La misma historia de la Serie del Caribe

Raúl Lopez

Béisbol al día
Raúl López
Tweeter: @Pepebeisbol

 Todos los años al comienzo del mes de febrero cuando se juega la Serie del Caribe siempre estamos escuchando y leyendo lo mismo, el comisionado Puello Herrera diciendo que están estudiando la posibilidad de permitirle el ingreso de Cuba a la Serie; también el trillado tema de por qué México, Puerto Rico y República Dominicana usan camisetas con el nombre del país cuando se trata de un evento de equipos campeones y solo la delegación venezolana va al evento con sus camisas originales, o sea, del equipo campeón. Otro tema que nunca falla, a excepción de cuando la sede es en México o Venezuela, es la poca asistencia a los parques de pelota. Muchos coinciden que es por el precio de las localidades y otros argumentan que como el equipo local no está en la Serie entonces los fanáticos no apoyan a la delegación. Igualmente leemos sobre el irrestricto apoyo del aficionado de México que sea donde sea el evento allá aparecen con sus matracas, porras y el popular Chapulín Colorado para animar a los suyos así ganen o pierdan, por lo tanto las notas que provienen de la Serie del Caribe son muy predecibles. Me faltó agregar la tradicional ceremonia de inmortalizar a ex jugadores en el Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe, que nadie sabe donde tiene su sede y pocos de los homenajeados  asisten a esa supuesta exaltación porque a veces ni siquiera les avisan. En líneas generales siempre son las mismas informaciones que provienen desde la Serie del Caribe, que año a año adolece de jugadores establecidos y es un evento para peloteros en vías de retiro, algunos que solo brillan en ligas independientes o en la Liga de Verano de México o en ligas europeas de poco nivel, ya que las organizaciones de MLB abren sus campos de entrenamientos cerca del 15 de febrero y por ese motivo los peloteros prefieren pasar unos días con sus familias antes de embarcarse rumbo al spring training, que los alejará de sus casas hasta el mes de octubre, algo muy entendible por supuesto.

 Otra historia fueron los problemas con las fallas eléctricas y el showcase que se realizó con prospectos dominicanos y venezolanos, aprovechando la cantidad de personas del mundo del béisbol organizado que se encontraban por aquellos lados. También David Ortiz aprovechó a toda la prensa acreditada del Caribe para ofrecer una rueda de prensa para hablar sobre sus aspiraciones de un contrato multianual con Boston.

Me sorprendió la buena cantidad de venezolanos que asistió a Dominicana incluyendo a mi amigo el magallanero Lamiz Zanotti, pero después de la tercera derrota seguida de los Tigres decidieron emplear su tiempo haciendo turismo por la mitad de la isla Hispaniola. Me cuentan que quieren alargar su visita por unos días más.

Es una Serie del Caribe  en donde los criollos se soltaron a fabricar carreras algo tarde en la cuarta jornada cuando ya tenían 3 derrotas en su haber y estaba eliminados. Los Tigres no pudieron y en el ambiente quedaron las palabras del manager Bailey: “es el peor equipo de Venezuela que he dirigido en Series del Caribe”. Por allí vendrán las explicaciones de rigor, pero en las primeras de cambio, al equipo le faltó bateo y el pitcheo exhibido en el round robin y la serie final.

 

 

 

 
Top