Índices de desolación

Carolina Jaimes Branger

CAROLINA JAIMES BRANGER
@cjaimesb
cjaimesbranger@gmail.com

 

“Si usted no quiere ponerse a temblar, le recomiendo que no lea este artículo”

Hace unos días un amigo me preguntó si había visto el último reporte del Foro Económico Mundial. (http://www3.weforum.org/docs/WEF_GCR_Report_2011-12.pdf). No lo había visto, pero ahora deseo no haberlo hecho. Porque una cosa es imaginárselo y otra totalmente diferente es constatar -cifras en mano- nuestra caída libre al abismo.

El foro, que anualmente reúne en Davos a lo más granado de la intelectualidad, empresa, política y medios de comunicación mundiales, produce un informe que mide las distintas variables de desarrollo de 142 países.

Recomiendo visitar el link para conocer los indicadores que se tomaron en cuenta para establecer los índices. Un estudio serio y profundo, acucioso y detallado. Sería una verdadera irresponsabilidad no tomarlo en cuenta.

Tomemos el índice de competitividad, por ejemplo. La competitividad definida como “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”, nivel de productividad que a su vez establece el nivel de prosperidad que puede ser alcanzado por una economía.

Este año Suiza mantuvo el primer lugar que también tenía el año pasado. Singapur subió del tercer al segundo lugar, Suecia bajó del segundo al tercero y Finlandia subió del séptimo al cuarto. Estados Unidos, que en 2010 aparecía de cuarto, hoy está de quinto. Siguen Alemania, los Países Bajos, Dinamarca, Japón y el Reino Unido. Los diez países a la cabeza del mundo en institucionalidad, infraestructura, ambiente macroeconómico, salud y educación primaria, factores claves e imprescindibles del desarrollo.

Venezuela, en esta tabla, aparece en el muy deshonroso puesto 124, dos todavía más abajo del ya vergonzoso 122 que obtuvimos el año pasado. El único país de América Latina por debajo de nosotros es Haití.

Estamos en la transición del estadio 1 al 2, en un total de cinco estadios de desarrollo. Los latinoamericanos que nos acompañan en ese estadio son Guatemala, Guyana, Honduras y Paraguay. Por debajo de nosotros, en el estadio 1, están Bolivia, Haití y Nicaragua.

Sé que el gobierno dirá que son cosas del imperio, de la CIA, del capitalismo y todas las cosas que dice cuando evade sus culpas. Pero yo me siento muy mal porque sé que no es así. Volveré sobre este tema. Es demasiado importante. Es demasiado vital.

 
Carolina Jaimes BrangerCarolina Jaimes Branger
Top