El deporte escolar transita un camino sin entusiasmo

Luis Hernández Estrella

 

DESDE   LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com

Ya se ha hecho costumbre en Carabobo los cambios de jefe de la Zona Educativa, algo por demás  improcedente y en perjuicio no sólo de la continuidad en el trabajo, sino en detrimento de áreas  como la coordinación de deporte que no escapa a quienes llegan a posicionarse como jefes   porque traen más atrás a sus inmediatos colaboradores de mayor confianza, para que se  desempeñen en todas y cada una de las oficinas.

La educación física y el deporte escolar no transitan por un camino de mucho entusiasmo por  parte  de  profesores, sin  embargo el año escolar  pasado  tuvo  un  repunte   considerable  en  cuanto a  los   institutos  educativos   participantes. El  deporte  escolar  ha  estado  divorciado  de  la  realidad  existente  en  los  planteles  y  hay  el compromiso  de  sacar  adelante  la  actividad  en  beneficio  de  la  cantidad  de  jóvenes  que  se  quedan  sin  la  participación  en  los  eventos  programados, no  sólo  por  parte  de  la  Zona  Educativa,  sino  por  los  diferentes  gremios  que  agrupan  a  los  colegios  privados de  Carabobo;  hay  que  buscar  las  estrategias  con  la  finalidad  de  inyectar  a  dicha  actividad   algo  novedoso  que  posibilite   atraer  no  sólo  a  profesores  y  directores, sino  a  todos  los  niveles  educativos  por  cuanto,  comenzando  por  los  más  pequeños,  éstos  han  estado  relegados  a  actividades  recreativas  con  sentido  lúdico  que  motiven  al  amor  por  el  deporte.

Estamos  conscientes  de  que  la  prioridad  es  mejorar  el  perfil del  deporte  y  para  ello  hay  que  esforzarse  al   máximo  para  atraer  a  quienes  están  por  fuera  de  la  competencia  y  para  buscarle  una  mejor  posición  a  Carabobo  en  los  eventos  que  se  programen  a  nivel  nacional. La  cosa  no  es  sencilla  hay  que  proporcionarle  los  medios  a  escuelas  y  liceos  que  no  disponen  de  recursos  para  participar  en  las  competencias;  las  mismas  instituciones  en  la  parte  de  las  estructuras  físicas  están  deterioradas  en  su  mayoría  y  las  canchas  adolecen  del  mantenimiento  necesario  para  que  se  cumpla  medianamente  la  actividad;  jóvenes  sin  el  incentivo  apropiado  para  cumplir  con  el  requisito  semana  a  semana  con  una  actividad  que  sirve  más  como  recreación  que  de  competición. Algo  se  debe  hacer  para  rescatar cuanto  queda.

El  deporte  escolar  desde  la  Zona  Educativa  hay  que  darle  un  impulso  significativo  que  trascienda  desde  Educación  Inicial  hasta  quienes  cursen  5to  año. El  asunto  está  en  abrir  las  puertas  y  unir  a  tantos  públicos  como  privados  en  un  sólo  programa  por  diferentes  niveles  y  realizando  los  respectivos  campamentos  y  tryo  out  en  niveles  medios  con  la  finalidad  de  captar  a  los  jóvenes  y  para  masificar  y  reorientar  el  deporte  escolar  en  sentido  general.

 
Top