CAPRILES RETA A CHÁVEZ A MEDIRSE EN IGUALDAD DE CONDICIONES

JUAN FRANCISCO ALONSO

 

El abanderado unitario promete que su Gobierno no significará un simple cambio de color   

 

La posibilidad de que el Gobierno vuelva a utilizar toda la infraestructura y los fondos del Estado para la campaña de reelección del presidente Hugo Chávez no figura en la lista de preocupaciones de quien será su rival en los comicios del 7 de octubre, Henrique Capriles Radonski, pues él ya tiene experiencia sorteando este tipo de adversidades.

“Cuando presentamos la candidatura (a la Gobernación de) Miranda teníamos una desventaja enorme en recursos, pero teníamos a la gente de nuestro lado”, afirmó en la rueda de prensa que ayer ofreció en el Centro Internacional de Exposiciones y Convenciones de la Universidad Metropolitana, donde rememoró: “Nosotros íbamos en Miranda con un volante con nuestra propuesta, mientras que el otro candidato (Diosdado Cabello) repartía neveras y lavadoras, pero igual ganamos. Cuando se tiene a la gente no importan los recursos. No nos intimidan los recursos ni las lealtades que el Gobierno compra”.

 

Pese a su experiencia en campañas desiguales, Capriles desafió a su rival, al cual nunca mencionó por su nombre y apellido, a competir de tú a tú.

 

“Hagamos unas elecciones equilibradas, respetando las reglas. Yo las respeto. Comprometámonos frente al país a no utilizar un bolívar del Estado para hacer campaña”, retó.

 

Asimismo se mostró sorprendido ante las dudas que el oficialismo dice tener sobre la cifra de votantes que participaron en las primarias.

 

“Este es el mundo al revés. ¿Estás diciendo que el Consejo Nacional Electoral (CNE) hizo fraude?”, le replicó a un reportero de un medio público que se hizo eco de dicha tesis y acto seguido invitó a los voceros del oficialismo a que “digieran” los tres millones de votos.

 

Cero confrontación

 

Al ser interrogado sobre cuál será la estrategia que seguirá para conseguir el favor de la mayoría de los votantes, Capriles respondió: “No vamos a presentar las cartas”. No obstante, dejó en claro que la esencia de su campaña presidencial será la misma de la que desarrolló para las primarias: No confrontará directamente con el Jefe del Estado.

 

“A mí no me eligieron para pelear sino para resolver. Ahora si me invitan a montarme en el ring, pues me monto, pero mi objetivo es darle un knockout a la corrupción, inseguridad y a los hospitales que no sirven”, afirmó.

 

¿Pero qué hará cuando el presidente lo ataque? Capriles adelantó: “Va a tener que pelear contra el espejo, porque no me interesa pelear. Mi confrontación es con los problemas. No voy a perder el tiempo con que si tú me dijiste o me dijeron que tú me dijiste”.

 

El candidato de la Mesa de la Unidad afirmó que luego de los carnavales comenzará a “recorrer Venezuela como probablemente nadie lo ha hecho en años” con el propósito de dar a conocer a todos los venezolanos, sin exclusión, su mensaje. También dijo que posiblemente hará una gira para reunirse con Jefes de Estado de Europa y América Latina.

 

Sobre el rol del gobernador del estado Zulia, Pablo Pérez, dijo: “No tengo ninguna duda de que va a ser el candidato a la reelección”.

 

Capriles también aprovechó la ocasión para enviarle un mensaje de tranquilidad a los seguidores del oficialismo y para desmentir la imagen que desde el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) están lanzando de él, según la cual representa a la derecha y eliminará todos los programas sociales nada más llegar al Palacio de Miraflores. “Yo no le voy a quitar nada a nadie. En mi vida le he quitado algo a alguien”, señaló.

 

No más maquillajes

 

El abanderado opositor prometió que un eventual Gobierno impulsará verdaderas reformas a fondo y no supondrán “un simple cambio de color”, tal y como a su juicio ocurrió con la actual administración.

 

“El Gobierno dice que en el pasado los cargos se entregaban por un color. ¿Acaso eso no ha seguido ocurriendo?”, se preguntó y seguidamente dijo: “No estoy aquí para defender el pasado, sino para impulsar el futuro”.

 

Precisamente para dejar en claro que él es radicalmente opuesto al actual mandatario, Capriles respondió todas y cada una de las 30 preguntas que 29 periodistas nacionales y extranjeros y un estudiante le formularon a lo largo de casi tres horas.

 

Incluso permitió que tres reporteros de los medios públicos le repreguntarán, no sin antes decirles: “¿Ustedes podrían hacer esto en Miraflores?”

 

www.eluniversal.com

 

Artículos relacionados

Top