Secuestro de Wilson Ramos afectará béisbol profesional

Raúl Lopez

BEISBOL AL DIA
POR: RAUL LOPEZ
en Twitter:  @PepeBeisbol


El secuestro de Wilson Ramos ha sido una bofetada a la estabilidad de nuestro béisbol, muchos criollos estelares siempre rebuscaban excusas para no participar en el circuito local y con esto que ocurrió creen que será mas fácil evadir este asunto.  Lo cierto es que verdaderamente los efectos del secuestro los notaremos en años venideros y supongo que no será fácil quitarse esa mancha. Nuestra liga acusará el golpe pero seguirá brindando el espectáculo que todos disfrutan, material de sobra hay para mantener el nivel y tal vez algunos prospectos de Grandes Ligas dejen de venir, pero todos aquellos veteranos de Ligas Menores seguirán buscando en nuestra pelota el lugar ideal para mantenerse en play y generar algún dinero extra.

Don Baylor

Uno de los equipos con mayores problemas en este comienzo de temporada es Bravos de Margarita, que no ha logrado carburar y unir todas las facetas del juego para tener un mejor rendimiento. Contrataron a un manager como Don Baylor que tiene la jerarquía y el conocimiento, pero eso no ha sido suficiente para que lleguen las victorias. Además los jugadores criollos que agregaron por la vía del cambio no han rendido lo que se esperaba, por lo tanto los resultados no pueden ser los mejores y a pesar de que solo se ha jugado un mes de temporada, ya su clasificación puede estar en peligro.

 

Nuevamente Robert Pérez logra una meta importante. El pasado sábado en Porlamar despachó su cuadrangular número 120 en la historia de LVBP. Es el líder absoluto en esta categoría y el único en superar los cien cuadrangulares. Sin duda que al terminar su carrera estará entre los mejores 5 jugadores en la historia de nuestro béisbol.

 

Puerto Ordaz será escenario nuevamente de encuentros de nuestra liga. Magallanes jugará dos veces en La Ceiba,  este domingo 20/11 frente a Bravos y repite el miércoles 30 frente a Caribes. No es un secreto que la presencia de los Turcos garantiza el éxito económico de este experimento.

 

Este año estamos viendo a dos hijos de jugadores debutar en nuestra pelota, José Alberto Martínez, hijo del Café Martínez, con La Guaira y Rubén Cabrera, hijo de Alex Cabrera, con el Caracas, ambos muy jóvenes y con futuro brillante. Son varias las combinaciones de padre e hijos que han participado en nuestra liga, pero en el caso de los Cabrera el padre aún está activo y si decide jugar con Tiburones sería el primer caso en nuestra liga, de una combinación de padre e hijo jugando a en un mismo torneo. Habrá que esperar a ver si se concreta esa situación.

 

La firma de Jonathan Papelbon por parte de Philadelphia viene a tapar uno de los puntos débiles que en los últimos años ha tenido esta divisa. Su gerente, Rubén Amaro, decidió ser agresivo en este asunto y de una vez llegó a un acuerdo con uno de los mejores del mercado. Ahora, con la situación en Boston, en donde no hay gerente ni manager, habrá que esperar para conocer sus intenciones en el orden de buscar un cerrador, a pesar de que una de las alternativas es Daniel Bard, quien demostró que puede cumplir en ese rol.

 
Top