Ausencia de promoción para el deporte menor

Luis Hernández Estrella

DESDE  LAS  CANCHAS
Luis Hernández Estrella
luisherestrella@gmail.com 

 

Sin  ayuda  y  sin  propósitos  a  largo plazo -sí  con  un  rosario  de  calamidades- transcurre  el  deporte menor, a excepción de la programación de Fundadeporte en Carabobo, cuando ni tan siquiera  recibe los  medios  de promoción  que le permitan llamar la atención de autoridades gubernamentales y deportivas, para que por intermedio de la prensa lleguen los protagonistas de la nueva juventud deportiva.

Y con  una  carga  de  desilusión marchan  los Juegos Escolares Municipales en sus diferentes categorías  y en los distintos escenarios, y  todo por  la  cantidad  de  alumnos  registrados  ante  la  ZEC como regulares del año escolar  2011-2012, pero muy pocos  en el área  deportiva competitiva en nombre  de  las  instituciones  educativas  en  los  cuales estudian. Pero, no  todo  corresponde  al deporte  escolar, sino al  deporte  menor  que  en  esencia  es  el más  perjudicado en las  diferentes  comunidades y sectores  que esperan por ayuda  para  sacar del  ocio a  tantos  jóvenes  que deambulan por  las  canchas  sin  motivación alguna que  aliente las  mentes dispersas por la inercia  de un trabajo  físico psíquico.

Hablamos de  la juventud de 10, 12 y 14 años, que está ávida de que se le ofrezcan programas de  atención deportiva sin costo alguno, sólo con la compra de la uniformidad. Necesitamos un  movimiento deportivo activo, capaz de aglutinar  a  centenares de  jóvenes ausentes de la práctica organizada, sistemática,  que tenga temple  para  batallar  contra todos los  adversarios  negativos que  frecuentan  alrededor  de las  canchas  y comunidades  donde la mendicidad  es  cada vez  más palpable. ¿Dónde están los Juegos Municipales  con la confrontación de talentos de las diferentes barriadas?  ¿En qué competencia participan la gran cantidad de escuelas de los municipios cercanos a Valencia? ¿Dónde funciona un comedor para que niñas y niños de los  barrios,  una vez hayan terminado su entrenamiento, reciban el bastimento recuperativo de las energías?  Pero, en síntesis, dónde está esa organización regional que tenga la competencia  institucional para  trabajar por los mencionados  jóvenes  en  el  estado. Quizás, no la perciben de  mucha importancia, de allí que no se piensa en el mal que le están ocasionando a los sectores  más necesitados del deporte.

Que  esta  columna  no  se  entienda  como  un  reclamo, sino como una petición a los diferentes medios impresos y televisivos, para que a través de ellos  la promoción pueda crear las esperanzas  de un mejor ambiente deportivo; de muchachos con entusiasmo e integrados psíquica y socialmente a la vida. El deporte debe recobrar el camino de la salud de los jóvenes, porque se necesita de una juventud sana y vigorosa para que mañana afronte las vicisitudes que devienen  en  el  tiempo.

 

 

 
Top