El ABC de Leopoldo López candidato presidencial para el 2012

Candidato presidencial venezolano a las elecciones del 2012, dentro de las primarias que celebrará la Mesa de Unidad Democrática, Leopoldo López es, a sus 40 años, una de las grandes esperanzas de la oposición al chavismo en Venezuela y el coordinador de la fuerza cívica Voluntad Popular. Habiendo sido apoyado por una instancia judicial internacional, si consigue llegar a las elecciones presidenciales tendrá muchas opciones para derrotar al régimen del “socialismo del siglo XXI”. ¿Será así?

Ricardo Angoso

“No ha habido avances significativos en la lucha contra la pobreza durante el chavismo, pese a la buena bonanza petrolera”

 “La lucha contra la inseguridad y la creación de empleo son las dos grandes prioridades de los venezolanos”

“La policía venezolana es escasa y está mal equipada. Está invadida por la corrupción y está escasamente capacitada, lo que, aunado a la impunidad, explica en parte la inseguridad reinante”

“Creo que, en definitiva, hace falta llevar a cabo un auténtico cambio en el actual modelo económico que ya ha mostrado su fracaso en todos estos años”.

Leopoldo Lopez

Lo primero que tenemos que hacer es conquistar una nueva mayoría que se consolide”.

R.A.: ¿Qué le ofreces a Venezuela, cuál es tu propuesta de cambio?

L.L.: Una visión distinta de las prioridades es necesaria. El actual gobierno solo ha buscando la confrontación, la descalificación del adversario, buscando enemigos, poniendo a unos contra otros. Luego hace falta estudiar los planteamientos desde las promesas, ya que a pesar de haber tenido grandes oportunidades para acabar con la pobreza el régimen chavista no lo hizo; no ha habido avances significativos y el tiempo lo ha demostrado, porque lo que ha ocurrido es que no se ha utilizando adecuadamente la renta petrolera.

¿Qué planteamos nosotros? Darle prioridad a los temas que son prioritarios para los venezolanos, como la seguridad y el empleo, que son las grandes cuestiones que preocupan a los ciudadanos y que este gobierno no ha afrontado adecuadamente. La seguridad no ha sido percibida por el gobierno como un problema, mientras que la gestión económica ha sido francamente mala y no generó empleos. Por eso, plantearíamos inicialmente esos dos grandes problemas que afectan al pueblo venezolano y que hoy no son abordados.

R.A.:¿Qué medidas concretas desarrollareis ante el problema de la inseguridad ciudadana?

L.L.: Primero darle prioridad de Estado al problema y asumir que tienen que tomar partido todos los poderes e instituciones; hoy no es así y el ejecutivo tampoco lo quiere ver así. Vemos que se niega el problema, que hay complicidad con el mismo. La primera de nuestras propuestas tiene que ver con el origen del problema, en el caso particular venezolano, y que está ligado a los más jóvenes, sobre todo entre los quince y los veinte años, que no tienen expectativas de ningún tipo. No hay perspectivas para la educación, ni para el empleo, ni para la recreación, sus posibilidades son mínimas. Si vemos estadísticamente, los victimarios y víctimas están en esas edades, y una respuesta adecuada debe atender ese segmento de edad. Hoy por hoy un joven de Caracas no tiene razones para ir a la escuela, a la universidad, ya que eso no le garantiza ni trabajo ni mejores perspectivas laborales. Así, esta gente apuesta por el camino de la violencia que te ofrece mayores oportunidades. Hoy no hay empleo para los más jóvenes. La tasa oficial de jóvenes en desempleo es del 25%, tres veces más que la tasa del país. El crimen, desde luego, tiene orígenes multifactoriales, pero sabemos que está ubicado en ese nicho de edad y es ahí donde hay que atacar.

Luego está el problema de los cuerpos policiales. Nuestra policía es escasa, corrupta y no está capacitada para hacer frente a esta problemática. Hay que ampliar la policía, depurarla de los elementos corruptos y, tercero, dotarla de medios nuevos y adecuados para que puedan dar la lucha contra la inseguridad en las calles venezolanas.

Y, en tercer lugar, para lucha contra la violencia que nos azota, hay que destacar el fenómeno de la impunidad, ya que los poderes públicos son cómplices de toda esta espiral de violencia, debido a que no hay ninguna razón para no cometer un delito. El que comete un delito, incluso el que mata, puede seguir haciéndolo porque no va a tener ninguna consecuencia. Hay que tomar acciones para que los delitos, los crímenes, no sigan siendo impunes y que los responsables de estas acciones sean juzgados.

R.A.: Ante el desafío económico, sumida Venezuela en un caos, ¿qué vais a hacer?

