SANA, SANA COLITA DE RANA

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

Proscenio

El que madruga Dios lo ayuda, ¿no es así, mi querida manada? Tengo los pelos del burro en la mano, y todavía tiemblan… y con razón. La Hojilla de Lata se quitó su túnica de beduino tan pronto la OTAN comenzó a bombardear no fueran a confundir a Trípoli con Maracay o su ostentoso edificiote con el Palacio presidencial de Gaddafi. Luego, se quitó su camisa roja-rojita, y se puso una azul-azulita, a ver si de pronto,  le salía un color esperanza. No lo espera, creo, el futuro que su ansiedad delata, o la que le espera a la revolución, si el gañote de Águila Uno se calla.

Si no sanas hoy, será mañana

Estoy viendo tus cosas muy mal, Águila Uno. El domingo vinieron corriendo con la noticia. Tu gente estaba en desbandada, lanzando puentes colgantes hacia cualquier risco que lo pudiera sostener. Decían que te habías descompensado, que te marchabas a Cuba a la carrera a una tercera sesión de quimio y radioterapia. Que te iban a aumentar la dosis, porque el cangrejo seguía avanzando. También, nerviosos ellos, como lo está la Hojilla de Lata, si lo sé yo que la observo todas las noches, convocaron a sesión a la AN y metieron como punto de cuenta autorizarte a viajar a Cuba. Eso fue mientras se te pasó el sofoco, porque en seguida, cuando te medio recuperaste, echaron marcha atrás para disimular.

Llamaron al Camarada para que cambiara la agenda, y se planificó una aparición cumpleañera tuya. Ya sé que tu cumpleaños pasó. Pero digamos que todavía estamos  en la cuaresma de tu cumpleaños, y el objetivo era noble. Mostrarte alegre, sano, a pesar de los 20 kilos que has perdido, lo que disimula lo cachetón que estás, para que los rumores que habían tendido puentes o los puentes que habían tendido rumores, se acallaran o se hicieran cuando menos, un poquito menos visibles.

Ahora me vas a perdonar, Águila Uno, pero te tengo que meter un regaño. Te lo mereces. Como pretendes tú, con ese cangrejo mordiéndote las entrañas, ¿cómo pretendes tú curarte y al mismo tiempo colocarte al frente del gobierno y tranquilizar a tus huestes que andan en desbandada? No vas a engañar a nadie, Águila Uno, y te vas a malograr. Te han exigido tus médicos que reposes, que no te sometas al stress que carcome tus energías, energías que vas a requerir, todas toditas, para poderte salvar. Lo que tienes es serio Águila Uno. Hablan de pocas posibilidades de sobrevida, o sea que si estás aquí en tu próximo cumpleaños, es de vainita. Pero esa vainita a mí, al menos, me trae la esperanza de que te puedas salvar.

La viuda y el Cóndor

Recuerda, Águila Uno, que llevo año y medio, mínimo, alertándote una y otra vez sobre tu estado de salud. No es que lo supiera como lo sabe cualquier mortal, sino porque lo intuía con los poderes especiales de los que me dotó el carpintero milagroso que me fabricó. Lo cierto es que te dije muchas veces que te cuidaras porque si bien es verdad que te critico también es cierto que te tengo afecto, como se lo tengo a todo aquel o aquella que tiene plumas, y en tu caso, porque admiro además tu genialidad. Esa capacidad que has tenido, en medio de tu Muda, para hacerte sentir fuerte, pese a que con lo único que contabas era con tu gañote. Además, me gusta oírte echar versos y cantar. Cuando lo haces, eres expresión de ese país que quiero. Pero nada que ver, no hay forma de que descanses y sigues arriesgando ese rayito de luz de esperanza que aún me queda de que te puedas salvar.

