CAP se reivindica

ADOLFO P. SALGUEIRO
apsalgueiro@cantv.net 

Fue Pérez y no Chávez quien inventó la cooperación Sur/Sur y la Multipolaridad

CAP fue una personalidad polémica. Eso significa que algunas de sus ejecutorias agradaron a unos y enojaron a otros. Si se pasa por el gobierno sin levantar ronchas es casi seguro que el ciclo no haya sido determinante de cambios importantes. Así el caso de Medina Angarita, Pérez Jiménez y el propio CAP cuyos días de poder concluyeron hace mucho pero aún son objeto de evaluación controversial.

Carlos Andrés Pérez

En todo caso, tratándose de políticos la clave está en determinar si su gestión pública fue positiva o no para el país.

Hoy, cuando CAP regresa para mezclarse con su tierra, es momento propicio para un breve balance. Antes de hacerlo conviene aclarar que este columnista fue más amigo del personaje durante los años que transcurrieron entre sus dos pasantías por Miraflores (1979/1989) y en los que siguieron a su desplazamiento. Durante su primera presidencia apenas iniciábamos nuestra militancia política y no teníamos acceso a esas alturas. Durante la segunda tuvimos muchas coincidencias y pronto algunos desencuentros producidos por esas cosas del poder que nos alejaron. Sin embargo tan pronto CAP llegó a la cárcel de El Junquito y posteriormente cumplió condena en su quinta de Oripoto donde lo visitamos diligentemente mes a mes, a veces solos, otras en compañía de Efraín Schacht Aristeguieta, el excanciller que le permaneció leal hasta el fin. Después, durante su exilio en Miami conocimos su apartamento, hablamos muchas veces por teléfono, salimos a comer, etc., conversando siempre sin restricción de aciertos y errores los cuales en muchos casos reconocía sin soberbia alguna.

En los diez años de CAP fuera de Miraflores viajamos juntos por Venezuela y el exterior. Allí constatamos de primera mano el prestigio que tenía. Juntos fuimos una vez al Perú para la campaña de Alan García en 1985. Era tal su popularidad que en una caminata en Trujillo nos vimos en la necesidad de avisarle la conveniencia de que no agitara más los brazos para no opacar al candidato local. Aceptó de inmediato.

La impronta de CAP en la política mundial es realidad. Fue él y no Chávez quien inventó la cooperación Sur/Sur y la Multipolaridad. Contribuyó para que Venezuela fuera referencia de democracia, seriedad y cooperación, a veces con algunos errores (regalarle un barco a Bolivia).

Es cierto que a su lado medraron personajes poco recomendables y que -con o sin su aprobación- hicieron negocios poco transparentes. Eso debe contabilizarse en el pasivo pero no puede ignorarse en el activo el logro de la descentralización, la nacionalización petrolera de 1976 concluida en forma civilizada y sin confrontación alguna; la fundación de una Pdvsa apolítica, eficiente y meritocrática, la expansión de las empresas de Guayana, el plan Gran Mariscal de Ayacucho, etc.

De CAP podrá decirse lo que se quiera pero jamás podrá desconocerse su condición de demócrata a carta cabal que se caló juicios y prisiones sin que a la vuelta de los años abrigara odio alguno. Por eso CAP llegó al cementerio en hombros del pueblo que voluntariamente quiso acompañarlo y por eso es que muerto comienza con fuerza a reivindicarse.

 

 
Adolfo P. SalgueiroAdolfo P. Salgueiro
Top