El ABC de Leonor Filardo – Economista y consultora de empresas

Está vigente la amenaza de “nacionalizar” el sector financiero. El país ha recibido en ingresos petroleros casi 600.000 millones de dólares. Ordenar la economía no sería nada fácil, señala la asesora de CEDICE.

 

Macky Arenas.

 

La conocen como “la doctora Leonor Filardo”. Es una experta en temas económicos.  Es rigurosa y profunda en sus análisis. Muy respetada profesional y admirada expositora. Como miembro asociado de CEDICE (Centro al Servicio de la Divulgación del Conocimiento Económico), contribuye al debate público desde la perspectiva de la defensa de la libertad y la libre iniciativa. Ha dado clases, es consultora de importantes empresas y grupos nacionales e internacionales, está ligada al sector bancario y, como si fuera poco, desarrolla una actividad privada incansable. Estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana.

 

“Si la liquidez no tiene respaldo, la inflación se dispara” – Leonor Filardo.

– ¿Cuáles son las implicaciones de los préstamos directos a los que, por disposición del Ejecutivo, estaría obligado a otorgar el Banco Central?

 

–  Eso sólo generará más inflación. Para que exista  estabilidad en el tipo de cambio y se mantenga controlada la inflación es necesario que la liquidez monetaria, es decir, el dinero en circulación tenga un respaldo de las reservas internacionales. El nivel de reservas que el gobierno decidió como óptimo está sobre los 30 mil millones de dólares.  Lo demás lo envían a los distintos Fondos que han creado y, en algún momento, resolvieron que el BCV iba a dar préstamos directos. El resultado es que la liquidez, que debía tener 100% de respaldo en reservas internacionales, solamente tiene el 27%. Cuando eso ocurre es el gobierno el que está generando inflación pues crea dinero inorgánico, sin respaldo.

 

– Ahora hay una nueva batalla en la guerra contra el sector financiero: obligar a la banca a préstamos agrícolas…

 

–  Van más allá, la amenaza es “nacionalizar” al sector financiero. Así que el tema no es el agro, sino expropiar la banca. Los bancos guardan los depósitos del público, que no pertenecen a los banqueros, sino a los venezolanos que tienen allí sus reales. Uno deposita dinero que se ve en riesgo al obligar a los bancos a prestar a sectores improductivos, con lo cual se ahoga al sector privado productivo, expropian, imponen regulaciones….

 

– ¿Pero qué sentido tiene prestar si han confiscado las tierras en plena producción a las que mantienen ociosas lo cual, aunado a la inseguridad y mal estado de las vías, hará imposible “sembrar” ese dinero?

 

– Expropian haciendas que tienen préstamos de la banca. Se apropian de la hacienda, pero no asumen los préstamos, al tiempo que la superintendencia obliga a la banca a que provisione ¡a una hacienda de la cual es el gobierno el dueño! Un juego muy dañino que sólo acosa a la banca para que se enrede en problemas que el propio gobierno impone.

 

– ¿Qué consecuencias podría tener esta práctica sobre bancos responsables?

 

–  Vamos a ejemplificarlo trasladándonos al plano internacional. En EEUU, a un par de instituciones financieras, aún no pertenecientes al gobierno, las obligaron a garantizar préstamos hipotecarios que la banca debía facilitar a aquellos que no tenían capacidad de pago. Ahora están metidos en tremendo lío, pues miles de personas han perdido sus viviendas; los precios de las mismas se han venido al suelo y se les trancó el serrucho. No tienen como pagar, no hay capacidad de crédito.

 

–  Por cierto, el sector inmobiliario tampoco es que ande muy seguro por estos lados…

 

– Se ha expropiado casi 300 empresas constructoras de viviendas y edificios. Si el gobierno no paga a los bancos, la cartera hipotecaria debe ser provisionada. Así que es un arma de doble filo. No deben obligar a otorgar créditos si andan nacionalizando indiscriminadamente, más bien ¡paguen! El banquero es el responsable ante el público que está depositando su dinero, el cual, repito, no es del banco, sino del depositante.

 

–  ¿Qué peligros encierra esta manera tan discrecional de manejar el sistema financiero?

