El catcher de las estrellas

El panameño Carlos Ruiz le recibe a una rotación de lujo en las Mayores

LUIS E. RANGEL
lrangel@miamiherald.com

Roy Halladay - Carlos Ruiz

Las únicas veces que Carlos Ruiz se ha montado en un montículo de Grandes Ligas es para hablar con el lanzador de turno. No obstante, el catcher panameño guarda, como el celo con el que se cuida un tesoro, una réplica del premio Cy Young de la Liga Nacional, que le regalara su compañero de equipo Roy Halladay.

El gesto de Halladay, quien se llevó la distinción al mejor pitcher del Viejo Circuito en el 2010 de forma unánime, muestra el valor que tiene Ruiz en la mejor rotación en el béisbol y que ha sido calificada además por muchos analistas como una de las más brillantes en la historia.

“Roy siempre me ha dado bastante crédito, pero yo digo que el crédito lo tiene él, porque el trabajo y el esfuerzo diario que hace es increíble. Es un ejemplo a seguir. Ese regalo es un tesoro que guardo de manera especial”, admitió Ruiz, de visita en Miami para la serie de tres encuentros que realizaron Filis de Filadelfia ante los Marlins de Florida.

Y Halladay tuvo motivos de sobra para sentirse obligado a compartir de alguna forma su premio con su catcher de todos los días.

Según USA Today, en el 2010, Ruiz fue el primer receptor que sumó 200 innings detrás del plato recibiéndole los envíos a Halladay en una temporada, y durante ese lapso el derecho tuvo efectividad de 2.13. Esa cifra significa, y de lejos, el porcentaje de carreras limpias permitidas más bajo que ha tenido el pitcher con cualquier otro máscara con el que haya trabajado al menos 100 episodios.

“Para mí, ha sido el mejor momento que he tenido en mi vida con un catcher”, dijo Halladay a USA Today. “Trabajar con él lo hizo mucho más divertido”.

¿Cómo llegó Ruiz a integrarse tanto a un pitcher tan intenso y enfocado en su trabajo como Halladay?

Todo empezó a su llegada en la gran carpa cuando recibió las instrucciones de un veterano del montículo, el zurdo Jimmy Moyer.

“El conversaba mucho conmigo, y una de las cosas que más aprendí de él, era que tenía que conocer mucho a los lanzadores, me decía que debía aprender a saber qué cosas les gustaba y que no. Y eso lo he puesto en práctica. Me ha dado resultados”, apuntó.

En Filadelfia además de recibir los pitcheos de Halladay, también le toca hacerlo con Cliff Lee, Roy Oswalt y Cole Hamels, un grupo que suma tres Cy Young, 16 selecciones al Juego de las Estrellas y seis temporadas de 20 o más triunfos.

“Todos son diferentes, especialmente en su personalidad. Roy, por ejemplo, se concentra súper bien a la hora de lanzar. Cliff, en cambio, se toma las cosas con más tranquilidad, es más relajado”, aseveró.

Pero Ruiz no sólo ha sobresalido por su labor detrás del plato. Su ofensiva, aunque menos promocionada, está entre las mejores en los jugadores de su posición. Por ejemplo, exhibe porcentaje de embasamiento de .369, el segundo más elevado entre los catchers en las Mayores con al menos 300 apariciones en el plato.

 
Top