PRIMARIAS, PARTICIPAR ES GANAR


FREDDY LEPAGE
@freddyjlepage
freddylepage@cantv.net 

 

Mucho se ha especulado sobre el número de personas que votará en las primarias de la oposición, organizadas por la MUD. Se hacen cálculos y valoraciones de todo tipo, siempre tomando en consideración eventos similares anteriores en el país y otras naciones.

 

Ahora bien, el Gobierno y, particularmente, Chávez, son conscientes de que las primarias son un instrumento de alto impacto a la hora de mostrar y resaltar las carencias de quienes detentan las riendas del poder.

 

Basta una simple comparación lineal entre la forma limpia, transparente y civilizada como se bate el cobre en los sectores contestatarios a la revolución bolivariana, y cómo el comandante único lo hace con sus seguidores: por un lado la gente opina democráticamente y, por el otro, se impone el autoritarismo militarista más aberrante.

 

Por ello, la cúpula chavista hace todos los esfuerzos por descalificar el proceso opositor a. Incluido, por supuesto, lo que mejor saben hacer: intimidar, jugando con las necesidades de la gente. Para ello han comenzado una soterrada conseja para revivir la infame lista Tascón y las consecuencias nefastas que para muchos trajo.

 

Nuevamente se vocea abiertamente la amenaza de que el Ejecutivo tendrá los cuadernos de votación y, por ende, sabrá quiénes sufragaron. Lo que es falso de todas, todas, porque será la MUD la depositaria de dichos listados y, al igual que para las parlamentarias, estos serán destruidos una vez finalizada la totalización. De manera que no quedará rastro alguno.

 

Ahora bien, es impostergable desarrollar una amplia campaña de concientización, no sólo sobre la importancia capital de la asistencia masiva para la selección del candidato, sino sobre algunos aspectos de orden más pragmático y pedestre.

 

Así, la información sobre dónde votará cada quien cobra pertinente vigencia. Cada quien debe saber, sin lugar a equívocos, dónde le corresponderá votar. Ello depende de, al menos, dos factores: que la ubicación de los centros sea de fácil acceso y que el elector muestre interés y compromiso militante para mantenerse adecuadamente enterado y al día. O sea, que no tenga dudas de ningún tipo el 12-F.

 

Pero aún existe otro elemento perturbador. Algunos piensan que no necesitan involucrarse, porque ellos, igualmente, votarán el 7 de octubre por el que resulte vencedor. Esta postura evidentemente, debilita la concurrencia. De tal manera que, vistas las cosas así, les corresponde a la MUD, a los partidos políticos y a los precandidatos (ya lo están haciendo) arreciar, con todos los hierros, las actividades destinadas a potenciar y multiplicar exponencialmente la motivación y el entusiasmo, así como desenmascarar la deleznable campañita gobiernera para desmovilizar a la sociedad.

 

El inquilino temporal de Miraflores está utilizando el fracasado golpe de Estado del 4-F como ariete para abrirle un boquete a la fiesta democrática que se celebrará pocos días después. ¡Participar es ganar!

 

Versión editada

 

 

 

 

 
Freddy LepageFreddy Lepage
Top