 

– Ya los estamos viviendo. Cuando se nacionaliza o expropia más de mil empresas y en el sector agrícola –según dice el propio gobierno- más de 3 millones de hectáreas, eso significa que generas un elevado desempleo. Las tasas que publica el INE no son ciertas. El presidente regañó a este organismo públicamente cuando, un buen día, se dio  a conocer cómo había crecido la pobreza durante su gestión, así que a partir de ese momento comenzaron a modificar las cifras. En realidad, más del 50% de la masa laboral está en la economía informal.

 

2. La economista considera que deben dejar que el sector productivo compita, que es lo más importante

– ¿Y qué trae el desempleo?

 

– Delincuencia, inseguridad, ya lo vemos. Mientras el presidente continúe expropiando, hará crecer el desempleo. La otra cara de este problema es la inflación…

 

La peor de las expropiaciones

 

– ¿La expropiación de nuestro dinero?

 

–  ¡Exacto! Esa es la peor de las expropiaciones. Hoy en día, no se sabe cuánto cuesta el dólar, cuál es en verdad el tipo de cambio. El gobierno fija  el dólar a 4.30. Otro mecanismo es el BCV que lo tiene a 5.30. Pero son mecanismos falsos. Si hay escasez de divisas no puedes buscarlas en otra parte. Los empresarios que quedan activos deben buscarlas y entonces se ven obligados a acudir al mercado negro, donde nunca sabes nada tampoco, pues el tipo de cambio lo fija el que lo transa. Para mantener el tipo de cambio a 4.30 necesitarías que las reservas internacionales se colocaran en más de 100 millones de dólares. Allí sí tendrías un mercado que funcionaría, con una liquidez totalmente respaldada.

 

– Ese es el gobierno…y la oposición, ¿estima usted que lleva una vocería acertada en esta materia?

 

–  Me preocupa mucho escucharlos. Hay una pobreza manifiesta en su discurso cuando se les oye decir que van a mantener el control de cambio.  Aún no he leído detenidamente los lineamientos de gobierno, pues los acaban de publicar, pero he sabido de los temas que han planteado. Me angustia ese tema del control de cambio. También reiteran que somos un país importador y que no se protege al sector nacional. Ante la expropiación de los poderes, de las empresas, del dinero, que se ha verificado en este país, un aspecto crucial del discurso es cómo se va a restaurar la democracia antes que prometer medidas sobre la moneda o plantearse proteger al sector nacional. Este país está en ruinas, así que hay que comenzar por liberar los poderes para que sea posible otro país.

 

– Si, la verdad es que se comportan como si esto fuera a tener una continuidad democrática automática y todo fluiría cómodamente en un escenario de triunfo opositor…

 

– Sobre todo suena frágil cuando se ha enquistado en los cargos a gente radical, que descarta el diálogo, tan necesario para arrancar de las ruinas la reconstrucción nacional. Aquí hay que combatir la delincuencia a todos los niveles y generar empleo a como de lugar. Ya hasta los embajadores –y van varios diplomáticos que sufren las consecuencias de la  inseguridad- son secuestrados. Hace falta un mecanismo, que podría ser la Constituyente, para volver los poderes a su lugar y generar confianza. Si se ha expropiado y nacionalizado empresas sin compensarlas como lo establece la Constitución y el Presidente ordena la separación de Venezuela del Centro Internacional de Arbitraje –recordemos que hay tres empresas petroleras internacionales demandando a Venezuela por 31 mil millones de dólares-, ¿cuántas demandas no tendremos al acecho? ¿Quién conoce los acuerdos que el gobierno ha firmado con China, con Bielorrusia, con Irán? Nadie sabe, no se conocen. ¿A qué nos hemos comprometido con Cuba, con Nicaragua, con Ecuador?…

 

– Y lo agrava el dineral que se ha manejado…

 

– Este país ha recibido, sólo en ingresos petroleros, casi 600 mil millones de dólares, más todo el endeudamiento obtenido. Ordenar la economía no es tarea nada fácil. Hay que tomar medidas sumamente estrictas que van a requerir de proteger la propiedad privada, un Estado de Derecho para poder adoptar esas medidas económicas ineludibles. Si se busca acabar con la expropiación del dinero de los venezolanos, evitar la inflación y eliminar el control de cambio dándole estabilidad a la moneda, es necesario, previamente, estas políticas que planteo.

