Necesitamos un deporte crítico, alejado de la política

Luis Hernández Estrella

DESDE  LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
Luisherestrella@gmail.com 

 

Los  avances de la descentralización  deportiva han sido significativos a lo largo de 21 años de democracia y en  la que los estados se beneficiaron y continúan haciéndolo a través de la construcción de instalaciones deportivas bajo la  tutela de las Federaciones,  en conjunto  con las asociaciones regionales para montar el andamiaje de los Juegos Nacionales o campeonatos nacionales en las diferentes especialidades. Cuando  hablamos de la descentralización quedamos

en  tocar  el tema de lo que sucederá desde los primeros días  de diciembre y hasta mitad de mes, donde once estados montarán eventos deportivos por el orden  de  50 disciplinas, en el marco de los  Juegos Deportivos Nacionales, y que han sido  distribuidos según el tipo de instalación que se posea a nivel regional.

No hay dudas, el gobierno pretende acabar con la descentralización en aquellos estados donde gobierna la oposición, pero  donde hay  gobiernos rojos-rojitos  no hacen esfuerzos de ningún tipo en mejorar la organización deportiva nacional. En cuanto a la centralización  del deporte  es bien sabido que en  cualquier momento  echan mano de su poder político y acaban con  la regionalización en aras de controlar todo tipo de actividad que se realice en las entidades  federales.

Lo importante  del evento en cuestión es que no debe haber improvisación, basado en la idea de la realización de pocos deportes en las distintas sedes. Y la trascendencia de los Juegos permite visualizar  el compromiso de cada región, en la que no habrá excusas para realizar un evento de calidad  y mucho valor deportivo para los atletas  de alta competencia, debido a que estarán en  su propio patio hogareño. Es bueno repuntar que el clima político de enfrentamiento en todo el país, no se traslade a las conocidas sedes, porque ello  no contribuirá en nada con el deporte, sino por el contrario dividirá aun más al país.

El Ministerio del Deporte debe aprovechar  los Juegos y presentar un nuevo modelo deportivo en el  cual se analicen las  consecuencias de los Panamericanos de Guadalajara; se revisen los programas dejados atrás como “Deporte para Todos “, “ Deporte escolar “,   “ Juegos Infantiles “;  y la inclusión en la Ley Orgánica del Trabajo de todo lo referente a las facilidades para que el trabajador disponga de canchas y atención deportiva.

Necesitamos un deporte  crítico, fuerte, lejos  de la intromisión política, que sea pujante y que busque lo mejor no sólo para los deportistas, sino para la juventud en general, que está ávida de ejercicios recreativos, actividades sanas que propendan a buscar la salud,  y que tengan la convicción de lo que será el futuro.  Un deporte que dé  beneficios a todos sin distingos de clase, religión o afiliación política. Un deporte que forme  a  la juventud de manera equilibrada, para que los signos positivos de la actividad se entrelacen con  la sociedad y el estado y  conformen la base genuina de lo que se quiere ver en ellos. 

Lo que suceda en las diferentes sedes de los mencionados juegos  enriquece al deporte y  a  quienes participen, por lo que  cualquiera sea  el rumbo que se le dé de una u otra forma  construirá las vías para que la juventud  propicie los cambios que necesita el país. Ese es el verdadero significado del deporte,  la búsqueda de mejores espacios  para que  los jóvenes se   aparten de las drogas, de los  vicios  que la corrompen, y de mejores posiciones en la vida.

 

 
Top