El calendario no cambió nada

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

 

Valió la pena, Águila Uno, que me metiera la semana pasada en tu pensamiento y que, tú, a la inversa me leyeras, porque tu decisión de fijar la fecha de las elecciones presidenciales fue inmediata. Creo que es buena la metodología. Yo me adentro a la media noche en tu pensamiento, aprovechando la paz de estos días, y tú al leerme, reflexionas, y así, aunque le parezca extraño a quienes me leen, a Uds., mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, vamos dándole forma juntos, Águila Uno, TÚ Y YO, a un devenir que, con ese médico de cabecera que tienes, no es difícil de adivinar.

Por ejemplo, fijaste el 7 de octubre para la elección presidencial, pero dejando la fecha abierta para la elección de gobernadores y alcaldes. Y yo que te conozco bien, sé exactamente lo que estás pensando. El 7 de octubre no corresponde a ninguna de las etapas lunares que a ti te gustan, de manera que lo único que fijaste fue la fecha más temprana en que estas elecciones se puedan realizar, cuando en verdad, la que más te conviene es el 18 de enero o más allá. Por eso no te amarras a ninguna fecha en diciembre, ni tampoco para la elección de alcaldes, sólo al mes, permitiéndole al CNE, bajo cualquier pretexto, correr la fecha, de acuerdo a como te vaya yendo con tu salud. Bien pensado.

Claro, tú y yo lo sabemos, Águila Uno, que la presión era demasiado grande. Si no fijabas fecha, hasta los tuyos se iban a alebrestar. Enfrentarse a la nada asusta a cualquiera. En cambio, colocar una fecha, una sola, el 7 de octubre, aunque sea de mentirita, despeja el camino y el CNE puede recuperar la credibilidad que, por falta de definición tuya, venía perdiendo aceleradamente.

La venganza de los runrunes

Además, de paso te vengaste, Águila Uno, del pajarraco de los runrunes. ¡Jajaja! Como se siente merecedor del Premio Nobel por haber develado la naturaleza de tu enfermedad, le pusiste un peine y quedó como pajarito en grama. Dejaste correr que ibas a adelantar las elecciones al mes de marzo y, en seguida, sonaron sus trompetas de alerta. El pajarraco Ismael, tan golpeado con el retorno de Didalco, comenzó el alboroto en la MUD, pidiendo adelanto de las Primarias. Los de Tercero Justicia también. Pero cayeron por inocentes ¿Cierto, Águila Uno? Ya te veo a distancia con el uso de mi telescopio mental. Te moriste, pero no del Cáncer, sino de la carcajada, al ver cómo se alborotaron, cuando tú lo único que pretendías era salvarle un ojo al gallo, dándole al CNE un “mínimo denominador común”. O sea una fecha antes de la cual, por ningún motivo, podrán realizarse elecciones, dándote tiempo a ti, tal como te lo recomendó Fidel, para sanarte en sana paz, mientras él, el Cóndor del Caribe, y su hermano el Condorte, toman también sus previsiones.  Pero qué dulce fue la vengadita ¿verdad, Águila Uno? Qué sabroso te sentiste al ver al esquilador trasquilado. ¡Jajaja!

Tres opciones con dos variantes

Pero óiganme bien, mis queridos pajarracos, no vayan a pensar que Águila Uno toma decisiones si verle cuando mínimos tres o cuatro aspectos favorables, aunque la norma del Cóndor del Caribe, sean siete. Lo primero, ya lo vimos. Al fijar la fecha, le quitó al CNE la presión que tenía encima, que no era poca. La segunda también se las adelanté. Al colocar el 7 de octubre, sin fijarle fecha a los eventos posteriores, solo los comprometiste a no hacer la elección antes de esa fecha, dejándolos en “plena” facultad para correr la fecha, si hubiera que hacerlo.

