TIEMPO DE ALERTA, TIEMPO DE ESPERA

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a observar.”

 

Escrito para gente inteligente

Llego el momento de las definiciones y nadie se atreve a avanzar. Sí, señor, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, nadie se atreve a avanzar, y se va imponiendo una calma chicha que anticipa tormentas y hasta los pájaros se alejan de mis predios graneros, dándome tiempo para pensar y pensar.

UP-PALA

Quizás por eso, porque fue distinto, causó tanto revuelo algo que, siendo importante, porque cambia la correlación de fuerzas dentro de la MUD, en otro momento hubiera pasado desapercibido. Me refiero a la creación de UPPA o más bien el anuncio confirmatorio de una iniciativa que había nacido varios meses atrás, y sólo esperaba pacientemente el momento en que sus integrantes, papeles en manos, pudieran darle forma a la entidad.

Todo nació de la frustración. Generalmente así sucede. Por ejemplo, de la frustración que yo siento al no poder compartir con Uds. nació mi facultad de pensar que, con el tiempo, se fue desarrollando, permitiéndome aprovechar al máximo, al menos así lo creo yo, de aprovechar a un máximo las facultades especiales que con tanto tino y dedicación, y también con mucho amor, había inscrito el carpintero en el ADN de este humilde Espantapájaros, que con el correr de los años, iría sumando galones hasta lograr los cinco soles que hoy llevo en la charretera.

Total que muchísimos partidos y partiditos se sentían frustrados, no con el Ave Ledo, sino con la forma de funcionamiento de la Mesa de la Unidad, y buscaron al Gallo para que los apadrinara. El resto es historia. Configuraron una forma novedosa de asociación, y se aliaron con el sano propósito de seguir participando en la Mesa, pero con más peso para ir logrando unidos si no todos, muchos de sus propósitos. Ahora falta que la MUD les reconozca a cada nivel, su peso específico, tan grande como el de cualquier otra fuerza política nacional.

YO ME FRAGMENTO, TU TE FRAGMENTAS, EL…

Pero lo que a mí me llamó la atención fue el revuelo que aquello suscitó. Tercero Justicia, digo primero, junto con aporrea.com, se unieron para denunciar un proceso de fragmentación de la MUD. Los primeros, temerosos de que la nueva alianza pudiera afectar la candidatura de quien de antemano se considera ungido y los segundos, pendientes de cualquier paso que pudiera insuflarle ánimos a su desconsolada audiencia, haciendo ver que del otro lado de la acera, también se estaban muriendo del mismo mal, la fragmentación, del mismo mal, repito, que a ellos los afecta.

Los demás o bien callaron, atentos a las reacciones, o midiendo el alcance de las mismas, antes de decir esta palabra es mía. Los que si se vieron contentos fueron los miembros de la nueva Asociación y también miembros de la Concertación, tres de cuyos miembros recibieron reconocimientos.

Ahora bien, desde mi perspectiva, pensando con la ventaja de mi telescopio virtual, ese que me permite asomarme al futuro, lo que ha logrado el Gallo, en el contexto de el reagrupamiento de fuerzas que reclama el futuro del país, fue fortalecer el eje del tablero político, dejando las puertas abiertas para que de lado y lado, de la izquierda, si aún existe y la derecha, si aún no ha muerto, los desencantados vayan nutriendo ese eje ante cualquier eventualidad.

EL GUARALEO DEL CNE

A decir verdad, yo que conozco a Águila Uno como la palma de mi mano, estoy convencido de que si no hay salud, tampoco elecciones habrá. Sólo que todavía no saben como ingeniárselas para quedarse con el coroto, sin necesidad de elección. Provocar un estallido social, a partir, por ejemplo, de actos terroristas, es una opción para generar condiciones que hagan poco aconsejable convocar los comicios. Pero como no están nada seguros de lo que deben hacer, la orden que tiene el CNE es el de guaralear… lo que supone dejar correr el tiempo, lo más posible, antes de anunciar la fecha de las elecciones. Y a eso me refería al comienzo, cuando les hablé de la calma chicha, del momento en que nadie se atreve a dar el primer paso. Porque lo mismo está ocurriendo en la MUD, que tampoco se decide a correr la fecha de las primarias hasta tanto se conozca la fecha definitiva de las elecciones, no vayan a quedarse, ya lo dijimos una vez, como novia de pueblo. Con un candidato o candidata peinadito, perfumadito, vestidito, pero a falta de faena, solito y alboratao.      

AQUÍ TODOS SON ZORROS

En lo mismo anda Águila Uno que, ante las críticas y el que dirán, y preocupado por la recaída del Cóndor, decidió hacerse su tercera quimio en el Hospital Militar, claro, con la misma fórmula y los mismos médicos que lo trataban en Cuba.  Después de todo, tampoco son cubanos. Águila Uno tampoco quiere dar un paso en falso.      Luego de haberle entregado, para nunca más volver a ver, reservas a dos de sus grandes acreedores, me refiero a Rusia y China, y después de haber decidido traerse al país todas sus reservas en oro, se quedará por ahora en la expectativa. 

Entretanto, el zorro Gadafi anda desaparecido. A lo mejor, como Montesinos, anda  por aquí, aunque a lo mejor, zorro al fin, aún permanece al norte del Sahara, pero lo cierto, mis amigos pajarracos y pajarracas queridas, es que desde aquí, y mucho antes de que la revolución de los jazmines derrocara a Mubarak, mucho antes, vaticinamos que después del egipcio caería Gadafi, seguido por Saleh y finalmente por Assad. Saleh se salvo de chiripa de un atentado, y está fuera de su país dizque recuperándose, mientras Assad, rodeado ya por los “propósitos geopolíticos de Arabia Saudita, Turquía, Israel y EE.UU.” que le son adversos y lo quieren fuera, le queda un solo amigo, Ahmadinejad en Irán, que rodeado de Ayatolas, que tampoco lo quieren mucho, pronto se quedara más solo que pobre de solemnidad.

Bien, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. Estamos en tiempo de espera, a la expectativa que precede la tormenta. Imagínense si Águila Uno se quedó anclado en Caracas, y la MUD en su mudez, como se sentirá el ungido, que no sabe por donde le saldrán los tiros, el Aguilucho, porque para águila le falta mucho, que anunció la candidatura y luego se quedó pegado, el pájaro Mendo que está en la inútil espera de que un gobierno, que nunca le para a la OEA, a lo de él si le parará, y la pajarraquita María, que esa si anda revoloteando, pero no porque tenga donde ir, sino porque no sabe sobre que ramita posarse.

Así es, mi querida manada, todos están alerta, nadie se atreve a avanzar, y se va imponiendo una calma chicha, la calma que anticipa las tormentas, tormentas con grandes truenos, tantos y tan sonoros, que los pájaros desparecen y dejan tranquilas mis cosechas, dándome tiempo, mucho tiempo para pensar y pensar

 
EspantapájarosNo photo
Top