El largo camino de la transición a la democracia

MARCOS CARRILLO
mrcarrillop@gmail.com
@carrillomarcos 

Las dificultades que el país tendrá para una transición pacífica hacia una democracia moderna y un sistema de respeto a todos los ciudadanos se vieron de forma particularmente clara este martes en la AN.

El diputado del bloque democrático, Eduardo Gómez Sigala, manifestó su preocupación porque la televisora de la Asamblea Nacional (ANTV), discrimina a los diputados de oposición. Lo único que solicitó fue que equilibraran la propuesta informativa en función de la representación que cada una de las fracciones tiene en el Parlamento.

La respuesta a tan sensato planteamiento no se hizo esperar. El diputado Darío Vivas, del PUSV, tomó la palabra y espetó “ANTV es un medio para el pueblo y no para la oligarquía, en este canal la oligarquía no tiene cabida (…).” (Noticias 24. 25-10-2011). No hay lugar a interpretaciones en las palabras del diputado: ante el llamado de no discriminación, responde con la reafirmación abierta de la exclusión de un sector, no solo de la sociedad, sino de la misma institución; la eliminación premeditada y alevosa de algunos de los derechos de casi la mitad de los diputados, que representan a más de la mitad del país.

Oligarquía es un epíteto intercambiable por vendepatria, adeco, copeyano, contrarrevolucionario o cualquier otro que sirva para segregar. La declaración es una contundente evidencia de que al PSUV no le interesa la democracia. El diputado encarna el espíritu fascista propio de este gobierno o cualquier otro totalitarismo. Su declaración ha podido estar en boca de un miembro del partido Nazi, del Apartheid surafricano, de los Tutsis en Ruanda o de un Miembro de una junta militar argentina, da lo mismo.

Es con este tipo de personajes que los demócratas que asuman el poder luego de los comicios de 2012 deberán enfrentarse. La lucha por la democracia deberá comenzar por un proceso de reconciliación y paz que a través del diálogo, la educación y la reconstrucción institucional haga imperar la tolerancia, el pluralismo y la inclusión arrebatada por Chávez y sus seguidores.

No será sencillo, pero es posible. Países mucho más conflictivos y polarizados que nosotros lo han logrado. El totalitarismo se combate solo con democracia y esta se construye solo con más democracia. El objetivo fundamental debe ser el de un país donde quepamos todos, hasta Darío Vivas.

 
Top