¿Qué hacer por ellos…?

Dr. Rafael Muci-Mendoza

RAFAEL MUCI MENDOZA
rafael@muci.com

Te venden un fraude disfrazado, un ejercicio médico sin angustias…

La revolución se alimenta del engaño, el embaucamiento y la obtención de prebendas sin esfuerzo. Te venden una quimera, un fraude disfrazado, un título en papel de traza, un ejercicio médico sin angustias o sobresaltos. Y así, no hay necesidad de buenas notas, exámenes de admisión, edad en que decides aprender el oficio, o someterte a evaluaciones de lapso y finales: tú mismo puedes calificar tu suficiencia; total, si muestras simpatía por el proceso y sumisión irrestricta, ingresas en el mejor de los casos joven; en el peor, cagalitroso y desdentado, medio analfabeto o dispuesto al propio fraude. Lo bueno hay que ganárselo.

Pero una cosa es la fruslería vendida y otra la realidad de un enfermo frente a un ignorante que debe tomar una decisión diagnóstica y terapéutica. ¡Dios nos libre! Lo denuncié antes, cuando algo pudo hacerse (El Universal, “Oferta fraudulenta”, 08.10.2006): universidades, facultades y escuelas de medicina, colegios de médicos, no se dieron por aludidos. Lo denuncio ahora, cuando la Asamblea con anuencia cómplice del bloque opositor, en forma irresponsable, modificó la ley para que los médicos integrales comunitarios tengan una igualdad ante la ley, similar a nuestros alumnos regulares sometidos a presión, exigencias y exámenes. Debe quedar constancia de nuestro profundo rechazo por su decisión…

Pero, pronto cambiarán para mejor las circunstancias del país y nos encontraremos con los engañados en diferentes condiciones, y a más de sentir pena por la maulería en que mansamente cayeron, debemos prepararnos para ayudarlos y brindarles posibilidades para elevar su nivel. No tienen competencia -eso ya lo saben o muy pronto lo sabrán-, y para tenerla, deberán apostar por el esfuerzo e ir a cursos de nivelación.

 
Top