Chávez y sus cosas raras

ANGÉLICA MORA

La enfermedad y todo lo que rodea a la hoja clínica de Hugo Chávez sigue en el misterio. Más aún su localización física desde que llegó a Caracas el viernes pasado procedente de Cuba. El vicepresidente Elías Jaua anunció que el presidente Chávez se comunicó vía telefónica el lunes desde Miraflores, con el consejo de gabinete número 779 que se realizó en Miraflores.

 Las especulaciones sobre su salud saltaron de nuevo debido a ese detalle. Si Chávez realmente estaba en el Palacio podría haberse asomado a la ventana y haber agitado la mano en señal de saludo a sus ministros. Eso no contagia a nadie.

A menos que:

 1.- Siga mal y no quiera que la noticia se riegue por todo el país e internacionalmente.

 2.- Piense que el misterio le sirve para mantener al electorado y la oposición en ascuas.

Mientras tanto, según me cuentan mis fuentes, en los pasillos de Miraflores y ante el secretismo palaciego, se mueve la intriga.

Sobre todo se especula sobre el número exacto de sesiones de quimioterapia que ha recibido el Mandatario. Algunos dicen que seis y otros sólo tres, porque aunque no se ha hecho público, hubo que suspender una terapia por la extrema debilidad del paciente.

 Agregan las fuentes que siguen los emplastos de hierbas y masajes aplicados al Presidente. Acompañados de brebajes preparados con frutas y hierbas llegadas de Cuba y mates de coca enviados por su homólogo de Bolivia Evo Morales. Y derrame de líquidos en honor a la “Pachamama”.

También siguen las visitas especiales donde se destaca gente “vestida rara”. Llegan indígenas, sacerdotes católicos y otros religiosos de diferentes cultos.

 Se ofician misas, ritos y ceremonias con cantos litúrgicos. Se realizan actos especiales de santería, donde sólo los allegados a Chávez pueden estar presentes.

Las visitas de asesores cubanos que arriban desde La Habana son constantes.

 Una vez llegados al Palacio pasan directamente a las habitaciones privadas del Presidente.

Mientras tanto se dice que hay quienes se han sentado en el Sillón Presidencial “jugandito a ver cómo se siente”.

Por eso, se predice que volarán plumas en Miraflores las próximas semanas, y no procedente de las que se matan en actos de santería, sino arrancadas de las mismas filas de los chavistas luchando por el poder… en caso que el puesto presidencial quede vacante.

http://www.diariodeamerica.com

 

 
Top