Terapia de láser que cambia el color de ojos

BBC Mundo

Un investigador estadounidense está probando un pionero tratamiento de láser para cambiar el color de los ojos. El cambio de color, según dice, se logra en 20 segundos

¿Cansado de sus comunes ojos color marrón? ¿Sueña con tener ojos azules? Un investigador estadounidense dice haber encontrado la solución para hacer realidad el deseo de quienes hubieran querido nacer con ojos claros.

El doctor Gregg Homer, afirma que creó una nueva terapia de rayo láser que en 20 segundos puede cambiar el color de los ojos de un individuo.

El tratamiento, argumenta, puede eliminar el pigmento -o melanina- de los ojos color marrón y gradualmente volverlos azules.

Agrega que la tecnología ya fue probada en un grupo pequeño de pacientes en México.

Y ahora está buscando financiamiento para llevar a cabo un ensayo más amplio.

Otros expertos señalan, sin embargo, que se debe ser cauteloso porque la técnica involucra destruir el pigmento en los ojos, lo que puede causar problemas de visión al permitir que entre en la pupila demasiada luz.

Gregg Homer trabajó como abogado en Los Ángeles pero dejó esa profesión a mediados de los 1990 para estudiar biología en la Universidad de Stanford.

Posteriormente patentó su tecnología y fundó la compañía Stroma Medical.

Tal como informa el investigador, la técnica podría estar lista en unos 18 meses.

Doctor Gregg Homer.

Doctor Gregg Homer

El proceso involucra tomar una imagen del iris del ojo con un escáner computarizado para determinar cuáles áreas se van a tratar.

Posteriormente se dispara un láser, utilizando un patrón exclusivo, que ataca punto por punto de esa zona del iris.

Cuando terminó de cubrir el área comienza nuevamente desde el principio y así repite el proceso varias veces.

Y en total el tratamiento sólo requiere 20 segundos, dice el doctor Homer.

Las terapias de rayo láser ya se usan actualmente para extraer la melanina de la piel y eliminar manchas marrones o pecas.

“El láser funciona agitando el pigmento en la superficie del iris”, explica el doctor Homer a la BBC.

“Utilizamos dos frecuencias que son absorbidas por el pigmento oscuro. El rayo es totalmente absorbido de manera que no hay peligro de dañar el resto del ojo”, agrega.

“El láser calienta el pigmento y cambia su estructura celular. El organismo reconoce entonces que estas células son tejido dañado y responde con una proteína”.

“Esto provoca a su vez otro proceso que es como un ejército de pequeños “pac-man” que digieren el tejido a nivel molecular”, agrega.

Después de la primera semana de tratamiento, explica, el color del ojo se oscurece debido a que el tejido cambia sus características.

Después el proceso de “digestión” comienza y tras otras tres semanas comienza a aparecer el tono azulado.

Debido a que la melanina no se regenera el tratamiento es irreversible.

Temores

Algunos expertos han expresado preocupación por la tecnología.

“Tenemos melanina por una razón”, dice el doctor Larry Benjamin, especialista en cirugía ocular del Hospital Stoke Mandeville, en Inglaterra.

“Si se pierde el pigmento se pueden tener problemas como deslumbramiento o visión doble”.

“No tener pigmento es como tener una lámina transparente en la apertura de una cámara, la cual no nos dejaría controlar la luz que entra a ésta”, agrega el experto.

Pero según el doctor Homer su técnica sólo elimina el pigmento de la superficie del ojo.

“Esto es sólo de una tercera parte a la mitad del grosor del pigmento en la parte posterior del iris y médicamente no es significativo”, dice Homer.

Argumenta que los pacientes con ojos marrones tienen más melanina en otras áreas del globo ocular que los de ojos azules, por lo tanto gran parte de ésta quedaría intacta.

Ya se han llevado a cabo 15 ensayos diferentes sobre seguridad, dice.

“Hasta ahora no hemos tenido evidencia de lesiones”, expresa.

Pruebas en México

Gregg Homer está buscando US$800.000 para poder ampliar sus ensayos.

Las pruebas iniciales en humanos fueron llevadas a cabo con cadáveres y posteriormente el investigador fue a México donde en agosto de 2010 probó la técnica con 17 pacientes.

“Desde la perspectiva regulatoria es fácil porque hablo español con fluidez y puedo monitorear de cerca la evolución de los participantes”, dice.

Todos los pacientes en México, agrega, eran personas con miopía extrema y se les ofreció un trasplante de lente intraocular a cambio de participar en la prueba de cambio de color de ojos.

Según explica los ensayos están siendo supervisados por una junta de expertos oftalmólogos para asegurar que cumplen con las regulaciones.

Y el nuevo financiamiento será utilizado para llevar a cabo ensayos clínicos en otros tres pacientes.

Stroma Medicalintenta reunir US$15 millones para fabricar cientos de máquinas láser y lanzar la tecnología en todo el mundo en unos 18 meses.

Y planea lanzar el método en Estados Unidos, donde la aprobación regulatoria toma más tiempo, en unos tres años.

Homer cree que su técnica será popular.

Cerca de 80% de la población mundial tiene ojos color marrón y sólo 17% tiene ojos azules.

 
Top