El balance del BCV rojo, rojito

Ángel Garcia Banchs


ÁNGEL GARCÍA BANCHS
opinion@angelgarciabanchs.com
Twitter: @garciabanchs

 

 

Los traspasos al Fonden de divisas sin contrapartida en bolívares (i.e. a cambio de nada) reducen el respaldo del bolívar y causan devaluación, puesto que significan pérdidas para el Banco Central de Venezuela (BCV) que deben ser compensadas con revaluaciones del activo en divisas expresado en bolívares; es decir, con aumentos de la tasa de cambio y, por tanto, de la tasa de inflación, fundamentalmente asociada al componente importado.

De hecho, tal y como lo refleja Econométrica, en su reporte VI-2011 del mes de agosto, el tipo de cambio oficial tendría que llegar a alrededor de 6,70 BsF/$ para compensar las pérdidas producto de los traspasos al Fonden hasta la fecha, y poder a la vez mantener un ratio patrimonio/activo del orden del 19%, promedio observado durante el chavismo (1999-2010). Esto no quiere decir que la próxima devaluación será de 4,30 BsF/$ a 6,70 BsF/$, pero sí que para limpiar las pérdidas hasta la fecha por los traspasos al Fonden el tipo de cambio tendría que ir ajustándose en esa dirección.

Dada la autorización de la Sudeban, según los oficios N° SBIF-DSB-II-GGI-GI6-12493 de fecha 18 de julio de 2007 y N° SIB-IP-GIBPB1-03799 del 22 de febrero de 2011, el Banco Central de Venezuela publica en su balance de activos y pasivos (http://www.bcv.org.ve/pdf/balances/baljun11.pdf) un patrimonio de signo positivo del orden de unos 34,0 mil millones de bolívares fuertes a junio 2011, cuando, en la práctica, sabemos que es negativo en alrededor de unos -16,0 mil millones de bolívares fuertes, al menos si descontamos los traspasos al Fonden que faltan aún por llevarse a pérdidas (50,0 mil millones de bolívares fuertes), tal y como las prácticas contables tradicionales sugerirían.

En rojo el patrimonio del BCV, y en mínimo sus reservas (ambos hechos irrebatibles), al Gobierno Nacional sólo le queda apelar a sus relaciones con países como China y Rusia para conseguir las divisas suficientes con que procurar, si es que en verdad pueden, postergar la devaluación más allá de las elecciones del 2012. Ahora mismo, Giordani y el Ministerio de Finanzas en general organizan misiones, buscando dólares donde puedan, mientras colocan velas a todos los santos para que se incremente el precio del petróleo. Claro, como siempre, si esto último no pasa, seremos nosotros, nuestros hijos y nietos, quienes paguemos, por ahora.

http://www.angelgarciabanchs.com/

@ELUNIVERSAL

PhD en Economía Política de la

Universidad de Siena, Italia y

Director de Econométrica Profesor del CENDES y FACES/UCV

 

 

 
Top