Cubanos prueban los tanques rusos en llanura de Cojedes

RODÓ EN LA BARRA…!    
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO) •
abcbuenaventura@gmail.com     

 

Ex reclusos incorporados a las practicas militares

 

Timoteo Segundo Garavito Mercado miró el pasar de la jauría amaestrada y más atrás a los llamados “perreros” llevando las presas -una manada de báquiros- indefectiblemente al lugar del lance o de tiro, donde esperaban los cazadores atrincherados con sus escopetas. Todos portaban sus permisos para la cacería, pero esta vez, por efectos de otra índole se verían impedidos de accionar su armamento. Crucito Encarnación Nieves había salido temprano en busca de información, ya que en el ambiente se notaba una importante movilización de soldados y el viejo Mónico Eleuterio Rodríguez, con su tonito llanero, adicionó lo siguiente: “carajo, camaritas, durante varios días han pasao por aquí máquinas pesadas y muchos militares. No sé que jodía está pasando, pero iban rumbo al Fuerte Los Caribes allá por El Pao”. Timoteo Segundo intentó meterse nuevamente en la conversación cuando escuchó un ruido ensordecedor que parecía abrir la tierra. En la sabana mojada por la lluvia los escopeteros instintivamente retiraron el dedo de los gatillos, mientras los báquiros – cochino de monte- pasaban como exhalación, más aterrados por las explosiones que por la presencia de los cazadores.

Mis informantes del campo cojedeño narran que aquello parecía la guerra tan soñada por el Comandante Presidente contra el imperio. Pero no fue hasta que llegó Crucito Encarnación que se enteraron del por qué de aquellos estallidos. Su rostro denotaba miedo y preocupación. Mónico Eleuterio trata de calmarlo con las palabras que siempre utiliza en estos casos: “tranquilo y sin preocupeo, Crucito. Al fin y al cabo es una maniobra del ejército”. El aludido toma aire para seguir informando, sabe que tiene que hacerlo, eso fue lo que juró hacer aquella mañana del mes de abril de 1958 cuando debajo de un cotoperiz – otros lo llaman cotopriz o cotoperís- hizo su juramento para ingresar a mi red, quedando anotado como el primero en Cojedes. Crucito Eleuterio confiesa que el suelo retumbó con los disparos de prueba de los tanques rusos… “pero eso no me asusta a mí, Buenaventura, lo que me preocupa es la cantidad de militares cubanos que estaban allí, inmiscuidos en ese ejercicio como si se tratara del ejército de su patria. Seguro estoy que nuestros militares no tienen esa ingerencia en el ejército cubano, ni participan en sus ejercicios, porque todo parece indicar que somos nosotros los que estamos subordinados a ellos”.

Crucito Eleuterio se persigna con la señal de la cruz. “Lo peor, Buenaventura, es que en el lugar fue visto un nutrido grupo de personas en entrenamiento militar y cuando indagué sobre su procedencia me dijeron que se trataba de reclusos recién salidos de cárceles venezolanas, beneficiados por las políticas de la ministro Iris Varela. Lógicamente eso no está confirmado, pero este Gobierno es capaz de cualquier cosa. Eso lo sabemos”.

Por cierto, Carlos Blanco, en su último artículo reporta enfrentamientos crecientes entre militares venezolanos- afectos o no al chavismo- y los militares cubanos. Parece ser que ya no soportan la presencia de militares y funcionarios de seguridad de los hermanos Castro.

Por lo pronto, los cazadores regresaron de Cojedes con mucha información pero sin caza. Otro día será.

 

Violencia beisbolera En todas partes “se cuecen habas”. En el estadio “José Bernardo Pérez”, una empresa de seguridad ha venido vejando a los reporteros gráficos con el uso obligatorio de un chaleco maloliente y la retención de la cédula de identidad, algo ilegal desde todo punto de vista. Por protestar contra esas medidas, el gráfico Andrés José Jiménez González del diario Meridiano, intentó hacer una foto y fue derribado de un puñetazo por un mastodonte apodado “Pichicho”, quien al verse descubierto intentó levantarlo. Sanciones al personaje… ¡no que va! Esa fue la respuesta de un comunicador de apellido Daza. La violencia también llega al beisbol.

