El crédito, la clave

LUIS EDUARDO MURO
muro97@cantv.net

Todo esto es posible. Así funciona el mundo. Los únicos locos que vivimos en un país donde hay que comprar de contado y rápido, antes de que suba el precio, somos nosotros.

Para que la economía venezolana vuelva a un camino de crecimiento sostenido necesitamos que reaparezca el crédito.

Para que tengamos una idea del poco crédito que queda en el país, comparemos los créditos hipotecarios en Estados Unidos y Venezuela. Para agosto de 2011 el total de créditos hipotecarios en Venezuela era de 33 mil millones de bolívares, 7.600 MM$, lo que representa el 3,4% del PIB venezolano ($280 por habitante). Para septiembre de 2011 los créditos hipotecarios para vivienda en EEUU eran de 10 trillones de dólares, es decir, 71% de su PIB, $32.200 por habitante (115 veces más).

En cualquier economía todo se hace posible con el crédito. En Venezuela todo se hace imposible sin el crédito.

No necesitamos más “gavetas” o artificios creados por el gobierno para obligar al sistema bancario a prestar “barato” a algunos ciudadanos. ¡Los otros que paguen la cuenta!

Necesitamos que el crédito sea accesible para todos. Con tasas y plazos de interés adecuados a las necesidades de cada persona y familia. Necesitamos que los bancos compitan para tenernos como clientes.

¿Cómo se logra? La clave está en la estabilidad. Hay que detener la inflación y desterrar la devaluación. Con una moneda estable y sin inflación ya está “el plato servido”.

¡Qué maravilla cuando nuestros jóvenes puedan financiar sus estudios y su arranque profesional! ¡Estaremos soñando cuando los recién casados solo necesiten entre 10% y 20% de cuota inicial y que sus sueldos alcancen para pagar las cuotas hipotecarias a 30 años! ¡Qué bueno poder cambiar de carro sin traumas, solo entregando el auto viejo y pagando cuotas manejables por la diferencia!

Todo esto es posible. Así funciona el mundo. Los únicos locos que vivimos en un país donde hay que comprar de contado y rápido, antes de que suba el precio, somos nosotros.

¡Esto no es lo que queremos! ¡Esto es lo que nos obligan a padecer!

@ELUNIVERSAL

 

 

 

 

 
Top