 

Sector productivo y competencia

 

– Pero el gobierno sigue inyectando dinero por aquí y por allá, más en año electoral…

 

–  El control de precios, acompañado de una inyección desenfrenada de dinero, ocasionan una expansión monetaria pavorosa. Cada vez que vamos al mercado encontramos un nuevo aumento. Semanalmente aumentan los precios de todo, a veces de manera desorbitada. Es porque hay un exceso de liquidez que ha inyectado el gobierno, constriñendo y desprotegiendo al sector productivo. ¿Qué le queda? Importar. Deben dejar que el sector productivo compita, que es lo más importante, por supuesto generando un entorno que haga posible una sana competencia. El sector agrícola venezolano producía lo que hacía falta y aún exportaba. ¿Cuántas haciendas han expropiado en el Zulia que producían leche, queso, carne? Todo eso lo han desmantelado y siguen con esos planes nefastos. Entonces la pregunta es obligada: ¿para qué prestamos al agro si lo que se está haciendo es importar?

 

– Y a pesar de ello hay que ir a cinco mercados para completar las compras…

 

– A diferencia de Estados Unidos, donde vas a un mercado y hay un pasillo completo  con variedades de cada producto. Eso es competencia, detrás de eso hay inversión, empleo, progreso, bienestar.  En una de esas etapas de escasez de harina para arepas,  la conseguí en un viaje por Alemania. ¿Tú sabes lo que es eso?… ¡traje ese producto  criollo desde tan lejos! Uno va China, a Singapur y consigue lo nuestro. Es inaudito.

 

– Paradojas de esta revolución…pero, recapitulando, ¿qué sistema financiero puede funcionar cuando el gobierno le obliga a dar créditos y además establece el beneficiario?

 

– Hasta 1939 teníamos una banca libre, comercial, que emitía dinero, solamente cuando tenía respaldo de oro, fiscalizado por el Ministerio de Hacienda. Varios bancos tradicionales lo hacían.  Desde 1914 hasta esa fecha la inflación en Venezuela fue de 0.46%. De 1939 al 58 fue de 0.9%. Al crear el BCV en el año 39, de acuerdo con la ley que lo regía, tenía terminantemente prohibido prestar al gobierno, sólo emitía dinero con respaldo de oro y divisas, el deber ser. Volvemos a lo mismo, si la liquidez no tiene respaldo, la inflación se dispara, lo cual sucedió en América Latina en los años 70, en Chile, Uruguay, Paraguay, Argentina, Bolivia, países que sufrieron inflación extrema. ¡Bolivia llegó a 46% de inflación mensual!

 

–  ¡Qué panorama! ¿Se puede controlar la inflación de un día para otro?

 

– Si, se puede, con medidas estrictas, imponiendo el deber ser. Eso es lo que no le he escuchado a ningún candidato de la oposición. Es sumamente importante que tengan claro que si queremos cambiar a este país hay que tomar medidas drásticas, pues hay que proteger lo poco que nos queda.

 

– Analizando lo que ocurre, ¿no pareciera gravitar sobre este escenario de destrucción un plan preconcebido para terminar de arruinar a todo el mundo?

 

– A todo el mundo. En este continente, en el  índice de libertad económica que publica el Heritage Foundation, Venezuela está en el puesto 174 de 186 países, en la cola. En el índice de miseria que divulga The Economist, nuestro país está de segundo. ¿Cómo es posible eso en un país petrolero? El gobierno tendría que responder a los venezolanos sobre cómo ha manejado nuestro dinero. Proclaman soberanía cuando  rinden cuentas a Cuba. No soy abogado, pero creo que, ante todo, hay que restablecer las instituciones para que acaben los abusos y reordenar el país. La responsabilidad de la oposición es grande, pues hay fuertes indicios de que el candidato que resulte de primarias podrá vencer por amplio márgen.

 
Top