América.es

 

 
Top