La paz de King

Luis Xavier Grisanti

Luis Xavier Grisanti


LUIS XAVIER GRISANTI
lxgrisanti@cantv.net 

El pacifismo de King mantiene vigencia en la lucha contra nuevas formas de exclusión

El 28 de agosto de 1963 el líder de los derechos civiles Martin Luther King, de 34 años, pronunció un discurso en Washington que cambiaría la historia de Estados Unidos. I have a dream es una de las piezas oratorias más influyentes del siglo XX. El discurso abogaba por la reconciliación y la armonía entre razas y religiones ante la segregación racial que sufría su país.

Estados Unidos recién ha inaugurado una estatua de 10 metros del pastor baptista en el parque nacional donde sólo se ubican los monumentos a George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Lincoln.

La década de los ‘60 fue peligrosamente violenta para la democracia norteamericana. La guerra de Vietnam desgarró la sociedad y los asesinatos de John y Robert Kennedy y del propio Dr. King dejaron un saldo moral de profunda frustración.

Estados Unidos estuvo a punto de entrar en una nueva guerra civil. El reverendo King, inspirado en las enseñanzas de resistencia pacífica de Mahatma Gandhi, no sucumbió al llamado a la confrontación de algunas minorías de ambos bandos.

Este cronista acaba de visitar el museo y casa natal del Dr. King en Atlanta. Medio siglo después podemos afirmar que su sabiduría, su fe cristiana y su formación académica -doctor en teología-, le dieron las herramientas para triunfar en su lucha por la igualdad social bajo dos ejes esenciales: la discriminación es violatoria de la Constitución y contraria a los valores de las iglesias judeocristianas y del islam.

Si la elección del primer presidente afrodescendiente de Estados Unidos fue un hito en el rescate de los derechos civiles, hoy persisten nuevas formas de exclusión social para cuya erradicación el pacifismo de Martin Luther King mantiene vigencia.

 

 

 
Top