Cuando la fama pudo con ellos

Esther Mucientes | Madrid

Este domingo Whitney Houston se convertía en la última estrella apagada por su propia fama. El último juguete roto que decía adiós con una trágica muerte anunciada prácticamente durante años.

Escándalos, depresiones, drogas… Whitney no fue la primera ni será por desgracia la última. Antes que ella muchos han sido los famosos que no pudieron sobrevivir a su propia fama. Elvis Presley, Billie Holliday, Janis Joplin… Decenas de nombres que un día o una noche pusieron punto final a una vida cargada de éxitos y de miedos que pudieron con ellos.

Jim Morrison

 

Jim Morrison, siguiendo a Elvis

Elvis Presley fue su modelo a seguir musicalmente y parece que hasta sus últimos días. El 3 de julio de 1971 Pamela Courson encontraba muerto en la bañera de su piso del barrio parisino de Marais a James Douglas Morrison Clarke (Jim Morrison). Tenía 27 años y una larga vida acompañada por los excesos.

No hubo autopsia lo que dio juego a un sinfín de especulaciones sobre su muerte. Realmente parece ser que falleció de un paro cardiaco, aunque muchos hablaron de sobredosis de heroína (droga a la que no era asiduo), de sida e incluso de suicidio.

En su tumba reza el epitafio que resume su vida ‘Kata ton daimona eaytoy’, en griego antiguo se puede traducir como ‘cada quien su propio demonio’.

Elvis Presley

 

Elvis y el deterioro de una estrella

El Demerol, un narcótico analgésico, fue su vía de escape para una vida que desde fuera podría parecer de ensueño, pero que para su protagonista era una auténtica pesadilla.

Tony Scherman, periodista musical, vaticinó meses antes la muerte de Elvis Presley: “Elvis Presley se había convertido en una caricatura grotesca de su elegante y enérgica forma de ser. Un tanto pasado de peso y con su mente opacada por la farmacopea que diariamente ingería, era casi incapaz de sacar adelante sus breves conciertos“.

El 16 de agosto de 1977 Ginger Alden, la que por aquel entonces era su pareja sentimental, le encontró inconsciente en el cuarto de baño de su mansión de Graceland. Los médicos intentaron reanimarle pero fue imposible. El Rey del Rock había muerto.

Según el forense, Presley había “tropezado”. Pocos le creyeron y muchos pensaron que Elvis no había muerto. En 1994, se reabrió la autopsia. El juez de instrucción, doctor Joseph Davis, alejó toda posible duda y aseguró que “no hay nada en ninguno de los datos que apoye una muerte debida a medicamento. De hecho, todo señala a un ataque cardíaco repentino y violento”.

Janis Joplin

 

Janis Joplin entró en el Club de los 27

El Club de los 27 es el nombre que se ha dado a los artistas que murieron a los 27 años. Una de las primeras fue la cantante Janis Joplin. La cantante blanca con voz negra de los 70 fue un hito de la música.

Un espíritu rebelde y libre, que como la mayoría de los artistas de aquellos años se dejó llevar por las drogas experimentales y que luego no supo frenar.

El 3 de octubre de 1970, cuando sólo contaba con 27 años, murió de una sobredosis de drogas (se cree que de heroína) en su habitación del Landmark Motor Hotel.

El administrador y representante de la banda Full Tilt Boogie, John Cooke, fue quien la encontró muerta y tirada en el suelo junto a la cama. Joplin se convirtió en un nombre más que añadir a la trágica lista de los chicos del Monterey Pop Festival como Otis Redding, All Wilson o Jimi Hendrix.

Jimi Hendrix

 

Jimi tampoco lo aguantó

James Marshall Hendrix también recurrió a la mezcla de alcohol y barbitúricos para decir adiós. El 18 de septiembre de 1970 en su casa londinense. No fue una muerte dulce, ya que su autopsia reveló que falleció ahogado por sus propios vómitos.

Como Morrison o Joplin tenía 27 años. Muchos años después de su muerte, se supo que, en realidad, Jimi no murió aquella noche, sino que cuando lo llevaban en la camilla necesitó girar la cabeza para poder vomitar en el suelo y el camillero colocó su cabeza boca arriba causando así su atragantamiento y fallecimiento.

Su muerte fue la muerte de una estrella. En el año 2003 fue elegido por la revista Rolling Stone el mejor guitarrista de todos los tiempos. Su guitarra sigue sonando hoy 42 años después de su muerte.

Kurt Cobain

 

Kurt Cobain, el juguete roto de los 90

Amor-odio. odio-amor. Así era la vida de Kurt Cobain desde que conoció a Courtney Love. Varios intentos de suicidio, detectives privados, drogas, en definitiva, una vida atormentada con la que finalmente no pudo sobrevivir.

Durante su vida, Kurt luchó contra la depresión, la bronquitis crónica y contra un intenso dolor físico debido a una condición estomacal crónica que jamás fue diagnosticada. Desesperado recurrió a las drogas, en especial, a la heroína.

Su muerte se puede decir que duró casi una semana. Desde el 23 de febrero de 1994 cuando hizo su última aparición pública hasta el 8 de marzo cuando fue encontrado sin vida en una habitación encima de su garaje por un empleado de Veca Electric.

Fue el empleado quien encontró lo que parecía ser una nota de suicidio: “Por favor, Courtney, sigue adelante. Por Frances. Por su vida, que va a ser mucho más feliz sin mí. Os quiero, ¡os quiero!”.

Michael Jackson

 

Adiós al Rey del Pop

La noticia sobrecogió a todo el mundo. El Rey del Pop había muerto. Su cuerpo demacrado, débil, frágil salió de ‘Neverland’ para no volver jamás.

De niño a Peter Pan. Ese era Michael. El hombre que nunca quiso crecer. Una sobredosis de propofol que su médico le puso le produjo un paro cardíaco del que no pudo salir.

El primer informe oficial calificó su muerte como “provocada por la combinación de calmantes”, en el que el principal sospechoso fue Conrad Murray, su médico. Michael murió cuando se había propuesto a volver al mundo que siempre le quiso. Tres años después de su muerte los homenajes se siguen sucediendo.

Amy Winehouse

 

Amy Winehouse, crónica de una muerte anunciada

Eran más las fotos de la artista británica en estado ebrio o medio semiinconsciente que sus éxitos. Sólo le dio tiempo a grabar dos discos, pero fueron suficientes para encumbrarla a lo más alto.

Las drogas, el alcohol, las malas influencias, la fama… fueron el empujón a la tumba de Amy Winehouse. La imagen de Amy en un concierto, sin voz, ebria y sin coordinación fue la última.

La siguiente ya fue el 23 de julio en su apartamento de Londres. “Todo lo que Amy hizo, lo hizo con exceso: tomó con exceso y también se desintoxicó con exceso”, dijo su padre tras su muerte.

Whitney Houston

 

Whitney Houston, la última

Whitney Houston se convertía este domingo en la última en entrar a formar parte de esta lista de juguetes rotos. En la bañera de la habitación de un hotel de Beverly Hills, ahogada, la encontró su estilista.

Ella misma ya lo dijo, era su mejor amiga y su peor enemiga, y aquella noche lo fue. Las drogas que le acompañaron muchos años, el alcohol con el que se olvidaba y los antidepresivos eran sus acompañantes.

Aunque todavía no se sabe oficialmente de qué murió, las primeras hipótesis a que se ahogó en la bañera tras una sobredosis de Xanax, un fármaco para la ansiedad.

 

 
Top