Sin talento humano

Fernando Fernández


FERNANDO M. FERNÁNDEZ
fernando.fernandez@bakermckenzie.com 

El bien intangible de la “sociedad del conocimiento” fue proscrito por una nueva ley

La LOCTI eliminó el talento humano de su texto. De un plumazo se destruyó, sin consulta y de forma inconstitucional, uno de los pocos instrumentos legales que desarrollaban de forma equilibrada el derecho humano a la cultura y el conocimiento. Ese fue un derecho adquirido de los trabajadores y profesionales que se obtuvo sin contrato colectivo ni huelga alguna. Hablo del derecho a invertir en el saber consagrado en el artículo 98 de la Constitución desarrollado por la LOCTI de 2005.

El término talento humano se erradicó írritamente de la LOCTI de 2005, lo cual es una herida mortal para los miles de trabajadores que se beneficiaron con proyectos de adiestramiento, actualización, cursos de pregrado y postgrado dentro de las empresas y ejecutados por las universidades y centros educativos de las diferentes especialidades. El bien intangible de la “sociedad del conocimiento” fue proscrito por una nueva ley que establece que las grandes cantidades de dinero que se mueven por causa de este impuesto irán a instituciones flagrantemente políticas, con fines manifiestamente ideológicos.

Son varias las demandas de nulidad intentadas, con escritos muy bien sustentados desde el punto de vista jurídico y fáctico. Las universidades han levantado su voz de protesta. Los científicos más destacados también. Las empresas ya hablaron. Falta que los miles de ex-beneficiarios de las inversiones LOCTI 2005, se manifiesten. Ellos son quienes más perdieron. Se les arrebató un derecho.

La Sala Constitucional del TSJ tiene en sus manos respaldar la letra y espíritu de la Constitución de 1999. El talento humano es el bien jurídico tutelado. No debe permitirse la desviación del dinero hacia fines políticos e ideológicos.

@ELUNIVERSAL

 

 

 
Top