Tenaza arrendaticia

Juan M. Raffali

Juan M. Raffali

JUAN M. RAFFALLI
jraffalli@rdhoo.com

Quienes necesiten arrendar se las verán negras para conseguir casa

Está por aprobarse la Ley de Arrendamientos de Viviendas, la cual junto a la Ley Contra el Desalojo Arbitrario de Viviendas, constituye una tenaza que hace inviable la figura del alquiler para el propietario. Este tipo de instrumentos en lugar de beneficiar a los que más necesitan protección terminan por perjudicarlos pues, a no dudarlo, el déficit de viviendas para alquiler seguirá aumentando. Nadie sensato pone en riesgo su propiedad ante la existencia de normas que, entre otras cosas: No aseguran recuperar oportunamente la posesión del bien arrendado, ni siquiera ante el incumplimiento más grosero; obligan a arrendar por lo menos durante tres años; limitan el canon a 3% anual y solo permite revisarlo cada tres años cuando vivimos una inflación galopante; eliminan las garantías contractuales como depósitos y fianzas de fiel cumplimiento; confieren derechos de uso a cualquier ocupante en caso de fallecimiento del inquilino; obligan a la aprobación previa de una Superintendencia los contratos que suscriban los particulares; confieren competencias a esa Superintendencia para fijar los precios de los inmuebles para la fijación del canon y en caso que el inquilino adquiera el inmueble; no consideran la ubicación y el precio de adquisición como parámetros para fijar el valor del inmueble y de los cánones de arrendamientos; obligan a los constructores a alquilar el 10% de los inmuebles construidos a alquiler (¿quién va a construir viviendas?); posibilitan la expropiación en caso de reincidencias en multas.

Bajo esta tenaza legal arrendaticia, el sector vivienda se contraerá mucho más. Ello supone que quienes necesiten arrendar se las verán negras para conseguir casa y evidentemente el gobierno no se las puede suministrar. Parejas jóvenes y personas de bajos recursos recurrirán a la nefasta salida de vivir arrumados en anexos, platabandas ilegales, o incluso dentro de las casas de sus padres o familiares cercanos. Se dificultarán los matrimonios y las llamadas “uniones familiares estables” y la calidad de vida menguará aún más. Una cosa es controlar los abusos mediante normas razonables y otra muy diferente es llegar al extremo de estas leyes. Al final todo será puro populismo efímero pues el descontento social por la escasez de viviendas se incrementará sin remedio.

 

Un Comentario;

  1. Flor M. de Nouel said:

    Bajo esos artilugios leglales están despojando al propietario de su inmueble. Sin autonomia para decidir sobre su patrimonio lo convierten en un paria, dependiente del Régimen: En comunismo nada es beneficio individual, todo es colectivo, en que unos pocos trabajan para usufructo de muchos.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top