Apostar a la vida

REPIQUE
Mélida Qüenza Ponte

mq0105@hotmail.com    

 

            Cuando por todos lados nos rodea la inseguridad, la violencia, dramas que de tanto repetirse ya se nos hacen terriblemente cotidianos, reconfortan noticias sobre hechos que apuestan a la vida, mucho más si los protagonistas de tales acciones son jóvenes, lo que demuestra que las nuevas generaciones están tomando conciencia temprano de los problemas de la sociedad y tienen deseos de participar en la búsqueda de soluciones.

            Nos referimos al anuncio del movimiento Jóvenes Por la Patria de impulsar una campaña nacional de donación de sangre, visto el descenso alarmante del número de donantes que se transforma en calamidad para las personas que necesitan de esas donaciones y para los familiares que hacen a cada momento llamados angustiosos para salvar la vida de los afectados.

            La preocupación juvenil la motiva la gran cantidad de ciudadanos, en su mayoría jóvenes, que cada día son víctimas de una violencia que pareciera incontrolable y que deja un saldo considerable de heridos que muchas veces pasan a engrosar la lista de las fatalidades por no encontrarse a tiempo donantes de sangre para auxiliarlos.

La gran aspiración de los jóvenes del citado movimiento es poder participar en la prevención de ese clima de violencia, erradicar la inseguridad y profundizar la siembra de los valores perdidos que han abonado el terreno para el crimen y el delito. Conscientes están de que el problema es de tal complejidad que requiere del esfuerzo de todos los sectores y que llevará tiempo cualquier plan que se establezca. Sin embargo, sienten que no hay que esperar, que todo es importante, tanto más lo que han iniciado para salvarle la vida a las víctimas de esta sociedad violenta proporcionando a tiempo la sangre que necesiten.

            La campaña tiene como lema “multiplícate por tres”, entendiendo que cada donante puede salvar tres vidas y el propósito de cada joven promotor es llevar tres jóvenes amigos a donar sangre. Las jornadas se cumplirán en cada uno de los estados en coordinación con los bancos de sangre locales y la meta es acordar una fecha o día nacional de donación y darle una connotación especial que traduzca el compromiso de la juventud con la vida y con el futuro del país.

            Aplaudimos esta apuesta por la vida que renueva la fe en nuestros jóvenes como motor para el rescate de los valores humanos que requiere exaltar esta sociedad para recuperar unidos la esperanza de vivir sanamente, en una patria soberana, igualitaria y productiva, donde la justicia sea de especial significación.

 
Top