¡A debatir se ha dicho!

Rafael Bello Rosal


RAFAEL BELLO ROSAL
rafbello@gmail.com 

Esta semana la representación estudiantil de la Universidad Católica Andrés Bello, lanzó al país una propuesta que resulta bien interesante. Llamaron a un debate público, televisado, donde invitan a todos los candidatos inscritos en las primarias presidenciales de la Mesa de Unidad. La fecha, 14 de noviembre.

Estamos en un país donde ha reinado por mucho tiempo la irresponsabilidad política y no hablo sólo de estos 12 años, ni de los 40 anteriores. Desde siempre, el deporte oficial de los candidatos se ha basado en prometer soluciones irreales a problemas cotidianos, recurriendo a fantásticos recursos que en algunos casos parecieran tomados del mundo de la ciencia ficción y lo hacen libremente porque no tenemos cultura, como sociedad, de una “contraloría de promesas”.

Votamos emocionalmente, dejándonos llevar por discursos y carisma (porque hay que ver como gusta un candidato con carisma) y dejamos a un lado la razón; no nos detenemos a pensar si lo que ofrecen es viable o al menos lógico, mucho menos observamos si hay coherencia entre lo que dicen, lo que proponen y lo que han hecho, este último factor, pieza importante y decisiva.

Es por lo anterior, que considero muy valiosa la propuesta del Movimiento Estudiantil de llamar a un debate a todos los candidatos presidenciales de la MUD. Creo que este espacio, si es bien canalizado, pudiera ser tomado como una referencia, un archivo al cual recurrir cuando en un futuro gobierno veamos que las cosas no están como nos dijeron que iban a estar, o por qué no, para observar que incluso se superaron nuestras expectativas. Ahí quedará grabada la participación de cada uno de ellos, nos facilitarán el trabajo de buscar en un sólo sitio, las propuestas y promesas que en campaña hicieron.

Este debate también aporta a algo fundamental, permitir al electorado cambiar su forma de emitir el voto, sin ser románticos, estamos seguros que mucha gente votará por militancia y emocionalidad, sin embargo, un buen número se inclina por razonar su voto y para eso necesita escuchar mucho más que discursos encendidos en donde los gritos y aplausos difuminan la información que intenta propagarse. Quieren escuchar propuestas concretas.

Ahora bien, como comenté en las redes sociales, este debate sólo tendrá sentido si logra centrarse en el “cómo van a hacer las cosas” y no en el “qué van a hacer”, para lo último sólo hace falta leer la prensa o asistir a un acto de campaña.

La fecha esta puesta, las invitaciones mandadas y la gente esperando que los candidatos vayan, uno a uno, sumándose a la lista de confirmados. Este 14 de noviembre, ¡A debatir se ha dicho!

 
Top