Chávez y El chacal

Sammy Eppel


SAMMY EPPEL
sammyeppel@gmail.com 

 

De las primeras cartas oficiales que salieron de Miraflores a los pocos días de la toma de posesión, fue al Chacal

 

Esta historia de “amor” comienza en 1997 cuando el terrorista, secuestrador y asesino, por propia confesión, Ilich Ramírez, mejor conocido como “Carlos, El Chacal”,  le entrega a Chávez sus contactos en el mundo Islámico para que lo ayuden en su campaña electoral de 1998. Me refiero a Gaddafi, Saddam,  y los santones de Irán.

Seguramente este aporte ocurrió, pues cual pudiese ser la explicación de que una de las primeras cartas oficiales que salieron de Miraflores a los pocos días de la toma de posesión, fuera al Chacal. Esa críptica misiva no ha podido ser analizada correctamente porque no se sabían las razones de su origen. Es en verdad una carta de agradecimiento.

De ahí la permanente campaña oficial por su liberación, la cual estuvo a punto de concretarse cuando ofreció a cambio a Ingrid Betancourt, prisionera de otros “amigos” del comandante-presidente, la narcoguerrilla de las FARC.

Pero no contento con su predilección por estos nefastos personajes, Chávez ahora esta anotado con la feroz teocracia Iraní en la nueva modalidad de terrorismo nuclear que pretende la islamización del mundo a sangre y fuego, esa fobia la adquirió de su mentor Norberto Ceresole, autor de “Caudillo, Ejercito, Pueblo, La Venezuela del Comandante Chávez”, libro de cabecera de la revolución chavista.

Esa coincidencia con el régimen más antisemita del planeta es permanentemente demostrada a través de claras manifestaciones en todos los medios del estado.

Uno de los escenarios del 2012 es que habiendo Chávez firmado algún tratado de mutua defensa con Irán, en caso de presentarse un conflicto armado en esa parte del mundo, este cumpla su promesa y  declare la emergencia nacional por guerra, con las consecuencias internas previsibles. Será!!!

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

Top