LA FAN Y EL PROGRESO

Rocio San MIguel


ROCÍO SAN MIGUEL
rociosm@cantv.net

 

En la Fuerza Armada Nacional (FAN) cada quien compite por lo suyo. Siempre ha sido así y con Chávez eso no ha cambiado. Los grupos de interés que se crean duran hasta que sus integrantes compiten por los cargos y en el alto mando militar solo hay puesto para 6.

También existe el alto mando ampliado, donde colocan a los que se acercan al poder, sin embargo este escalón ha sido paulatinamente debilitado, con la merma de funciones y presupuestos que otrora controlaban. Es cierto que han sido creados nuevos puestos de consuelo, pero no de poder. En los comandos de las regiones estratégicas de defensa integral, donde estacionan a los aspirantes a entrar en el alto mando, muchos de ellos terminan con los crespos hechos.

No pueden olvidarse los grupos que representan los participantes en las intentonas del 4F y 27N que aún se encuentran activos, quienes sin embargo no han logrado nuclear un sistema de poder real en el proceso de toma de decisiones. Muchos de sus integrantes se decantaron por posiciones de oportunidad económica, otros han pasado a retiro, otros más se han apartado por diferencias con la conducción del “proceso” y otros prefieren simplemente no tener nada que ver con el chavismo, el PSUV ni nada que se le parezca.

Con lo cual, los que quedan terminan compitiendo entre sí. El mapa más claro de la FAN se encuentra dividido actualmente en 3 sectores: 1) El grupo A, con personajes que nunca aceptarán una alternativa real de poder. Así lo han señalado clara y abiertamente 2 individuos. En esta categoría se incluyen quienes sin decirlo tajantemente están comprometidos aunque no son incondicionales.

La historia siempre sabia dice que no los hay. También debe agregársele a este conjunto quienes forman parte del séquito: aduladores sin escrúpulos que simplemente se anotan a la oportunidad del signo que sea. En total unos 300 individuos ubicados en la cúspide del poder. 2) El grupo B, que abiertamente rechaza lo que está pasando, la mayoría apartados de la FAN en sucesivas oleadas que todavía continúan. Unos 3.000. 3) Un tercer grupo, llamémoslo C, la gran mayoría silenciosa distribuida a todo lo largo y ancho de la pirámide estructural de la FAN.

Sin duda, la revolución llego tarde a los cuarteles y ha tenido enormes resistencias. Y para colmo, ahora la oposición tiene un candidato que se acerca generacionalmente a los integrantes de la FAN. Un individuo que parece estar encarnando con mayor certeza las tres claves en el estado de ánimo de un soldado: tener confianza en lo que hace, saber cuándo regresa a su casa y creer que va a ganar.

Todo parece indicar que esa mayoría silente que hay en la FAN y que representa más de 80 % de la institución, solo está esperando conocer en los próximos 7 meses la forma en la que “el progreso” llegará a los cuarteles, especialmente en tres temas claves: bienestar social, profesionalización y operatividad. Pues al final también fueron defraudados, a un costo muy alto y por uno de sus pares.

 

 
Rocío San MiguelRocío San Miguel
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top