¡Pobrecito Alfonso Cano!

ADOLFO P. SALGUEIRO
apsalgueiro@cantv.net 

 

Sólo falta proponer bandera a media asta y colocar busto al lado del de Tirofijo en el 23 de Enero

 

La inveterada costumbre de decir siempre lo insólito y ofensivo sigue siendo rasgo distintivo del verbo presidencial. El objetivo buscado -y casi siempre logrado- es producir la confrontación en cuyo terreno el “gran timonel de Sabaneta” se bate con ventaja institucional, legal, económica y política. Tal confrontación es la que mantiene al país dividido en dos fracciones por cuanto son irreconciliables las visiones de país de cada una de ellas. En medio pululan los “ni-ni” que aún después de trece años de indefinición siguen reconociendo “algunas realizaciones” al gobierno y “algunos méritos” a la oposición cuando ellos también, como todos, claman por reconciliación, seguridad y paz.

Acabamos de oír y ver al jefe del Estado rendir por enésima vez tributo de amistad nada menos que a Ilich Ramírez (a) “el Chacal” quien enfrenta un nuevo juicio en Francia por causa de un homicidio múltiple acaecido hace dos décadas y en el cual el imputado parece haber sido actor principal.

Con su característica incontinencia verbal Júpiter, en Miraflores, ante la atónita presencia del canciller de Brasil en visita oficial, elogió al compatriota, criticó el sistema legal, penal y carcelario francés (sólo le faltó ofrecer el asesoramiento de la ministra Iris Varela), revolvió el asunto del ilegal secuestro del asesino en Sudán etc., etc.

Sólo falta ahora lamentar el deceso de Alfonso Cano, proponer bandera a media asta y colocar busto al lado del de Tirofijo en el 23 de Enero pero tal cosa no la hará Júpiter -sino alguna figura menor- para no ensombrecer el idilio con “su mejor amigo” Santos quien otra vez exhibió amplia producción de testosterona.

Lo anterior más el apoyo al “carnicero Assad” de Siria a quien pintan como víctima de un complot entre los mismos árabes “apátridas”, más el mellizaje con el sinvergüenza de Ahmadinejad, más la alucinante teoría de que nuestro reclamo territorial a Guyana es producto de un complot del imperialismo colonial angloamericano dominando la política exterior de la IV República, más lo de las graves enfermedades de los comisarios Mazuco y Vivas condenados a morir en sus celdas sin tratamiento médico y otras cosas por el estilo seguramente se calificarán como montajes de Globovisión mientras el “comandante” y algunos de sus seguidores tienen el tupé de solicitar la investigación de los fondos de la MUD y sus candidatos sin reparar en el discrecional uso de los activos públicos en su campaña, incluyendo la desvergüenza de haber transmitido las notas de “La Internacional” (comunista) e himno del guerrillero en sus programas de Radio Nacional el día en que fue abatido el último jefe de las FARC. ¿O no?

 

Lástima grande que frente a tanto desafuero e insensatez todavía existan numerosos compatriotas que ante la esperanza mil veces postergada de que el mago -poseedor sí de carisma- alguna vez saque el prometido conejo de su galera (viviendas, becas, trabajo, seguridad, etc.) sigan sin darse cuenta de que trece años de lo mismo ya claman por un cambio.

Convencerlos es deber de quienes se postulan para regir los destinos de la patria.

 

 

@ELUNIVERSAL

 

 
Adolfo P. SalgueiroAdolfo P. Salgueiro
Top