Cada quien con su cruz a cuestas

Luis Hernández Estrella

DESDE  LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com

 

Los  profesores  de  escuelas  y  liceos públicos  no atienden  al  llamado  que  se  les hace  desde  la  ZEC en cuanto a la participación de los diferentes municipios escolares en los Juegos Deportivos  de Valencia. Esto no es nada nuevo y cada día que pasa es menor la asistencia de los institutos públicos en todos y cada uno de los eventos deportivos que se organizan. Los directores no colaboran -la mayoría- en cuanto a la solicitud de material deportivo para que los mencionados puedan cumplir a medias con los seleccionados de cada plantel. Privilegiadas son aquellas  instituciones públicas que tienen quien los ayude a conseguir el material necesario en cuanto a balones. En el municipio escolar 14.1 que corresponde al sector San José, el voleibol tuvo una  representación de dos colegios públicos y cinco privados; esto es una evidencia más del estado del deporte escolar  en  el municipio  que  tiene más de  120 planteles  educativos.

Lo lamentable es que se hace caso omiso a las observaciones que emanan desde cualquier trinchera. En cuanto a los privados, éstos cada día entran en el mismo saco de los públicos, porque se ausentan también de los juegos o de otras agrupaciones que hacen vida deportiva en  la región. El problema radica en que los privados aun cuando son menos en cantidad, sin embargo hay  presencia  en uno u otro deporte. Mención aparte de que en su mayoría son los alumnos de los  colegios privados los que se incorporan a los seleccionados de Carabobo cuando de un evento  nacional escolar se trata. La pasada semana en artículo anterior nos referíamos a que las alcaldías  debían asumir esa responsabilidad -el deporte escolar- para contribuir con el vacío que existe en la mayoría  de  los municipios de Carabobo.

De igual manera creemos que el Ministerio del Deporte, que con la nueva legislación asume el control directo, supervisión, y demás actividades inherentes en dicha materia, debe analizar crudamente la realidad de la situación del deporte escolar a nivel nacional y, en  sentido regional por lo que  sucede en Carabobo, cuando en la última incursión nacional quedó relegado al puesto 13 en la clasificación general. Que el traspaso de las actividades del Ministerio de Educación al Ministerio de Deporte no sea un saludo a la bandera. Se necesitan incentivos, estímulos, tanto para los públicos como para los privados, para profesores  que exaltan el trabajo en los planteles, con premios para aquellos planteles que alcanzan una posición relevante en los eventos regionales. Todavía está fresco en el ambiente del deporte escolar, cuando se creó una organización paralela -CONEFIDE- que tenía entre sus planes el mejoramiento de la especialidad, el fortalecimiento de los juegos nacionales, la evaluación de los programas que se estaban aplicando en las clases  diarias de  educación física, así como también  la entrega de recaudos de las pruebas de aptitud física que se aplicaron en escuelas, liceos y colegios privados de todo el país. El gobierno en este caso -el Ministerio de Deporte- no ha hecho el reglamento de la LOD y no ha nombrado comisión alguna para la elaboración de ese instrumento. Igual cosa ha ocurrido con el deporte escolar  a  nivel nacional.

 

 
Top