Tres relatos, tres opciones electorales

Nelson Acosta

La política es así
Nelson Acosta Espinoza
acostnelson@gmail.com    

Nos encontramos en la recta final de la primera etapa que conducirá a  las elecciones presidenciales del 2012. En estos últimos días se han producidos deslindes ideológicos entre los concurrentes a las primarias. Diferencias discursivas insinuadas de manera sutil. Sin embargo, estas discrepancias enseñan como la política adquirirá un sesgo doctrinario en un futuro próximo. Recordemos que la búsqueda de la unidad se había transformado en un objetivo estratégico per se. Este consenso militante proporcionaba el cemento indispensable para dotar de la debida solidez a este acuerdo político. “Ni con el pétalo de una rosa” pareciera ser la consigna que ha definido las relaciones entre los miembros de este compromiso. Quizá este esmerado cuidado le haya restado  contundencia electoral a esta alianza política.

En fin, el horizonte discursivo del país comienza a definirse. Mas que definirse, lo apropiado sería señalar que estas diferencias adquieren, de nuevo, especificidad y peso propio. Veamos. A lo largo de estos trece años el discurso presidencial adquirió un pesado contenido ideológico en el marco de una matriz discursiva anticuada y desfasada históricamente que, sin embargo, logró apropiarse de un léxico de hondo sentido popular. Es indudable que el chavismo  arrebató a los sectores democráticos el relato de protección y asistencia a los sectores populares que caracterizó en sus inicios a la democracia. En cierto sentido vació de contenido discursivo a la oposición. De ahí los fatales errores políticos que se cometieron en el inicio de la primera  década del siglo XXI.

Esta “expropiación” discursiva comienza a mostrar un lado positivo. Un nuevo liderazgo ha comenzado a emerger. Su novedad reside en que intenta abordar la realidad a través de un nuevo relato, distinto al que tradicionalmente caracterizó a la política en el país. Su eje articulador son los temas de  gestión, competitividad en el marco de un nuevo esquema de valores donde resalta el individualismo ciudadano. “Progreso para todos y capitalismo popular” son los dos ejes temáticos sobre los cuales descansa la oferta electoral de los candidatos Capriles Radonski y María Corina Machado.

Diego Arria y Pablo Medina si bien expresan posturas ideológicas distintas, coinciden en el planteamiento político: la convocatoria de una asamblea constituyente. Esta consigna por sí misma no ha logrado desarrollar un relato de impacto electoral. En cierto sentido se encuentra en los márgenes del dispositivo político donde se mueven los otros candidatos de la oposición.

Pablo Pérez es el candidato de una alianza entre tres fuerza políticas: Acción Democrática, Copei y Un Nuevo Tiempo. Esta coalición podría definirse como el polo social demócrata de la política del país. El relato de las autonomías políticas y el federalismo (fiscal, cultural educativo, etc.) comienza a tomar cuerpo en su oferta y a desplazar el asistencialismo populista.

En fin, tres relatos definen el espacio electoral del país. El socialista, el individualismo ciudadano y el federalista. Los dos primeros han sido definidos con fuerza,  el federalista, sin embargo, no ha desplegado totalmente su capacidad persuasiva; su articulación con las identidades culturales y políticas regionales no ha alcanzado su máxima  expresividad. Su éxito dependerá del grado de conexión que establezca con estas realidades regionales.

En fin, todo pareciera indicar que las venideras elecciones tendrá un alto contenido ideológico. Alcanzará el éxito quien tenga la mejor historia que contar; sin duda,  tener un buen relato es más importante que tener un buen programa de gobierno.

 
Top