¿Soberanía?

ALBERTO LOSSADA SARDI

 

Ni siquiera por amor propio reconocen que Guyana ha despreciado todo intento de aproximación a ella, entre ellos la oferta de integrarse a la ALBA

Bastante se han llenado la boca estos “pioneritos” comunistas disfrazados de militares garantizando que la Fuerza Armada está presta a defender al país y repeler “invasiones”, y citan como prueba los aviones Sukhoi, los helicópteros MIG y los fusiles de asalto Kalashnikov. En su grandilocuencia, anuncian que harán “morder el polvo” al imperio si osa invadir, y su máximo conduttore amenaza con que éstos enfrentarán a “los hijos de Bolívar” y demás bravuconerías por el estilo.

Difícil meta la propuesta: los Sukhoi sacian su hambre con salitre en las bases en que se encuentran, los helicópteros rusos comprueban la existencia de la ley de la gravedad y los Kalashnikov son más fáciles de encontrar en cualquier cárcel que en donde deberían estar…

A este discurso pleno de retórica barata se le debe sumar la crónica incapacidad logística de los uniformados. ¿Recuerdan los diez batallones en la frontera ordenados en cadena nacional por el conduttore…? Creo que aún los están esperando.

Pero como suelen ser las cosas, inesperadamente se presenta una amenaza a la soberanía nacional, esa misma con que se llenan la boca los chavistas a todo nivel. Guyana modifica, inconsultamente, su plataforma continental cerrándonos la salida del delta del Orinoco al Atlántico. Una verdadera invasión[i], aunque pretendan dorar la píldora hablando de “amistad” y la tan manida “solidaridad” (¿con quién nos despoja intencionalmente de nuestros derechos?)

¿Dónde están las declaraciones y comunicados que tal hecho merece? ¿Dónde las rimbombantes palabras de “defensa de la soberanía”? Ni siquiera por amor propio reconocen que Guyana ha despreciado todo intento de aproximación a ella, entre ellos la oferta de integrarse a la ALBA (que pareciera más ocaso que otra cosa) y tenemos que ser nosotros quienes busquemos palabras de tolerancia y comprensión hacia quien no tiene ningún interés en ello…

¿Justificarán los “pioneritos” de alguna manera ese medallero de utilería con que engalanan uniformes inventados por la incoherencia de su conduttore? Y vale esto porque, en una cancillería desmantelada y reducida a su más mínima expresión, ninguna solución podrá ser aportada por quienes ocupan los escritorios de funcionarios experimentados y patriotas que fueron corridos en una auténtica caza de brujas para llenar de dólares en el exterior a compinches, parientes y demás fracasados…

Podrán decir lo que quieran de Marcos Pérez Jiménez o de Jaime Lusinchi; lo que nunca podrán es acusarlos de TRAICIÓN A LA PATRIA

http://www.analitica.com

 
Top