CINCO CANDIDATOS EN LA PISTA

LUIS GARRIDO
luirgarr@hotmail.com 

Viendo el proceso de las primarias a solo tres meses de su realización, se pudiera decir que aquel que garantice la mayor organización y movilización de sus cuadros activistas en el desarrollo de la campaña, gozaría de las ventajas que ofrece el perfil victorioso. Por tradición, las maquinarias políticas tienden a influir en estas apreciaciones bajo la impresión de un activismo complementado con recursos de los cuales otros carecen; sin embargo, no es esta la regla de oro, si observamos que cinco candidatos y por las mismas razones, se han colocado en el mismo aparato de partida.

Para los familiarizados con el lenguaje hípico: La fija es imperdible; pero si no existieran las frustraciones -al igual que en política que dos más dos no siempre son cuatro- daríamos por descontado que los caballos tienen cuatro patas. Queriendo decir con esto, que si de posibilidades y razonamientos se trata, todos en la misma dirección y con el mismo objetivo, tienen los mismos derechos.

Clasificándolos dentro de un orden imaginario de oportunidad cierta, Pablo Pérez, postulado por Un Nuevo Tiempo y apoyado por Acción Democrática, Copey y algunas siglas de menor significación, le causa preocupación a más de un aspirante. Henrique Capriles -quien desde su arranque ha punteado en las encuestas- por su duro batallar sigue constituyendo el insomnio de los otros participantes, al no dejarles conciliar el sueño.

Por supuesto que el Comandante debe tener las barbas en remojo, porque de esta no lo salvan ni los ensalmes de los curanderos cubanos. Al referirnos a María Corina, es necesario aclarar que desde un comienzo le pusimos techo y lo traspasó; con su valentía y faltando tres meses de campaña, no se le debe subestimar. Quien pareciera que no da frío ni calor -refiriéndonos a Diego Arria- mejor es dejárselo al correr de los días por respeto a su participación legítima.

Cerramos con Leopoldo porque estamos en presencia de una suerte de expectativas y un cúmulo de realidades: Le subieron las acciones. “De donde menos se espera salta la liebre”. Con su jugada maestra, Henrique Salas Römer puso la pieza en el tablero político para fijar la posición del Proyecto Venezuela en el proceso de las primarias, sin confrontar con otras parcialidades, lesionar intereses ni producir rasgaduras en el seno de su organización. Las miradas sobre este paso apostaban a una unión de raíces socialcristianas, pero al final se impusieron criterios que ratifican que “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

La candidatura de Leopoldo está produciendo algunas preocupaciones, tanto en la acera del Gobierno como en la suya. Hay cierto alivio en lo que respecta al “gallo entaparao” que se pelotean los órganos oficiales, que han tratado de desconocer la decisión de la Corte Interamericana, complementada posteriormente por el Máximo Tribunal Venezolano que trata de pasar agachao’, pasándole la pelota al Consejo Nacional Electoral. La apreciación es unánime, no existe impedimento legal que niegue la participación de Leopoldo y de todo resultado que le favorezca como producto de la decisión del pueblo.

No logró imaginar el candidato Hugo Chávez, la magnitud del beneficio y el aporte que le dio a Leopoldo, al obstaculizarle su libre participación. Lo victimizó, le elevó su estatura de líder y lo convirtió en el candidato sentimental de una inmensa multitud de venezolanos. Que interesante se puso el proceso de las primarias del doce de febrero. Que señal tan contundente.

 
Top