EL MIEDO

 

JUAN CARLOS PÉREZ-TORIBIO
@pereztoribio

 

Cierto programa de televisión en el que se realizó una encuesta entre los espectadores sobre el miedo, me ha hecho reflexionar una vez más sobre lo extendido y bien distribuido que está este sentimiento entre nosotros. Que yo recuerde, nunca había habido tanto miedo junto en este país.

Todos tenemos miedo. Unos tienen miedo de que este Gobierno triunfe nuevamente y todo se termine yendo al mismísimo infierno. Los militares y burócratas comprometidos con este proceso tienen miedo de que por su incondicionalidad sufran algún tipo de persecución si gana definitivamente la oposición.

El empresario tiene miedo de que el Gobierno se “enamore” de su empresa y el día de mañana se quede con ella. El periodista teme ser perseguido, censurado, y los medios de comunicación social, cerrados. Las universidades autónomas temen por su autonomía y que el Tribunal Supremo anule cualquiera de sus comicios para elegir rector y demás autoridades. El que va a su trabajo tiene miedo de que la empresa donde trabaja termine siendo expropiada y se quede definitivamente en la calle. Los trabajadores de las empresas ya expropiadas temen que no se les paguen sus salarios. Los empleados públicos temen ser perseguidos si el Gobierno los sorprende votando por la oposición. Los dueños de tierras tienen miedo de que sus fincas sean invadidas. Los dueños de apartamentos y arrendadores temen que sus inquilinos se queden con sus inmuebles.

Los padres tienen miedo de que sus hijos abandonen el país. Tememos que nos aumenten los precios de los productos o que éstos escaseen; que modifiquen la educación de nuestros hijos; que se vaya la luz; que amanezcamos sin agua o gas, que el Gobierno se haga el loco cuando haya un desastre natural; que terminemos siendo damnificados; que se siga endeudando el país; que continúe deteriorándose la industria petrolera; que no se reconozcan los resultados electorales; que proliferen las enfermedades endémicas; que la relación con Ahmadineyad nos sitúe en una posición peligrosa a nivel mundial. Y hasta se podría decir que el mismo Presidente tiene miedo de perder las elecciones y no terminar su “obra”.

En nuestro caso, no tememos a la infelicidad, a fracasar con nuestra pareja o en nuestras profesiones, o a que nuestra existencia sea aburrida y solitaria, nuestro temor se ha convertido así en algo más primario y cerval. Este miedo, según algunos psicólogos partidarios de Pavlov y sus perros, no es un proceder racional, es una conducta emocional aprendida o condicionada, una respuesta a ciertos estímulos o peligros que el organismo, por experiencias pasadas, sabe que le producirán daño. De un pueblo dicharachero nos hemos convertido por obra y gracia de unos conmilitones faltos de batallas y una izquierda siempre derrotada, en un pueblo aprensivo y receloso. Basta ir a un supermercado o caminar por una calle de Caracas para constatar todo esto.

Indígenas de la Comunidad Musukpa detuvieron y desarmaron en la mina El Torono a 22 efectivos militares, en el Alto Paragua del estado Bolívar, (27 de octubre 2011).

Cuatro son, sin embargo, y según algunos escudriñadores de almas, las respuestas ante el miedo y la amenaza: la huída, la inmovilidad, la sumisión y la defensa agresiva. Es tal vez por ello, y quizás haciendo uso de la última de ellas, que cansados del maltrato que sufrían a manos del Ejército los indígenas de la Comunidad Musukpa, en el Alto Paragua del estado Bolívar, el día 27 de octubre del año pasado detuvieron y desarmaron en la mina El Torono a 22 efectivos militares. La respuesta no se ha hecho esperar: autoridades de la Guardia Nacional han citado a los representantes indígenas (entre los que se encuentra Alexis Romero) a Ciudad Bolívar, y bajo la excusa de que debían sostener una supuesta entrevista en la 5ª División de Infantería de la Selva, fueron conducido a la cárcel de La Pica, en Monagas, donde permanecen.

Así, con esa especie de extraño valor y en lugar de enjuiciar a los militares involucrados en los desmanes denunciados por las etnias indígenas, unos compatriotas tratan de demostrarnos que ellos sí no tienen miedo y que por ahora nadie más tiene el poder.

 

www.diariosdelaincertidumbre.com

 

 
Top