Con nombre y plazo de vencimiento

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

La semana pasada se los adelanté. Les dije que Fidel le iba a pedir a Águila Uno que se retirara por un tiempo, que hiciera lo mismo que hizo él al darle el pase a Raúl y que se quedara en la retaguardia, mientras superaba el chaparrón. Mientras hoy escribo, Águila Uno aún está en Cuba. No sé a ciencia cierta si ya Fidel le habló, si ya el Cóndor del Caribe encontró el momento propicio para abordarlo con un tema tan delicado. Pero si no lo hizo hoy lo hará mañana, tan pronto vea que la quimio lo tiene menos golpeado. Ya el terreno se lo preparó el pajarraco Navarrete, el médico que fiel a su credo, que no a su profesión, reveló la naturaleza de la enfermedad.

Ya estamos entrando en términos médicos más concretos y plazos de vencimiento. Antes se hablaba de cáncer en tal sitio o en tal otro. Ahora no, ahora se habla públicamente de un sarcoma, o sea de un cáncer de esos que no perdonan, y lo dice un reputado médico, y además adelanta que si acaso le quedan dos años de vida. ¿Por qué razón va un médico a revelar la enfermedad de su paciente, más cuando se trata de un médico familiar, si no es en un intento por lograr que Águila Uno siga los consejos del Cóndor para poder organizar la transición?

O sea que entre el bien del paciente y el bien de la Revolución, el pajarraco Navarrete, optó por la Revolución. Claro, la jugada es por bandas, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. El Cóndor no se arriesga a perder la confianza de Águila Uno, quiere abordarlo con la delicadeza del caso, sabe que no es fácil lograr que éste se desprenda fácilmente del PODER. Sobre todo, sabiéndolo tan desconfiado, de allí, que haya decidido pedirle por persona interpuesta al pajarraco Navarrete que diera la declaración que ha dado.

La sucesión es armada

El problema que confronta el Cóndor es más grave que un cáncer. Se trata de la supervivencia del régimen cubano. Y no encuentra como controlar a Águila Uno para que organice cómo debe ser su sucesión. Es preciso que se haga con urgencia. De allí que no solo tiene que convencer a Águila Uno de que delegue el poder, lo que no será nada fácil, sino también, convencer a su gente de que la cosa va en serio y que la sucesión hay que garantizarla a como dé lugar. ¿O es que acaso a Uds. se les pasó, que no lo creo, eso de que simultáneamente mandó a izar la bandera cubana en los cuarteles de Venezuela?

El Cóndor, si lo sé yo, que lo sigo desde hace muchos años, no cree sino en la salida militar. Por eso le alborotó el cotarro a Allende y se lo va a alborotar también en Venezuela, a quien quiera que le salga promoviendo una salida de paz. O la salida es militar o, si prefieren, miliciar. “¿Elecciones en Venezuela y arriesgar el poder, ahora que no tenemos candidato, y cuando los gusanos están bien organizados y van con un solo candidato? Que va, mi sangre, que va. Aquí hay que actuar con rapidez. Me duele decirlo, porque Uds. saben cuanto lo quiero, pero para poder organizarnos y actuar con rapidez, debemos sacar a Águila Uno del juego, porque en el estado de ánimo que está -y pensar que iba a ser mi sucesor- en el estado de ánimo en que se encuentra, lo vamos a perder todo.”

Yo espero estar equivocado, mi querida bandada. Pero lo que estoy viendo no me gusta, y si lo que mis poderes especiales han detectado, metiéndome en la cabeza del Cóndor, si termina siendo más que un deseo, a ponerse las alpargatas, Uds. que se las pueden calzar, que lo que viene es joropo.

El pajarraco Leo

Leopoldo se salió con la suya y metió a todo el mundo en el corral. Fijense Uds. Primero, valiéndose de las influencias de su padrino, logró hablarle a la internacional Socialista. Imagínense Uds. a un Amo del Valle, dirigiéndole la palabra a la Internacional Socialista. Claro, eso no es lo que era antes, cuando Rómulo no quiso vincularse, por estar plagado de comunistas, con los que había roto las amarras. No, no señor.

En la Internacional Socialista hoy día se sienta el ultra millonario que atacó a la negrita en un hotel neoyorkino, el Director del Fondo Monetario Internacional, si ese mismo, el que tenían candidateado los socialistas para quitarle el poder al pajarraco Sarkozy, Dominique Strauss-Kahn. También se sentaba hasta hace poquito el emisario de Mubarak de Egipto y de Ben Ali de Túnez, y pare Ud. de contar. Igualmente se sienta allí el pajarraco Henry. De manera que nada de extraño podía tener que el Pajarraco Leo se presentara allí, con todo y sus credenciales de Amo del Valle.

Pero es que no contento con llegar a allí, se le metió en el twitter a Álvaro Uribe, y luego introdujo una demanda, por cierto, con mucha razón, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Allí, el gobierno mandó a uno de sus abogados hábiles, al pajarraco Cabrera, si, el mismo que fue magistrado. Y sus argumentos casi que convencen a la Corte. El pajarraco Leo tiene todos los derechos políticos, argumentó el abogado. Lo que perdió, por malversación, fueron sus derechos de administrar los bienes públicos. Pero a la postre, la Corte Interamericana falló a favor el muchacho, y al Tribunal Supremo de Justicia no le quedó mas remedio que sentenciar de la misma manera. O sea, decir que sí, pero no. Que si se puede postular, pero no puede ejercer. Solo que dejó todo en un limbo. Porque si se puede postular, también se puede ejercer. Y como se trata de elegir al máximo administrador, al primer mandatario nacional, terminaron dándose con sus propias espuelas.

Total que el pajarraco Leo, ni tonto ni perezoso, le pasó la pelota a la MUD. El Ave Ledo, que de lerdo no tiene nada, le dio play a su postulación, de manera que si llega a ganar las primarias, tremendo lio en que se metió el gobierno… y todo porque Águila Uno, enfermo como está, no da pie con bola.

De allí la preocupación del Cóndor del Caribe. Se le está escapando la presa, y no puede andar con consideraciones, aunque sí con delicadeza. Con elecciones nada. Viva la Revolución. De allí Navarrete, de allí las banderas cubanas en los cuarteles venezolanos, de allí un cáncer, el sarcoma, que tiene nombre y plazo definido.

 

 
EspantapájarosNo photo
Top