Tres enemigos implacables

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”
Escrito para gente inteligente

 

EL CANCER ES COMO TU

Esta semana ha sido fabulosa para pensar y pensar. También con tanta lluvia, para que mis cosechas crezcan. Los pájaros andan acurrucados de frío, tan lejos que no los puedo ver, y eso me da tiempo, ya no solo en las noches, cuando nunca están, sino también de día, para pensar y pensar.

Cualquiera que vea a Águila Uno en la TV llega a la conclusión de que nunca estuvo enfermo, que todo ha sido un truco. Que se cortó el pelo solo parar aparentar, que con esos bigotes que, por cierto, ni son blancos ni son negros, si no todo lo contrario, y además los cañoncitos que se comienzan a percibir en su cabeza, y a los que un tinte negro no le podrá caer mal, puede reafirmarse en el mundo entero como el vencedor que es, agregando que la muerte está en retirada, que su poder de fuego fue muy superior al de esas pobres células cancerosas, y que al primer ataque decidieron replegarse.

Lo que Águila Uno no sabe o no quiere comprender, es que las células cancerosas se parecen mucho a él, que estuvo enquistado en las Fuerzas Armadas por casi tres décadas, sin que la sintomatología subversiva que él representaba, lograra aflorar. Que tampoco recuerda que al primer intento de ese cáncer que el mismo representaba, fue rápidamente derrotado, y él, célula cancerígena que es, sin duda, para el Estado de Derecho, fue sometido a la cárcel, hasta que el propio Estado, creyéndolo liquidado, lo liberó.

El cáncer es como tú, Águila Uno, si lo atacas, se repliega, si te descuidas ataca, y cuando ataca liquida al adversario. De manera que mejor le haces caso a Fidel, a quien ahora no le paras, y al Dr. Navarrete, quien habló en su nombre y en el de tus seres queridos, y te repliegas por un tiempo, porque de lo contrario, con el trajín electoral el cáncer te va a raspar.

NO ES UNO, SON TRES

El lunes, cuando se iba a realizar el debate en la UCAB, tú – de los nervios que tenías- te quisiste robar el show. Pero cuando te cayeron encima y además comprendiste que todo el mundo lo iba a ver, te burlaste de los que iban a debatir, entre los cuales hay por lo menos dos que te van a derrotar, y dejaste la cosa de ese tamaño.

Lo cierto es que tuviste que interrumpir tu cadena antes del inicio del debate, pero viendo que todos los venezolanos no solo lo vieron sino que les gustó… y tu podías dejar de ser el centro de atención, armaste al día siguiente tremenda cadena y comenzaste a ofrecer  lo que no tienes, o sea, a comprar votos con tus ofertas virtuales, prueba evidente del friíto y los temblores que estás sintiendo en los tuétanos, ya no sólo por el cáncer que está escondido allí…, sino también por el temor de perder.

Pues bien, te dije que había dos que te podían derrotar. Uno, es el pájaro León, porque a ese nadie lo detiene, y tú lo sabes, Águila Uno, y por eso lo tenías inhabilitado para que no pudiera aspirar a ningún cargo, claro, hasta que la Corte Interamericano te ordenó habilitarlo.

El otro es todavía más peligroso, porque habiendo actuado en Bosnia, como miembro del Consejo de Seguridad de las ONU, y porque habiendo seguido de cerca el juicio de Gadafi, tiene todo preparado para entregar en pocos días un baúl de recaudos contra ti en la Corte Penal Internacional de La Haya, que si no lo sabes está en Holanda, donde hay precedentes de condenas, incluso de quienes, como tú, incitan al odio y la violencia.

Yo no sé quien llegará primero, si el Pájaro León, derrotándote en octubre, o el pajarraco Arria, con la demanda que te va a meter o el mal que llevas por dentro. Lo que sí sé es que estás acosado por tres enemigos temibles. Uno aquí, otro en Holanda, y un tercero, escondido en tus entrañas. Esa es la purita verdad, Águila Uno, me duele tener que decírtelo. Con todo el afecto que me nace hacia los seres plumados, y tu eres de los de mayor jerarquía, mi obligación con los que me leen, es decirte la verdad.

EL DEBATE

Mis queridos pajarracos y pajaritas queridas. Ya sé lo que están dudando, pero no sean tan mal pensados. Están de acuerdo con dos de los tres enemigos de Águila Uno. Con el de Holanda y el que tiene adentro, pero quieren que les aclare porque estoy tan seguro de que al Pájaro León no lo para nadie. Y les voy a decir por qué.

En primer lugar, porque lo he seguido, y conozco su temple. Realmente nadie lo detiene. Si le cierran una puerta se mete por la otra. Si lo combaten por aquí, entra por el otro lado. En segundo lugar, porque el Gallo lo está apoyando y el Gallo ‘onde pone el ojo pone la bala. Y tercero, porque vi el debate. Si, aquí donde Uds. me ven, gracias a mi televisorcito y aprovechando que no llovió esa noche, y la señal de Directv no se cayó, lo pude ver de principio a fin.

La verdad que algunos estuvieron mejor que otros y si he de ser justo, me pareció que todos fueron demasiado retóricos. Pero yo les voy a decir la verdad. Yendo de Izquierda a derecha, según los colocaron, el pajarraco Arria, estuvo bien.

El no andaba en eso ganar la primaria sino en otro tablero, y visto desde ese ángulo lo hizo muy bien. Si es el pajarraquito mirandino, la verdad es que me pareció como si estuviera representando un rol en una película que no se ajustaba mucho a como él realmente es. O sea que, aun cuando creo que quiso decir la verdad, todo sonaba como falso. Después vino el pajarraco del Lago y lo vi como tratando de dar un discurso en lugar de hacer un planteamiento. Y se esforzó tanto en quedar bien, que dijo cosas que yo todavía no entiendo. Eso de que “la pobreza tiene cara de mujer” me llamó la atención porque me dicen que la suya, su esposa, es una mujer atractiva. Lo otro que no entendí fue eso de que le va a dar al país, “más de lo que el país le ha dado”. O sea que ha llegado a gobernador, y todavía el país no le ha dado lo suficiente. Para mí que fue como si estuviera cantando una canción y se dejo llevar más por el sonido de la frase que por su significado.

Si es la pajarraquita María, estuvo bien. La verdad es que fue la que más me gustó. Además, mi debilidad son las mujeres. Mucha soltura, gran dominio de escena, pero tengo dudas sobre el contenido, a lo mejor porque nunca ha gobernado… Y en cuanto al pájaro León, les voy a decir varias cosas. Primero que se puso el saco de su papá, seguro que fue así, porque le quedaba grande. Después que estuvo demasiado serio, como si tuviera al enemigo en frente. Pero el contenido de lo que dijo con firmeza fue impecable. Total que si hago un balance, en un tablero ganó el pajarraco Arria, en el otro, me inclino por el hombre duro que vi en al Pájaro León.  En cuanto a quien llegó de último, lo dejo en manos de Uds., porque si lo digo, ese será el que impulsará Águila Uno, a ver si – de llegar a octubre- mejoran sus posibilidades.

Total que estás rodeado, Águila Uno. Primero por los muchachos, que te hicieron ver más viejo que una chatarra. Después por las acciones que intentará el pajarraco Arria La Haya donde lo van a escuchar… y finalmente por el cáncer, por ese cáncer sedicioso, que se parece tanto a ti, y que escondido en tus entrañas, si te descuidas, te va a estallar.

 
EspantapájarosNo photo
Top