iINSPIRE PRO

Eli Bravo

ELI BRAVO

“Tienes que creer en algo. Tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea”

Recordar que algún día vas a morir es la mejor forma de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder” le dijo un emotivo Steve Jobs a los estudiantes de la Universidad de Stanford en 2005. Él sabía de lo que hablaba. Un año antes le habían diagnosticado cáncer de páncreas, y tras una operación, tenía la esperanza de vivir varias décadas más. Luego le trasplantaron un hígado. Finalmente su sistema operativo se colgó, tras una larga y pública batalla contra el cáncer.

Steve Jobs sabía que la muerte “probablemente la mejor invención de la vida” estaba a la vuelta de la esquina y por eso vivió cada día como si fuera el último: escuchando su corazón y su intuición. Así le dio al mundo algo más importante que tecnología, innovación y emprendimiento. Le brindó inspiración, el software más poderoso y necesario para los seres humanos.

Enfocado en el porqué detrás de su trabajo Jobs alteró las reglas del juego. Desarrolló productos innovadores, los mercadeó como nunca se había hecho, pasó de tener clientes a fanáticos y convenció a millones de personas de que nada es tan poderoso como una buena idea. Él era un provocador del espíritu creador, un verdadero revolucionario. Las frases finales de la campaña comercial “Piensa Diferente” de 1997 eran su manifiesto: “Porque la gente suficientemente loca como para pensar que pueden cambiar el mundo, son las que logran cambiarlo”.

Y lo hizo. Y se empeñó en decirle a todos que podían hacerlo. Y el mundo le compró el mensaje junto a todos sus productos, incluyendo la MacBook Pro donde hoy escribo. “Tienes que creer en algo. Tu instinto, destino, vida, karma, lo que sea” dijo a aquellos estudiantes de Stanford. Yo me quedo con esa frase.

El mejor producto de Steve Jobs no se puede comprar, descargar o hackear. Su iInspire es algo que sólo nosotros podemos conseguir, configurar y actualizar. Para ello siempre ayudan las palabras, los ejemplos y las experiencias, pero sobre todo, “no estar atrapado en los dogmas, eso es, vivir con los resultados de lo que otras personas piensan. No dejar que el ruido de las opiniones ajenas ahoguen tu voz interna”.

Steve tenía razón. La muerte nos hace valorar la vida, nos ayuda a recordar que nada podemos perder si la vivimos a fondo. Y no hay que fundar Apple para decir “me voy en paz”.

www.Inspirulina.com

@ELUNIVERSAL

 
Top