Más razones para elegir el dólar como inversión de refugio

NICHOLAS HASTINGS

El estatus de refugio del dólar se fortalece cada vez más. A medida que la zona del euro se aproxima a lo que muchos temen sea algún tipo de Armagedón, con muchos bancos europeos ahora listos para recibir una rebaja en la calificación crediticia, está comenzando a aumentar la salida de inversiones desde la región.

Debido a que la mayoría de las monedas de mercados emergentes y las relacionadas con bienes básicos presentan pocas alternativas, ya que también registran presión por la desaceleración de la economía mundial, Estados Unidos se ve cada vez más como un faro de prosperidad.

Pero, por supuesto que no todo es perfecto en Estados Unidos. Como nos recordó el lunes Fitch, la posición fiscal del país no es viable en el largo plazo. Pero como sugirió la agencia calificadora de crédito al confirmar por ahora su calificación de “AAA”, todo está bien por ahora.

Pese al pesimismo y desaliento generalizado en la economía mundial, Estados Unidos ha venido mostrando señales de continua mejoría durante los dos últimos meses. No solo ha aumentado la actividad fabril y el consumo, sino que están volviendo los signos vitales al mercado de la vivienda y el mercado laboral también viene mejorando.

En general, esta recuperación está lejos de ser robusta y sigue en riesgo si la zona del euro nuevamente cae en recesión.

Pero siendo una economía relativamente cerrada, Estados Unidos podría ser capaz de sostener al menos cierto crecimiento por un breve período, lo que fortalecería su condición de refugio para los cautelosos inversionistas.

Los inversionistas han estado mostrando su apetito por los bonos del Tesoro de Estados Unidos durante cierto tiempo, y en el último mes los rendimientos de las notas a 10 años han sido presionadas por debajo del 2%, después de alcanzar un máximo cercano al 3,75% en febrero. (Los bonos suben de precio cuando aumenta la demanda, reduciendo el rendimiento que es a tasa fija.).

Durante algún tiempo, los inversionistas también estuvieron contentos de acumular bonos alemanes, pero esto fue interrumpido de manera abrupta la semana pasada cuando Berlín trató sin éxito de recaudar los fondos que necesitaba.

La confianza de los inversionistas en la zona del euro pareció haber alcanzado un nuevo mínimo cuando los principales países se vieron enfrentados a los mismos problemas que afectan a los deudores de la periferia.

Francia ha sido amenazada con una rebaja en la calificación crediticia de Standard & Poor’s, y Moody’s ha puesto a 87 bancos europeos en observación para una revisión.

 

A medida que los datos económicos siguen sugiriendo que la economía de la zona del euro se dirige hacia una nueva recesión, y con las crecientes presiones para que el Banco Central Europeo adopte una posición de flexibilización monetaria, el respaldo para la moneda única se está socavando poco a poco. Y, esta vez hay pocas alternativas.

Y con las economías del Reino Unido y Japón que no han logrado cumplir con las expectativas, los flujos de refugio hacia la libra y el yen también han comenzado a disminuir.

Para el dólar, sólo habrá buenas noticias a medida que las condiciones mundiales se deterioren aún más y el interés de los inversionistas internacionales en otras partes siga disminuyendo.

 

Editado 

Fuente: http://online.wsj.com

 

 
Top