L.L.: Tenemos un modelo que hay que cambiar porque el actual es adicto a las importaciones y produce poco; se ha destruido la producción nacional de una forma deliberada y la capacidad productiva venezolana. Las expropiaciones y confiscaciones que se han realizado han sido para desactivar y no para reactivar la economía, aparte que han constituido un fracaso notable y no han dado resultados exitosos. En el campo, por ejemplo, la política de expropiación de tierras ha provocado la caída notable en la producción y, por lo tanto, no se ha llevado a cabo una política orientada a incrementar la productividad. Creo que, en definitiva, hace falta llevar a cabo un auténtico cambio en el actual modelo económico que ya ha mostrado su fracaso en todos estos años.

"La lucha contra la inseguridad y la creación de empleo son las dos grandes prioridades de los venezolanos"

R.A.:¿Y en política exterior cuál será la orientación?

L.L.: Debemos replantearnos muchas cosas, siempre partiendo de la premisa que no hay ningún país con el cual que no quisiéramos tener relaciones exteriores. Buscamos buenas relaciones con nuestros vecinos, pero habría cambios en el cómo, por supuesto. Tenemos que buscar unas relaciones exteriores que estén en función de nuestras propias demandas internas; me explico: nosotros a nivel regional y a nivel económico buscamos exportar bienes al exterior y generar empleo en el interior. Necesitamos una política exterior que nos garantice nuestra seguridad. Una política exterior adecuada a nuestros intereses nacionales es la que deseamos, buscando estabilidad y no la confrontación y la arbitrariedad como formas de hacer política, tal como ha hecho Chávez. También descartamos la ideologización de las relaciones internacionales para establecer alianzas absurdas, costosas y poco exitosas. Nosotros seríamos mucho más abiertos y pragmáticos para nuestras relaciones internacionales, buscando la paz siempre y la estabilidad regional, al margen de las ideologías de nuestros vecinos.

R.A.:¿Crees que las elecciones serán limpias y que no habrá fraude?

L.L.: Lo primero que tenemos que hacer es conquistar una nueva mayoría que se consolide. Sin esa mayoría, o una mayoría frágil, no podemos ganar y podríamos perder esa estabilidad que nos sitúa como favoritos. Independientemente, de que haya elecciones o no, de lo que haga el gobierno, debemos buscar esa nueva mayoría y organizarla para darle fuerza.

R.A.:¿No te preocupa que el chavismo se organice efectivamente para evitar que la oposición llegue al gobierno?

L.L.: Esos serán parte de los obstáculos que tendremos que derribar para llegar al gobierno, son las condiciones en las que nos estamos moviendo para dar esta batalla, planteando esta dinámica que ya dio buenos resultados en el pasado, pues no olvidemos que las últimas elecciones legislativas se las ganamos al chavismo por el 52% de los votos.

R.A.:¿Si ganará de nuevo Chávez, qué pasaría?

L.L.:Nosotros lo que tenemos que hacer es movilizarnos para que ese escenario no se dé nunca, ponernos a trabajar desde ahora mismo. Tenemos que garantizar, en primer lugar, la mayoría de los votos; luego defender ese resultado de las urnas a toda costa y, finalmente, estar habilitados para poder correr buscando la legitimidad interna y externa.

R.A.:¿Esa forma de tratar a la oposición por parte de Chávez, que os llama “escuálidos” e “inmaduros”, cómo la analizas?

L.L.: Hemos llegado a todos los sectores de la sociedad venezolana más allá de la clase media. Contar solo con la clase media venezolana, que es muy reducida, nos habría llevado al fracaso, hemos sido capaces de ir más allá y nuestra alternativa de gobierno está vertebrada por numerosos sectores sociales venezolanos. Pero tenemos que seguir creciendo y haciendo llegar nuestras propuestas a todo el país.

R.A.:¿Y si le pasará algo a Chávez…?

L.L.: Las elecciones están planteadas para el 2012 y el proceso seguiría porque lo que se trata es que se cumpla lo que dice la Constitución. La sucesión se realizaría de acuerdo a lo que dice nuestro orden constitucional. Nuestro mejor escenario es lograr una victoria por la vía de los votos y no por una vía distinta; yo, no obstante, creo que vamos a ir a las próximas elecciones con Chávez como candidato del oficialismo y lo vamos a derrotar, esa es nuestra apuesta, claro.

R.A.:¿Crees que el chavismo sobreviviría sin Chávez?

L.L.:Dependería de la capacidad de articular un proyecto que ha sido fundamentado en una sola persona y que no tiene un sustento colectivo hasta estos momentos. Ese proyecto debería ser capaz de superar ese hiperliderazgo personalista y avanzar más allá del mismo, concitando apoyos de movimientos y colectividades.

 
Top