El fútbol de Carabobo y los clubes privados

Luis Hernández Estrella

DESDE   LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

Que  una  determinada especialidad deportiva para salir  adelante  en su gestión se las ingenie cobrando con actividades propias de la especialidad, no hay objeción, pero que un club privado haga de los  entrenamientos un  negocio  con  alumnos  de diferentes  colegios de Valencia, es otra cosa. Existen clubes que cobran por entrenar a un alumno algo cercano a los 300 Bs. F;  lo que nos  parece sumamente costoso, aparte del palabrerío que le insertan en el cerebro, en el sentido de que el joven muestra condiciones excelentes y que por lo  tanto  va a ser  un destacado profesional del mencionado deporte.

Con todo esto el  alumno pasa años entrenando bajo las  condiciones que le impone el club, el  cual específica que no debe faltar a los entrenamientos y no debe representar al colegio donde cursa estudios. Pero, nos  hacemos  varias  preguntas, entre  ellas, ¿si ese nivel que alcanzan estos muchachos es tan alto por qué Carabobo  no ha clasificado en fútbol para los Juegos Deportivos Nacionales desde hace algo cercano a los 20 años? ¿O será que los futbolistas de los clubes privados  no son seleccionados por la Asociación de  Fútbol de Carabobo? ¿O habrá otra razón de la  cual  no estamos  enterados, pero que en cierta forma ha incidido en que nuestro estado en dicho deporte no aporte su cuota de medallas al triunfo total?

 

En campo deportivo de  Naguanagua se  realizó la santa  misa del deporte

Un acto de  mucha  trascendencia  para el  deporte  nagüanagüense  se realizó el pasado sábado 14 del corriente en las instalaciones deportivas  que sirven de  asiento al Instituto Municipal de Deporte del mencionado municipio.  Actos de este tipo enaltecen no sólo a quienes los organizan, sino a quienes reciben el reconocimiento  por la destacada actuación  durante el  año 2011. Unos y otros compartieron con la camaradería que sólo el deporte y las virtudes que éste ofrece en una  cancha donde el sudor del deportista ha dado el calor humano que ha hecho refrescar el ambiente en una sana comparecencia  familiar-deportiva. No todo premio deportivo merece la atención como el que se le reconoce a  jóvenes provenientes  de estratos sociales humildes, porque allí no hay sectores opuestos  ni contrapuestos, ni politiqueros  que hagan resonar una bulla en contra. El deporte de Naguanagua debe sentirse regocijado por tan notable asistencia a la misa que se ofreció para  reconocer valores deportivos  y religiosos.  Eso supone una acción constante, entre el trabajo y una positiva gestión que le dicen a los pueblos que la vida colectiva sana tiene sus virtudes sólidas  en la influencia social. Los deportistas tienen que ser celosos  a la hora de hacer observaciones a este tipo de evento para que no se les incluya el aspecto político. En este caso siempre se demuestra debilidad  tanto de los deportistas como la de los organizadores, debido a que el evento en cuestión implica solidaridad.

 

AL   AMIGO  BUENAVENTURA  NORIEGA

Desearía  tener en  mis neuronas la sapiencia  y el humor  pueblerino que le da  Ud., a  cada noticia.  Sus artículos más que un recuento del panorama político son una clase magistral al aire libre sin la presencia del sol  y la lluvia, pero sí de un dominó y bochas rojas y verdes. Y de manjar un teretere con guarapo de caña. Para finalizar le recuerdo repasar el principio de la auyama… Saludos al amigo Buenaventura.

 

 

 

 
Top