“Águila Cautiva”

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Carlos Lozano
caminandoconcarloslozano@gmail.com 

Me tomo un momento de este lunes 21 de noviembre para acercarme a mi querida plaza “Museo al Aire Libre”, obra insigne de Armando Celli Giugni durante su mandato como presidente del Concejo Municipal e inaugurada por el Presidente de la República, Luis Herrera Campins, en los años 80, y que se convirtió desde la misma inauguración no sólo en orgullo, sino en motivo de satisfacción y de disfrute de las familias valencianas y de numerosos visitantes que encontraban en el espléndido parque museo emociones profundas que les hacían desear volver.

Pasaron muchos años, con sucesivas administraciones municipales en Valencia hasta llegar la de un isleño profundamente valenciano, Francisco “Paco” Cabrera, quien hizo de la ciudad un motivo personal y entusiasta de mejoramiento y amor por sus habitantes. El inolvidable Paco retomó este parque y lo fortaleció como símbolo de una gestión eficiente y llena de cariño por la ciudad.

 Apenas han pasado un par de años, y todo eso ha desaparecido. Su recorrido de luces, camino, obras, verdes y dulces sombras se han esfumado para dejar paso a un juego de luces vandalizadas, caminerías perdidas, patio que fue de arena y ahora es de malezas, un museo de olvidos y abandono sombra de un “águila tapao” detrás de una valla oxidada, que oculta su especie, su figura, su verdadero arte y el dolor de lo que no se puede aceptar.

Viví muchos años frente a este majestuoso parque, y puedo decir con propiedad que ya no es lo mismo. Los parques son lugar de recreación y esparcimiento para la familia, si los perdemos estaríamos siendo cómplices de una proceso de destrucción paulatino que como el “Águila Cautiva” de Alexis Mujica; va desapareciendo detrás de vallas alusivas al socialismo eficiente.

 

 

 
Top