Pero hay por lo menos un aspecto adicional, con dos variantes, que pasó por tu mente, Águila Uno. Y todavía hay más. Una variante es terminar de liquidar las gobernaciones, si sales triunfador, como sin duda lo esperas, las eliminas y a las alcaldías también. Pero, por ejemplo, si la victoria es apretada, podrías pasar a la segunda variante. Aprovecharías el cansancio físico y la desmoralización del mundo opositor, para convertirte en portaviones de todos tus candidatos. O sea, que no solo fijó, Águila Uno, la fecha más temprana de las presidenciales, sino que a la vez estableció que éstas serán antes, un poquito antes de las regionales… para agarrarlos cansados.

El One-Two

¿Que no se habían dado cuenta, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas? Pues ya verán. En 2004, después del negociote avalado por Jimmy Carter y manejado tras bastidores por Mujiquita, Águila Uno lanzó las elecciones a gobernador y las ganó casi todas. El referendo revocatorio fue el 15 de agosto y el 31 de octubre, o sea dos meses después, realizaste la elección de gobernadores, ganando -con la ayuda de las maquinitas, claro,-  17 de las 22 gobernaciones. Entre ellas, la de Carabobo, donde le agregaste veinte y pico puntos al General Acosta Carlez, y si se salvó el pajarraco Rosales, que enfrentaba a otro Generalote, recién egresado del ejercicio de sus funciones, fue porque a ese pajarraco, ya lo tenías prensado por haber firmado el decreto de Carmona, y para él tenías otros planes a futuro.

Pero esa fue solo la primera experiencia con el one-two. ¿Se dan cuenta, mis queridos pajarracos, que hasta aquí en el descampado se logra aprender inglés? Pues bien, en 2008, Águila Uno se valió de algo similar. Había perdido Carabobo y la Alcaldía Mayor, pero su principal objetivo ahora era alcanzar el derecho a ser reelegido indefinidamente hasta 2031. O sea ganar el derecho que en diciembre de 2007, el pueblo le había negado. Y ¿qué hizo? Aplicar nuevamente el one-two. No se habían encargado aún los nuevos gobernadores, y se venían encima las navidades, cuando de sorpresa anunció un referendo constitucional para permitir la reelección indefinida. Con gobernadores opositores contentos, los menos, o descorazonados, los más, y con los partidos quebrados, todos, y un porsiacaso de las maquinitas, no fue difícil lograr su cometido. Eso fue el 15 de febrero de 2009, Águila Uno. Y la otra noche te vi pensarlo, “¿Que tiene de malo? Colocando las elecciones a gobernador inmediatamente después el año que viene, les aplico el one-two a esos carajos (las palabras son tuyas, Águila Uno) “se las aplico completa a esos carajos que lo que están es esperando que yo me muera para poder ganar una elección”.

A paso de cangrejo

Total que valió la pena, Águila Uno, que me metiera la semana pasada en tu pensamiento y que tú, a la inversa me leyeras, porque tu decisión de fijar la fecha de las elecciones presidenciales nos ha aclarado bastante el panorama. Ya conocemos la metodología. De aquí en adelante seguiremos dándole forma, juntos, TÚ Y YO, Águila Uno, a un devenir que no es difícil adivinar.

Mi querida manada, vamos a estar claros. Con el anuncio del CNE no ha cambiado nada. Por el contrario, la cosa se ha puesto más enrevesada. Me los imagino en la MUD, más enredados aún, después que lean estas reflexiones.  Y no es para menos, cuando el cáncer amenaza a Águila Uno, y es Fidel el médico de cabecera, es a paso de cangrejo que la democracia avanza.

POST DATA

Esta semana Águila Uno descubrió que si bien el nuevo “mejor amigo” prefiere pelear con el pajarraco Uribe, y se hace de la vista gorda con la presencia de las FARC en Venezuela, los gringos, que desde 11-S no pueden ver bejuco porque culebra es, siguen con su acoso y no desistirán. Total que el General que atacó a Makled por narcotraficante, terminó narcotraficado. Vueltas que da la vida.

 

 

 

 
EspantapájarosNo photo

Un Comentario;

  1. María Hernández said:

    Amigo admiro profundamente tu inteligencia, por favor vuelve a la CABEZOTA del Aguilucho de Miraflores, entra en su pensamiento: a la inversa y a la derecha hasta espantarlo definitivamente.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top