La Cruzada contra el pajarraco León

Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

La estrella fue Luisa Estella

La pajarraca Luisa Estella me salió al paso anoche y me orientó muchísimo en lo que hoy les pensaba abordar. Me refiero a los esfuerzos que sigue haciendo Águila Uno para impedir la candidatura del pajarraco León. No soy yo quien dice que el Presidente teme la candidatura de ese joven pajarraco, son los hechos, no hay traba que no le haya interpuesto, y también lo dice el Aguaita Caminos, ese pajarraco chileno, de apellido Mires, que siempre se adelanta a los acontecimientos y que valiente, como ese pájaro costanero, espera a los carros de frente, a la vera del camino, para mirarlos mejor.

Dice el Aguaitacaminos lo siguiente: … Leopoldo López destaca por su tesón; además tiene mucha empatía entre la juventud, sobre todo universitaria, y Chávez, sin duda, le teme….”. Luego se extiende con los atributos de los demás candidatos.

Yo aquí en el descampado me he puesto a meditar sobre las razones de ese temor. No hay duda de que el muchacho es valiente y es tenaz, además está preparado. También es cierto que nada parece detenerlo. Si le cierran una puerta aquí, la abre por otro lado, y ahora, armado de una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, está guapo y apoyado.  Esa puede ser una razón.

La otra, son los temores esotéricos que se ocultan tras la fachada adusta, aunque ahora algo mofletuda, de Águila Uno. El pajarraco León es descendiente directo de Juana Bolívar, la hermana del Libertador, y yo, analizando las cosas desde  aquí en el descampado, no necesito consultar a nadie para sospechar que Águila Uno teme encontrarse con el Libertador mismo, encarnado en el Pajarraco León.

De allí las extrañas declaraciones de anoche dadas por la pajarraca Estella, quien -dizque con ocasión a los diez años del TSJ- abordó el tema del que les quiero hablar. Me refiero a la supuesta inhabilitación del pajarraco León. Pero antes, metámosle el ojo a la historia.

Nuestro personaje central

Águila Uno está consciente de sus limitaciones. Primero, está viejo, comparativamente, claro. De todos los candidatos, a excepción de Diego Arria y Pablo Medina, casi que podría ser el papá. Segundo, representa el pasado. La mitad de los votantes, quizás más, no conocen como votantes otro pasado que no sea el de Águila Uno. En otras palabras, la memoria política de Águila Uno está empatucada en una extraña mezcla histórica que se ubica entre el pasado y el antepasado, y las nuevas generaciones no pueden descifrar, con claridad, la diferencia entre lo que él representa y figuras míticas de la antigüedad, como el caudillo Alfaro, o el que Ud. quiera. Tercero, su gestión ha sido pésima, y solo poniendo la plata a rodar, con los préstamos chinos, por supuesto, ha podido mantener una dosis de popularidad. Cuarto, por su condición física, su enfermedad, no puede hacer campaña de calle, solo podrá arengar por los medios, de manera que tiene que clausurar, quebrar o amenazar a los medios para que físicamente, la gente no pueda comparar.

De lo último, la multa que le metió a Globovisión es apenas lo más emblemático. En cuanto a la compra de voluntades, de que la plata está rodando, está rodando. Y de que está viejo y representa el pasado, nadie más que él puede corroborarlo. Ya verán.

La orden de buscarle un viejo

Hace varios meses, cuando lo del cáncer aún no había aflorado, reunió a los suyos en Miraflores, a los más íntimos, y dio la orden de quebrarles las patas a todos los candidatos jóvenes porque él no quería aparecer como un viejo. Eduardo Fernández, dijo Águila Uno, es el tipo de candidato con el que yo me quiero enfrentar.

Fue allí donde se dio la orden de inhabilitar al pajarraquito Capriles, que entonces punteaba en las encuestas y tenía varios expedientes abiertos.

Aquí va  lo que sucedió dos meses después, según lo recogió la Red Digital:

Caracas – El Juzgado de Sustanciación de la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), admitió para su tramitación la solicitud de antejuicio de mérito presentada por el representante legal del ciudadano Gerson Pérez Suárez contra el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, por presuntamente cometer los delitos de estafa a la nación con ánimo doloso y corrupción administrativa… El fallo, suscrito por la magistrada Luisa Estella Morales en su condición de presidenta de la Sala Plena, destaca que Pérez Suárez argumentó su petición señalando que Capriles habría incurrido en los delitos tipificados en el artículo 466 del Código Penal, según el cual se otorgará prisión de uno a cuatro años … Señaló el demandante que bajo la gestión del demandado en la Gobernación de Miranda ejecutaron obras las empresas Desarrollos Insamar, C.A., C.A. Desarrollos San Martín, C.A. Empresas Boralis, C.A. y Empresa Promotora Parque Las Delicias, C.A, que formarían parte, según destaca Pérez Suárez en su escrito, del “emporio Radonsky”, lo que evidenciaría también violación de la Ley contra la Corrupción, Ley de Licitaciones y Ley de Contraloría.”

Se atravesó la Corte Interamericana

Esto fue el 17 de julio de este año, y dos días después de ser admitido en escrito de la pajarraca Estella, el fallo quedó sin efecto, alegando que el demandante, no había sido autorizado por el PSUV. O sea la razón de admitir la causa y luego anularla, nunca fue la presunta existencia de hechos de corrupción, sino el interés del Presidente de inhabilitarlo, primero, y de echar todo para atrás, cuando éste cambió de opinión por razones  que luego exploraremos.

Pues bien, ésta es la misma pajarraca que anoche alegó sin desparpajo alguno que el pajarraco León estaba inhabilitado “administrativamente” por actos de corrupción, actos, por cierto, por los que nunca ha sido condenado.

Todo lo anterior, mis queridos pajarracos y pajaritas queridas, sugieren que en aquel momento, ante el avance de la causa del pajarraco León en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuya sentencia se produciría el 16 septiembre, y cuyo fallo es de obligatorio cumplimiento por parte tanto del TSJ como del CNE, quienes habían decidido quebrarle las patas al pajarraquito mirandino, decidieron salvarle el pellejo para dividirle el voto al pajarraco León, en caso de que este lograra competir.

Que los del CNE sean los REOS

Ahora, les voy a decir lo que yo, como mi telescopio mental he logrado detectar. La aparición de la pajarraca Estella, opinando como persona y no como magistrada, y alegando que el pajarraco León está habilitado políticamente pero inhabilitado por acuerdos internacionales contra la corrupción, no solo contradicen su actitud al admitir y luego anular el antejuicio de meritos contra el pajarraquito mirandino, sino que ponen al descubierto su deseo de pasarle la pelota al CNE, para que sean los Rectores de ese organismo, y no los magistrados del TSJ, quienes se conviertan en REOS de la justicia internacional, por desobedecer un mandato de la Corte Interamericano de Derechos Humanos.

También persiguen sembrar dudas sobre la elegibilidad del pajarraco León  para “secarle” las fuentes de financiamiento y todo porque, pese a todo lo que han hecho, la candidatura del pajarraco León se está disparando. Sin querer, estoy seguro, todo esto me lo reveló anoche la pajarraca Estella.

Posdata. La Hojilla Amellada también la ha cogido contra el pajarraco Maracucho, exagerando un incidente lamentable, para el caso de que sea éste y no el pajarraquito mirandino, el rival que le toque a Águila Uno a vencer. 

 
EspantapájarosNo photo
Top