Yo sé que no es fácil, el Cóndor del Caribe y su Condorte, Raúl, saben que sin tu generosidad pueden terminar como Mubarak, en una camilla, yendo y viniendo a un tribunal. Y les da miedo de que se les puede ir el poder, el poder venezolano, sin tener preparado el camino para sustituirse. No te voy a decir, porque estaría pecando a la verdad, no te voy a decir que el Cóndor no te quiere como a un hijo. Igualito que a Camilo y al Che, aunque creo que a ti te quiere un poquito más. Pero te acompañarán hasta el borde del sepulcro. Ojo, Águila Uno, no más allá.

Hay un amigo muy divertido que a veces me visita en el descampado. Y el otro día pasó por aquí y le toqué el tema de tu relación con el Cóndor y la del Cóndor contigo. Y sabes lo que me dijo, porque él todo lo convierte en chiste, con la inteligencia que tiene, prefiere reír que llorar. Pero en fin, esto fue lo que me dijo, “Mira Espantapájaros, comprendo tu angustia, comprendo también tu deseo de que Águila Uno aunque pierda el coroto, cuando menos logre salvar la vida, pero en cuanto al Cóndor te voy a decir una cosa. Yo he visto a mucha viuda desconsolada llorando al enterrar al marido, pero a ninguna la he visto lanzarse al hoyo con él.”  Te entiendo, le dije, primero su coroto, después Águila Uno.

El coro que une

Entre tanto, la cosa está movida en la MUD y el Ave Ledo sigue como un campeón.  Recuerda, Águila Uno, que al Ave Ledo también lo aprecio, y por las mismas razones, aunque, pese a ser guaro, región donde cada muchacho nace con su cuatro y su hamaca bajo el brazo, creo que no canta… pero igual, también lo quiero.  Mi mundo es ecuménico. Yo soy duro y blandito. Cuido bien mis cosechas, soy severo, pero a la vez adoro a los pájaros que me toca asustar.

Y del Ave Ledo me preocupan varias cosas, de las que él, como siempre, está bien enterado. La primera es que nadie piensa que en las primarias se va a escoger el líder opositor, eso me lo han dicho uno a uno los que me han visitado. Una cosa es ser candidato y muy otra ser el líder. En el mundo ideal de alinear las fuerzas, no debería ser así, pero como ese mundo multipartidista es singular, lo mejor que se podrá lograr es una candidatura, por ahora.

Lo segundo, ya lo hemos conversado anteriormente. Ya comienzan a inquietarse algunos por el quietismo del CNE. Dios sálvame de las aguas mansas que de las otras me salvo yo. Y uno puede no estar de acuerdo pero lo entiende, como diablos van a fijar fecha para las elecciones, por ejemplo, en julio, como quieren algunos en el gobierno, dizque para sorprender a la Oposición, si los médicos no dan certeza de que llegue allí, o que llegue allí apto para dar la pelea. Y no las pueden poner más lejos, porque estimularían el clima electoral, y sin Águila Uno, ellos saben que no pueden ir a  elecciones.

Total que al Ave Ledo, que tenía todo calculado, también se le atravesó Papa Dios. ¿Cómo se iba a imaginar que lo que decía el Gallo se iba a hacer realidad?  Me refiero a que podía haber un 2012 sin Águila Uno. Y eso a pesar de que se los advirtió, no a él sino a todos los jefes políticos en el CCCT. Eso fue en noviembre.  El Gallo mismo me lo contó, agradecido por cierto, agradecido porque el Ave Ledo había sido el único en reconocer que había que estudiar otros escenarios.

Total que si las Primarias se celebran en febrero, como está previsto y creo que no cambiará, y al final no hay elección, el candidato se va a quedar como novia de pueblo, “vestido y alborotao”.

De manera que ya me los estoy imaginando en la MUD, sobre todo los aspirantes, igualito que los generales y mandamases del gobierno, y por supuesto la Hojilla de Lata, calladitos para que nadie los escuche, pero formando a tu lado, Águila Uno, un coro virtual,  y entonando una rima que te tranquilice y te ayude a sanar. “Sana, sana, culito de rana, si no sanas hoy, sanarás mañana.

 
EspantapájarosNo photo

Un Comentario;

Los Comentarios han sido cerrados.

Top