 

 

Dios los cría… y ellos se juntan

 

Henry Ramos se anotó con Pablo Pérez, pero en el transcurso de la campaña se ha topado con un buen grupo de dirigentes expulsados de AD enquistados en el comando de campaña y en el gobierno zuliano. Cupertino Salomón Arriojas dijo que para colmo, en Carabobo están intentando resucitar a los Celli de la vieja y nueva generación, quienes a su vez expulsaron a Henry de Carabobo hace muchos años, cuando gobernaban con sus bandas armadas y se las tildaba de las fuerzas del mal. “El clan se jacta de que Humberto, el mayor de los hermanos, es compadre y curruña del papá de Pablo Pérez, y en demostración que van con todos los hierros montaron un comando del Movimiento Democracia Activa en apoyo del gobernador del Zulia. Ya enrolaron a Jesús Villarreal, presidente de la Apuc y al ex diputado César Burguera, que no haya en que palo ahorcarse. En el acto de presentación estuvo Omar Barboza, Ely Yépez y Pedro Díaz Blum, lo que no es de extrañar porque Barboza, quien fue gobernador de Zulia cuando Jaime Lusinchi y perteneció a los Bachacos, capitaneados entonces por Américo Araujo, con estrechos vínculos con los Celli. Henry, que le ha sacado mucho partido al UNT, logrando apoyos para sus candidatos en otros estados, dijo Miquiti!!! Y decidió pasar agachao”, expresó Cupertino Salomón. Entre tanto, Ely Yépez, metido en ese sancocho, corre grave peligro de indigestión. 

 

Relaciones peligrosas

 

El Presidente Chávez siempre ha jugado claro sobre sus relaciones con gobiernos vinculados al terrorismo- Siria y Libia son ejemplos, Irán también-, y las consecuencias comienzan a sentirse en casa.

Mi amigo Yosoid El Cazaguire me informó que ahora surge una investigación profunda en el Líbano por la captura del terrorista Wael Abbas, acusado de colocar varias bombas con saldos de muertes y de secuestrar a 7 ciudadanos de Estonia. Abbas fue apresado en Qatar con pasaporte venezolano cuando se disponía a viajar a Brasil. El gobierno qatarí lo devolvió a Siria y el gobierno de Bachar El Assad, atormentado por revueltas internas, lo entregó a las autoridades libanesas, en cuyo territorio cometió los delitos que le imputan. “Inicialmente– me dijo Yosoid- informaron que el pasaporte era falso, pero finalmente se comprobó su autenticidad. La venta de visas y pasaportes es un hecho normal en la embajada de Venezuela en Siria…y el Presidente Chávez lo sabe porque recibió la información del diputado del PSUV por Bolívar, Adel El Sabayar. Los documentos tienen un costo de 7 mil dólares. Las autoridades tratan de establecer una posible vinculación del detenido en el atentado que causó la muerte al presidente libanés Rafik Hariri. Esas son consecuencias lógicas de las malas compañías

y las relaciones peligrosas de Hugo Chávez, incluyendo a Carlos, el Chacal, responsable según su propia confesión de 2 mil muertos”.

 

NOTI RÁPIDAS

 

JALAMECATE. Will Rangel, uno de los impulsores de la central obrera chavista y principal alabardero de Chávez en el acto celebrado en Vargas, fue mano derecha de Carlos Ortega en Fedepetrol y adeco “uña en el rabo”. El lisonjeo descarado arrancó sonrisas al Presidente, quien olvidó por completo aquello de “voy a freír la cabeza de los adecos”.

NERVIOSISMO PRIMARIO. Nos llega que hay nerviosismo tanto en las filas de Capriles por su descenso como en las filas de Pablo Pérez de quien se dice quisiera quedarse como gobernador de Zulia. Entre tanto Leopoldo López, quien viene de atrás por no ejercer ningún cargo de visibilidad por los años que lo tuvieron inhabilitado, viene apurando el paso y, con el respaldo  del Pollo, puede dar la sorpresa.

 
Top